Los hurtos y las agresiones sexuales elevan la estadística criminal en Pontevedra

Los delitos crecen en un nueve por ciento en la capital impulsados por los pequeños robos ► Los ilícitos "tecnológicos" siguen en descenso
Efectos incautados a la última red criminal desmantelada en Galicia por la Policía Nacional.
photo_camera Efectos incautados a la última red criminal desmantelada en Galicia por la Policía Nacional.

El acusado descenso de los delitos cometidos a través de Internet no sirve para frenar la escalada de otras modalidades criminales, especialmente los hurtos, que mantienen al alza la estadística de ilícitos penales en el término municipal de Pontevedra. Así lo refleja la más reciente publicación estadística que ofrece el Ministerio del Interior, que analiza los datos de las distintas modalidades delictivas a lo largo de los primeros nueve meses de 2023 en comparación con el mismo período del ejercicio precedente. De los mismos se extrae un incremento global del 9,5 por ciento en lo que respecta a la "criminalidad convencional", esto es, todos aquellos hechos distintos a los cometidos mediante las nuevas tecnologías. En estos últimos, el descenso detectado en la anterior oleada sigue vigente, con un descenso de un 26 por ciento.

Además de los hurtos, que se cometen especialmente en zonas comerciales y de ocio (a una media de dos al día en la Boa Vila) preocupa el crecimiento de las denuncias por delitos de naturaleza sexual y en especial las agresiones, que en la ciudad del Lérez crecen (se registraron cinco en esos seis meses), pero que aumentan de forma especial a nivel provincial, en un 42,5 por ciento, pasando de 40 casos a 57 o lo que es lo mismo, casi un episodio cada cinco días.

También preocupan los homicidios dolosos, no solo los consumados, sino también los que se quedaron en tentativa, con siete episodios en el término municipal de Pontevedra y 19 en la provincia, un dato del que ya dio cuenta en su día este periódico.

Otras modalidades, como los robos en viviendas, locales comerciales u otros establecimientos, están siendo controladas gracias a actuaciones policiales como la anunciada ayer por la Comisaría Provincial, cuyos agentes desarticularon un grupo criminal dedicado a los delitos contra el patrimonio y que operaba en distintas localidades gallegas.

Los dos detenidos formaban parte de un grupo organizado itinerante y especializado en robos con fuerza que el pasado mes de agosto se desplazaron desde Madrid a Galicia, donde desarrollaron su actividad delictiva. Durante el trayecto sustrajeron un vehículo de alta gama valorado en más dee 100.000 euros en la provincia de A Coruña, donde se pudo determinar la presencia de cuatro individuos que ocultan su rostro con pasamontañas y gorras. Horas más tarde, con el mismo número de personas e idéntico modus operandi, en otra localidad coruñesa, robaron otro vehículo. Un día después, en un concesionario de Vigo, forzaron las puertas de acceso y se llevaron un vehículo de alta gama, además de participar en grado de tentativa en varios hechos similares.

Se confirmó así la existencia de un plan preconcebido y la organización de este grupo, que posteriormente, se desplazó a Ourense, donde, a bordo de un vehículo industrial de gran capacidad sustraído en un polígono industrial de esa ciudad, se apoderaron de 16 bicicletas eléctricas valoradas en 56.000 mil euros de un establecimiento.

La investigación conjunta entre policías de Pontevedra, Ourense y Madrid culminó con la identificación y detención de dos de los sospechosos en la capital de España.

Los investigadores acreditaron la participación de al menos cuatro personas que se desplazaron por carretera desde la capital y, en un fin de semana, cometieron once delitos contra el patrimonio en distintas localidades gallegas.

En los registros en los domicilios de los investigados, se recuperó uno de los vehículos sustraídos, documentación, teléfonos móviles, centralitas de distintos vehículos y herramientas y útiles para la comisión de estos hechos delictivos, como un extractor de bombines, oxicorte, o un taladro percutor.

La documentación y los efectos intervenidos está siendo analizados por los investigadores con el fin de localizar a otros integrantes de este grupo organizado y poder recuperar los efectos sustraídos, por lo que la investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Comentarios