martes. 28.09.2021 |
El tiempo
martes. 28.09.2021
El tiempo

Ignacio García Palacios: "Estaríamos encantados de absorber la producción de Lourizán"

Visita a la fábrica de Ence en Asturias. DP
Visita a la fábrica de Ence en Asturias. DP

El actual regidor de Navia no recuerda ninguna movilización en contra de la planta asturiana de Ence

EN MAYO DE 2015 Ignacio García Palacios obtuvo mayoría absoluta en las elecciones municipales y este año vuelve a encabezar la lista del PSOE para repetir como alcalde de Navia. El municipio asturiano alberga la planta principal de producción de Ence, pero a diferencia de lo que ocurre en Pontevedra la empresa no tiene enemigos en Navia, un concello de menos de 9.000 habitantes que cuenta con diez sucursales bancarias y un bajo índice de paro, por debajo del 9%. Precisamente por esta falta de oposición Ence ya ha advertido de que desviará a la planta naviega la inversión prevista en Lourizán.

¿Qué papel ejerce Ence en Navia?
Afortunadamente aquí Ence está instalada en una zona industrial y no es la mayor de las empresas, sino que lo es Reny Picot, que tiene unos 760 trabajadores. Además, hay un astillero y otras firmas más pequeñas. Dentro de este tejido empresarial Ence es muy importante. Genera casi 400 puestos de trabajo directos y casi tres indirectos por cada trabajador. Tal y como están ahora muchos municipios, es una aportación muy importante, no solo para Navia, sino para la comarca e, indudablemente, para Asturias.

Cuando inició su recorrido como Ceasa llovía polvo y el olor era insoportable. Sin embargo, ahora los vecinos ven "ese desastre por el retrovisor y con el espanto que corresponde"

¿Existe una oposición política y social como en Pontevedra?
No, pero también es cierto que son impactos distintos, porque aquí la fábrica está alejada casi dos kilómetros del núcleo urbano. El Ayuntamiento vigila el impacto mediaombiental, pero tengo que decir que en los últimos diez años la empresa ha hecho una inversión importante para atenuar las características que tenía hace tiempo. La planta empezó a finales de los 60 como Ceasa (Celulosas de Asturias Sociedad Anónima) y pasó por otros propietarios que descuidaron mucho el tema ambiental. Sin embargo, ahora el efluente (vertido) va canalizado por un emisario y sale un kilómetro mar adentro, después de las oportunas depuraciones, a 30 metros de profundidad. Es muy distinto a lo que sucede en Pontevedra. Además, han controlado los olores difusos. En ocasiones hay episodios, pero los avisamos inmediatamente y se corrigen con bastante agilidad.

¿Nunca hubo una movilización en contra de la pastera?
Nunca. Las únicas movilizaciones que hubo fueron por cuestiones sindicales, cuando se amenazó con implantar un ERE o cuando se solicitaron mejoras en el ámbito interno, pero no recuerdo ninguna movilización social. Los primeros años de la empresa, cuando empezó como Ceasa, fueron muy desastrosos, porque no había un control de emisión de partículas y era una constante lluvia de polvo. Los olores también eran insoportables, porque se trabajaba con pino y desprendía más olor, y el vertido no tenía nada que ver con el actual. Sin embargo, la oposición no era pública, porque estábamos en plena dictadura, y ahora vemos ese desastre ambiental por el retrovisor y con el espanto que corresponde.

Son impactos distintos, porque aquí la fábrica está alejada casi dos kilómetros del núcleo urbano

Y ahora mismo la planta de Navia es la mayor y más eficiente fábrica de celulosa de mercado de eucalipto de Europa...
Sí, y todavía se incrementará más la producción, porque actualmente está en obras para aumentar el volumen en 80.000 toneladas. De todas formas, a título personal la satisfacción más grande es que se diversificará el producto, porque el mercado de la celulosa es cíclico y esto aportará estabilidad.

El Gobierno local de Pontevedra demanda la salida de la pastera y su partido, el PSOE, reclama el traslado a otro lugar de la comarca. ¿Qué opina al respecto?
Respeto todos los posicionamientos políticos, tanto el de los que quieren que se vaya, como el de los que piden que se quede y el de los que defienden una postura intermedia. No soy quien para dar consejos.

La Abogacía del Estado ha decidido allanarse en la defensa de la prórroga de Lourizán. ¿Qué le parece?
Los criterios técnico-jurídicos los desconozco, pero para desarrollar un proyecto o hacer inversiones cualquier empresa necesita tener despejadas todas las cuestiones que le puedan generar imprecisión. Y en este caso, con independencia de que la Abogacía del Estado esté presente o no, la incertidumbre surge cuando el Ayuntamiento y unas asociaciones ecologistas acuden a los tribunales, con unos argumentos jurídicos que entran dentro de un litigio que ni el abogado del Estado ni el político de turno sabe cómo va a terminar.

Para invertir cualquier empresa necesita tener despejadas todas las cuestiones que pueden generar imprecisión

Esa incertidumbre ha llevado a Ence a anunciar que desviará a Navia las inversiones previstas en Pontevedra. ¿Cómo recibió la noticia?
Cuando se nos pregunta a cualquiera si quiere que una empresa de su municipio reciba más inversión y genere más puestos de trabajo, la contestación es siempre afirmativa. Pero si la pregunta es si yo me alegro de que no lo hagan en Pontevedra, la respuesta es que no. No le deseo mal a nadie.

¿Podría asumir Navia la producción de la planta de Lourizán?
No lo tengo claro, porque no sé si hay suficiente espacio. En todo caso, estaríamos encantados de absorber la producción de Pontevedra y de aumentar los puestos de trabajo, aunque insisto: no tengo claro que tengamos capacidad física para ello y eso no significa que estemos encantados con que le vaya mal a nadie.

"Aquí se ha invertido en los últimos diez años casi 500 millones y en Lourizán menos de 200"
En julio de 2017 Ence firmó un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Navia. ¿Qué contempla?
Firmamos un convenio para que al menos del 50% de los trabajadores sea del municipio de Navia y para que se priorice a los vecinos del municipio en las prácticas. Además, acordamos que las subcontratas de limpieza, soldadura o albañilería sean de aquí cuando sea posible y que todo lo que se pueda comprar en el ayuntamiento no se adquiera en otro lugar. A esto se añaden ayudas de carácter colaborativo en el ámbito de la cultura, el deporte o las fiestas, valoradas en 100.000 euros anuales.

En Pontevedra Ence ha puesto en marcha un plan social por el que se otorgan tres millones al año a las entidades de la comarca durante lo que resta de prórroga. ¿Le parece un agravio comparativo?
Sí lo es, pero nosotros somos 8.000 habitantes, un único ayuntamiento y Ence es propietaria de los terrenos por los siglos de los siglos. Sin embargo, ahí son tres concellos y los terrenos son públicos. Además, hay que tener en cuenta que aquí se han invertido en los últimos diez años casi 500 millones para poner las mejores condiciones tecnológicas posibles y reforzar el respeto medioambiental, que es lo que más valoro, y que ahí (en Lourizán) se han invertido menos de 200.

Ignacio García Palacios: "Estaríamos encantados de absorber la...
Comentarios
ç