lunes. 20.09.2021 |
El tiempo
lunes. 20.09.2021
El tiempo

La japónica se hace con el mercado del mar

Una mariscadora con un saco de almejas japónicas en una playa del fondo de la ría. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Una mariscadora con un saco de almejas japónicas en una playa del fondo de la ría. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
La almeja de origen asiático mueve ya el 37,6% del negocio de las seis lonjas de la ría, ocho puntos más que antes de la pandemia

La japónica reina en Pontevedra. La almeja de origen asiático no solo se ha convertido en la principal fuente de ingresos del marisqueo, sino también en la especie más rentable de las que se comercializan en las seis lonjas de la ría. Entre enero y junio de este año, este bivalvo facturó 2.245.462 euros, lo que supone el 37,6% del volumen de negocio que mueven todas las rulas, que cerraron el primer semestre de 2021 con 5.976.105 euros en ventas.

La presencia de este molusco en las playas pontevedresas empezó siendo una anécdota. En los primeros seis meses de 2001, año en el que la Xunta inició sus registros, la facturación de la japónica se situaba en 1.962 euros. Ahora supera los 2,2 millones de euros y desplaza a especies que en su día dominaban el mercado, como la almeja fina, la del país, que hace dos décadas generaba unos ingresos de más de 1,3 millones de euros.

Aunque su origen está en Asia, los parientes más próximos de la japónica se encuentran en Norteamérica, tal y como confirmaron en 2017 investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a través de un estudio publicado en una revista especializada. Aquel informe podría suponer el primer paso para mejorar la gestión de los bancos naturales de marisco y la cría industrial de esta especie.

El impacto económico de este bivalvo, que se subasta casi en exclusiva en Campelo, sigue creciendo cada año. De hecho, las ventas generadas el pasado semestre suponen ocho puntos más que en el mismo período de 2019, antes de la pandemia del coronavirus. Entonces, la facturación de la japónica alcanzó los 1,8 millones de euros, el 29,4% de los 6.206.786 euros obtenidos por las seis lonjas de la ría.

La presencia de este molusco en las playas pontevedresas empezó siendo una anécdota

EL RANKING. La segunda especie más rentable en las rulas pontevedresas es el pulpo, tanto el común como el cabezón. La venta de ambos cefalópodos sumó 506.413 euros entre enero y junio del presente ejercicio.

El tercer puesto de este ranking lo ocupa la navaja (415.619 euros), seguido por el erizo (343.759 euros), la almeja babosa (251.090 euros), los rapantes (246.886 euros), la merluza (172.810 euros), la almeja fina (158.836 euros) y la centolla (101.191 euros).

POR RULAS. La facturación global de las lonjas de la ría han superado los 5,9 millones de euros, lo que supone casi un 42% más que los 3.467.638 euros contabilizados en el primer semestre de 2020, que estuvo marcado por la crisis sanitaria, que obligó a paralizar la actividad en muchos sectores productivos, entre ellos, el del mar.

Aunque las ventas aumentaron con respecto al ejercicio anterior, lo cierto es que el sector aún no ha alcanzado las cifras de antes de la pandemia. Entre enero y junio de 2019, las subastas de pescado y marisco movieron más dinero: 6.206.786 euros.

La subasta con más descargas fue la de Marín, con 479.416 kilos de pescado y marisco

La foto fija de las rulas sitúa a la de Campelo como la de mayor impacto económico. La instalación poiense generó casi la mitad de los beneficios gracias a los 2.880.124 euros que ingresó en el primer semestre de 2021.

La de Marín ocupó el segundo puesto de la lista con 1.295.904 euros, Bueu el tercero con 1.066.140 euros y Portonovo el cuarto con 516.907 euros. La rula de Aldán-Hío alcanzó los 200.293 euros entre enero y junio y la de Pontevedra, ubicada en el Mercado de Abastos, quedó en último lugar con tan solo 16.733 euros facturados.

La subasta con más descargas fue la de Marín, con 479.416 kilos de pescado y marisco. En total, las seis rulas de la ría de Pontevedra comercializaron más de 1.110 toneladas de productos del mar, que llegaron a las cadenas de alimentación o restauración.

La japónica se hace con el mercado del mar
Comentarios
ç