miércoles. 20.10.2021 |
El tiempo
miércoles. 20.10.2021
El tiempo

Indignación entre los feriantes

Imagen de una atracción de la Alameda durante la jornada del domingo de las fiestas de A Peregrina 2018. RAFA FARIÑA
Imagen de una atracción de la Alameda durante la jornada del domingo de las fiestas de A Peregrina 2018. RAFA FARIÑA

Los profesionales de la feria hacen un balance agrio de las fiestas de A Peregrina: menos gente y peor gestión

Una semana de música, folclore y diversión después, las fiestas de A Peregrina 2018 llegan este lunes a su fin con el Día del Niño. Y pese al ya habitual alboroto y traqueteo de la ciudad durante estos días de celebración, la valoración no es del todo positiva.

Los comienzos no fueron fáciles. Las condiciones de la subasta pública convocada por el Concello para adjudicar los 367 puestos previstos para O Santiaguiño y A Peregrina no convencieron de buenas a primeras al colectivo de los feriantes. Muchos de los empresarios reclamaron una puja a mano alzada en lugar de un concurso a sobre cerrado en el que, según cuentan, el dinero pesó por encima de la profesionalidad y la antigüedad de los solicitantes.

El Concello defendió su postura alegando que, de esta manera, quedaba garantizado el anonimato de los candidatos, evitando así cualquier tipo de disputa entre ellos en el caso de que se convocase la misma venta de forma presencial. Pero esta no fue la única novedad. La adjudicación de las plazas, ahora, tendrá una duración de un mínimo de dos años y hasta un máximo de cuatro.

Polémicas aparte, en el gremio hay unanimidad respecto a las cifras. Todos coinciden al señalar un acusado bajón en la afluencia de visitantes recibida en estas Peregrinas en comparación con otros años. El reciente descenso lo achacan a distintas causas: un cartel de conciertos mejorable, orquestas pequeñas e insuficientemente populares, la ola de calor, la falta de espectacularidad en los festejos, horarios y, por supuesto, un turismo negativamente influido por una economía familiar todavía resentida por la crisis. "Se paga muchísimo para lo que se gana", comentan los más veteranos en repetidas ocasiones.

La opinión está dividida. Algunos ven en la falta de viajeros durante la segunda quincena de agosto la raíz del problema, pero la gran mayoría culpa directamente, con más o menos recelo, a la gestión y a la falta de diálogo con el Concello.

TESTIMONIOS. "El Concello no tiene la culpa de que no haya veraneantes, sin embargo, el tipo de actuaciones que trae este año, en relación con otros, dejan mucho que desear aún", explica en tono conciliador Aarón Montes, responsable del Tren Payasolandia.

"El horario ha sido fatal, a las 3.30 horas te multan en pleno agosto. Lo que tampoco puede ser es lo que sucedió con la subasta, hay gente que lleva aquí 30 o 40 años que se quedó sin puesto porque otro puso 50 euros más. Es injusto", subraya Elisa, encargada de una de las casetas de globos.

"En la feria se vive mucho estrés, hasta el día 6 yo no supe si tenía el puesto o no. A varios compañeros les quitaron el chiringuito y luego, los que iban a ocupar su lugar, ni siquiera se presentaron. Eso genera rencillas y provoca desgracias. Este señor lloraba porque tiene una familia de cuatro hijos que alimentar, pero yo como colega, ¿qué puedo hacer? Sin embargo los organizadores muy bien. En Pontevedra no son del todo malos, hay ayuntamientos peores", confiesa A.C, una feriante que prefiere permanecer en el anonimato.

"Yo estoy en el mismo sitio y pago lo mismo, estoy contenta. Aunque sí es verdad que a otros les ha podido afectar", comenta Marta desde una de las atracciones infantiles.

"Nos ha comido la tostada Redondela. Marín ,aquí al lado, hace mejores fiestas que estas. La gente no sabe ni quién canta hoy, llevamos 22 años y todo va a peor. Nos sentimos ignorados, aquí se basa todo en el dinero, la señora concejala no nos recibe. El Concello debería sentarse a hablar con los feriantes, no somos salvajes. Somos un sector como otro cualquiera, autónomos, cotizamos", resuelven desde las motos, el tirachinas y las camas elásticas.

DIARIO EN LA CALLE

Aarón Montes, feriante: tren de Payasolandia

"A mí me gustan mucho estas fiestas, tengo 26 años y llevo viniendo 26 años".

"Si miramos de aquí para atrás, esto ha ido cuesta abajo. Se paga muchísimo para lo que se gana".

"En otras fiestas más pequeñitas, sin tanta fama como estas, el balance es mejor".

Kevin, feriante: motos, camas elásticas y tirachinas

"La feria vale para todo: los bares, las peluquerías, los supermercados...".

"Las orquestas no las conoce nadie, Marín hizo un libro de fiestas espectacular y Pontevedra, capital, nada".

"Para el Concello no existimos, no nos reciben, somos unos excluidos.

Día del Niño. Este lunes las atracciones bajan sus precios
Pese a que la fecha oficial de clausura de la Semana Grande de Pontevedra fue este domingo, el calor de las atracciones y el sabor del algodón de azúcar, todavía está al alcance de los pontevedreses y de las pontevedresas con ganas de más.

Y por si fuera poco, a mejor precio. Este lunes los más pequeños de la casa podrán disfrutar de diversión sin remordimientos en un recinto ferial para todos los bolsillos.

Algunas de las atracciones de la Alameda, Montero Ríos y Reina Victoria, venderán sus fichas por la mitad del precio exigido durante la semana pasada; costando desde el euro y medio hasta alrededor de los dos euros. Una oferta infalible para celebrar el final de las fiestas por todo lo alto.

La siguente cita pensada para ellos, los niños y niñas de Pontevedra, es la Festa do Demo, que se celebrará el próximo miércoles, día 22 de agosto.

El personaje, ataviado de rojo, iniciará su recorrido tradicional a las 12.30 horas desde los arcos de San Bartolomé acompañado por su séquito de fieles para revolucionar las calles del centro histórico y con ellas, a sus paseantes. La misma hazaña será repetida a las 20.00 horas de la tarde.

Indignación entre los feriantes
Comentarios
ç