"Si no me hubiera pasado, nunca habría imaginado tanta solidaridad"

Medio centenar de personas rastrean Pontevedra en busca de la desaparecida perra Moli
Guenter Storm flanqueado por algunos de los voluntarios que participaron este miércoles en la búsqueda. RAFA FARIÑA
photo_camera Guenter Storm flanqueado por algunos de los voluntarios que participaron este miércoles en la búsqueda. RAFA FARIÑA

El caso ya trasciende la esfera local y este miércoles llegó incluso a los magazines televisivos. Porque cada vez son más las personas que empatizan con Guenter Storm, el turista alemán que el pasado domingo, justo cuando cumplía 76 años, perdió a su querida perra Moli.

Imagen reciente de Moli
Imagen reciente de Moli. DP

"Lo estoy pasando muy mal, apenas tengo apetito. Solo puedo pensar en mi perrita desaparecida y estoy muy preocupado", explicaba este miércoles el canoso germano, entre la marea humana que organizó una batida para intentar localizar al can.

En total fueron cerca de medio centenar de personas, distribuidas en varios grupos, las que peinaron un radio de unos dos kilómetros, justo la distancia que separa el parque de autocaravanas (donde se le perdió la pista a la perra) del hospital Montecelo, donde algunos voluntarios aseguraron haber visto al animal en el mediodía del miércoles.

La pista parecía fiable, puesto que en estos días los voluntarios y las protectoras de animales que se implicaron en la búsqueda desde el primer día habían recibido alertas ubicando a Moli en el entorno de la Uned y el mirador de Monte Porreiro. "Al estar muy desorientada y con hambre, está siguiendo rutas erráticas y tanto puede coger el rastro de vuelta a la caravana como girarse e ir en sentido contrario", apunta Gussy de Saa, secretaria de Adopciones Galicia y una de las promotoras de la batida.

Los participantes se desplegaron tanto a pie como en sus vehículos, algunos acompañados de sus perros por si podían tener un efecto imán con Moli. Guenter Storm también se sumó al rastreo, acompañando en el coche a una de las voluntarias. "Estamos dando vueltas por donde dicen haberla visto, pero cuando llegamos ya nada. Solo me queda tener esperanza de volver a abrazar a mi compañera de viaje. Si no me hubiera pasado esto, nunca habría imaginado que fuese posible tanta solidaridad", asegura.

El turista y su mascota llegaron el domingo a Pontevedra procedentes de Andorra y su intención, antes de sufrir este revés, era seguir viaje hacia Portugal.

Comentarios