domingo. 01.08.2021 |
El tiempo
domingo. 01.08.2021
El tiempo

Los hosteleros más afectados por las restricciones dan el verano por perdido

Una clienta muestra su certificado de vacunación en un pub de Sanxenxo la semana pasada. DP
Una clienta muestra su certificado de vacunación en un pub de Sanxenxo la semana pasada. DP
Empresarios del ocio nocturno descartan volver abrir sus establecimientos en lo que queda de temporada estival y lamentan que "muy poquitos van a poder sobrevivir"

No cabe duda de que los mayores perjudicados de las nuevas medidas restrictivas por el aumento de casos de coronavirus son los hosteleros. La mayoría de las limitaciones afectan directamente al sector: en los concellos de incidencia alta o máxima no podrá abrir el ocio nocturno, y para acceder a los interiores de los bares hay que acreditar o bien un negativo por PCR o antígenos, o bien haber pasado la enfermedad.

Ante el anuncio de este miércoles por parte del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, los hosteleros de Pontevedra -que está en nivel alto- no podían hacer más que lamentarse. "Necesitamos saber las cosas claras y con tiempo para actuar bien", dice Daniel Lorenzo, presidente de la Asociación de Hosteleros Empresarios de Pontevedra (Hoempo). Para Lorenzo, la necesaria acreditación para acceder al interior de las cafeterías no es "positiva", ni "tampoco lo era cuando la pedían para el ocio nocturno", que ahora tendrá que cerrar. "No hay una estrategia que haga que esto sea viable, los laboratorios están saturados, no hay posibilidad de obtener el resultado con tiempo" ni para clientes ni para trabajadores, explica Lorenzo.

Daniel Lorenzo: "Las medidas no tienen mucho sentido. Piden pruebas para clientes y trabajadores pero no facilitan más información"

"No tiene ni pies ni cabeza", opina Jorge Alonso, encargado del pub sanxenxino Dux, que también se verá obligado a cerrar, dado que el concello pasa a nivel máximo. Le parece "incomprensible" que cierren el ocio nocturno, porque hasta ahora, como requerían las autoridades sanitarias, estaban comprobando que los clientes "fueran negativos". De hecho, el local de Alonso ya no abrirá este verano aunque se lo llegaran a permitir en un par de semanas. No compensa, asegura, "el verano en Sanxenxo son dos meses".

Gustavo Sobral: "La medida no sé si será acertada o efectiva, solo el tiempo lo dirá, pero la veo un poco precipitada para que entre en vigor esta misma semana"

"Llevamos 16 meses aguantando y siendo responsables", recuerda el presidente de Hoempo, que concuerda con Alonso en que "el verano ya está perdido". "Está siendo tremendo, muy poquitos van a poder sobrevivir", dice con tristeza y preocupación Lorenzo. Por su parte, Alonso reclama responsabilidades: "Si hace 20 días nos dijeron que podíamos abrir y ahora tenemos que irnos para casa, alguien tuvo que equivocarse".

CULPA A LOS BOTELLONES.  Como alternativa a los locales de ocio nocturno siempre estuvo la posibilidad de hacer botellón en lugares públicos o fiestas en domicilios, más desde la llegada de la covid. Los hosteleros coinciden en que los contagios no se están dando en sus establecimientos, sino que son estas reuniones las principales causantes de la propagación del virus.

Jorge Alonso:  "La vara de medir tiene que cambiar. Ya no se contagia la gente mayor, son los jóvenes. Ellos se contagian en botellones y reuniones"

"Esto va a traer muchas consecuencias, pero se sigue actuando contra quien quiere hacer las cosas bien", dice Alonso. "Los jóvenes se están infectando por los botellones, las fiestas privadas y reuniones de no convivientes, no por el ocio nocturno".

Bodas y bautizos Falta de anticipación

A Gustavo Sobral, de Eventos Mochi, le "parece bien" que sea necesario acreditar ser negativo de covid o el consiguiente certificado de vacunación para acudir a bodas, eso sí, "de cara a la semana que viene". El problema viene cuando el anuncio de la Xunta se hace en miércoles y tiene eventos reservados para este fin de semana.

Los bautizos y bodas de estos días están muy encima, y los invitados no tienen tiempo a hacerse una PCR y que, además, le lleguen los resultados. Remarca que, si las medidas entraran en vigor después del fin de semana, no habría tanto problema. "Ya se tiene toda la semana que viene para hacerse las pruebas pertinentes", por lo que las consecuencias, tanto para los clientes como para la propia empresa, no serían graves. Lo que Sobral echó en falta fue antelación.


 

Los hosteleros más afectados por las restricciones dan el verano...
Comentarios
ç