Investigan por prevaricación al director del Parque Nacional Illas Atlánticas

Un agente del Seprona acercándose a una de las islas. GONZALO GARCÍA

El Seprona le acusa de consentir varias construcciones ilegales en plenas Islas Cíes

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha abierto una investigación, ya judicializada, que ha colocado en el ojo del huracán a José Antonio Fernández-Bouzas, director-conservador del Parque Nacional Illas Atlánticas. Los agentes, tras una laboriosa investigación, le consideran autor, junto a otras personas, de un delito de prevaricación y otro contra la ordenación del territorio. Entienden que consintió varias construcciones ilegales en parcelas de las islas Cíes, algo completamente prohibido según el reglamento que protege a un bien catalogado como Parque Nacional.

La Ley de Parques Nacionales, vigente desde el 3 de diciembre de 2014, señala que en ellos "no puede existir suelo urbanizado ni susceptible de transformación urbanística", algo que, según los informes de la Guardia Civil, permitió Fernández-Bouzas en Cíes.

El mismo marco legal permite "actuaciones puntuales singulares, con la participación de las comunidades autónomas, mediante la puesta en marcha de programas piloto que persigan una activación económica sostenible", algo que no encaja en absoluto, según el Seprona, en los inmuebles que fueron objeto de investigación.

La presencia del Seprona está siendo mayor de un tiempo a esta parte en el Parque Nacional Illas Atlánticas

"La declaración de un parque nacional tiene por objeto conservar la integridad de sus valores naturales y sus paisajes", algo que, por lo visto, no se ha cumplido en algunos tiempos en la joya de la corona de la provincia de Pontevedra.

Junto a ello, el conjunto natural está amparado por el Régimen de Protección Preventiva, que supone que no podrá otorgarse autorización, licencia o concesión adicional alguna que modifiquen la realidad física o biológica del parque sin informe previo favorable de la autoridad ambiental competente.

En el caso que nos ocupa, este periódico ha podido saber que se han ejecutado obras ilegales en varios puntos de Cíes con la presunta aquiescencia del director-conservador del parque, que, si bien no estaría implicado directamente con los hechos, sí tendría conocimiento de ellos, lo que sería constitutivo de las infracciones penales que se le imputan.

MAYOR VIGILANCIA. La presencia del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil está siendo mayor de un tiempo a esta parte en el Parque Nacional Illas Atlánticas. Los agentes, además de vigilar el cumplimento del marco legal vigente en materia urbanística (algo que encaja directamente en sus competencias) recorren a pie la isla periódicamente, al menos dos veces al mes, para realizar inspecciones en materia de sanidad o gestión de residuos o efectuar labores de prevención de incendios forestales.

Otro de sus cometidos es asegurarse de que no se supera el cupo de visitantes (2.200 para Cíes en la actualidad) controlando a las navieras que atracan en el muelle de la isla.