Miércoles. 15.08.2018 |
El tiempo
Miércoles. 15.08.2018
El tiempo

Una joven pontevedresa estudiará en Canadá con una beca de la Fundación Amancio Ortega: "Voy a aprovecharlo al máximo"

Alejandra González, repasando un grueso diccionario de Inglés. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Alejandra González, repasando un grueso diccionario de Inglés. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Alejandra González, de 15 años, está entre los 500 estudiantes españoles –80 gallegos– que disfrutarán el próximo curso de las ayudas de esta institución para estudiar en América el equivalente a 1º de Bachillerato

A Jana, como la llama cariñosamente su familia, no se le quita la sonrisa de la boca. No es para menos. Alejandra González Otero (Pontevedra, 2002) acaba de saber que está entre los 500 estudiantes españoles -80 en Galicia y, de ellos, 23 en la provincia- que lograron una beca de la Fundación Amancio Ortega para estudiar el próximo curso el equivalente a 1º de Bachillerato en Canadá, quizás en Ontario. La beca cubrirá el 100% del coste de su estancia durante un curso completo, incluyendo el viaje, la escolarización y el alojamiento y manutención en una familia local.

Para la familia de esta joven, que actualmente estudia 4º de ESO en el IES Sánchez Cantón, no es una situación nueva. "Mi hermana Gabriela se presentó hace dos años y la ganó. Yo también tenía muchas ganas de ir, porque me parece una experiencia única, y de otra manera no la hubiera podido conseguir. Era la única forma de estar estudiando en América y no quería desaprovechar la oportunidad". A ella la enviaron a Michigan (EEUU) y "se lo pasó genial". Jana irá más al Norte. "Hasta ahora se podía elegir entre Canadá y Estados Unidos pero este año fue por sorteo". Confiesa que inicialmente prefería el segundo, pero "era difícil que me tocase un sitio bueno", ya que se trata de una beca cuyo destino puede ser desde Nueva York a alguna ciudad de la América profunda.

Además de la experiencia de Gabriela, Jana conoce a dos estudiantes que están ahora a Canadá y a un tercero en Michigan. Aunque la mayoría de sus historias son positivas, también "tienen sus cosas malas, pero yo voy a vivir mi propia experiencia. Obviamente tengo en cuenta lo que me dicen, pero va a ser diferente. Lo voy a aprovechar al máximo", dice convencida. Es consciente de que "no me puedo hacer muchas expectativas, no va a ser genial como en un instituto de película, pero espero hacer muchos amigos, que la familia sea buena y pasármelo muy bien". También pretende "hacer cosas que no haga aquí, como esquiar" y lo resume en "vivir una vida americana e integrarme mucho".

"Tengo amigas que se presentaron y me hubiera gustado compartir esta experiencia con alguien...", comenta con resignación

 

Profesores y compañeros la animan a pasárselo bien y la felicitan por haberle tocado Canadá. Solo una cosa empaña la alegría. "Tengo amigas que se presentaron y yo quería que vinieran conmigo, quería compartir esta experiencia con alguien...", pero no pudo ser.

La aventura durará diez meses, desde septiembre de 2018 a junio de 2019, un tiempo en el que no podrá volver a España ni recibir visitas. "La comunicación será por Skype. Dicen que es recomendable que los primeros meses solo hablemos una o dos veces al mes para no estar muy conectados a la familia y que nos integremos mejor". Pero este asunto no le quita el sueño a Jana. "He estado en muchos campamentos y, mientras los demás niños estaban llamando a sus padres, yo no quería, pasaba de ellos, entre comillas. Creo que lo de echar de menos a mis padres no va a ser un problema. Hablaré con ellos cuando tenga tiempo".

¿Y para ellos? ¿Revivirán la ausencia de su hija mayor? "Esta vez es diferente porque yo me voy allí y mi hermana a la universidad. Igual les cuesta, son 17 años con nosotras en casa -bromea-. Espero que lo lleven bien. Están contentos por nosotras".

Aun así, finalmente admite que "echaré de menos a mi familia y amigos, sobre todo en septiembre, que aquí aún es verano" y en Navidad. "Y en Fin de año, que saldría por primera vez" y no sabe qué ocurrirá en Canadá. "Mi hermana hizo muchos amigos e iban a fiestas, pero en casas. Y también asistió al Prom", el famoso baile de graduación americano. "No sé si lo hay en Canadá", pero, confiesa tímidamente, "espero que sí, tenía ganas de ir".
 

Buenas notas y nivel de renta
Lograr esta beca no es fácil. Más de 9.700 estudiantes españoles participaron en el proceso selectivo, que implica el cumplimiento de ciertos requisitos: una media mínima de 7 en 3º de ESO (Jana tenía un 9,4) y de 8 en Inglés, además de superar pruebas escritas y orales en esta lengua. El nivel de renta familiar representó el 60% de la nota final de cada candidato.

Jana eligió ciencias puras en la ESO, así que allí estudiará las troncales obligatorias "y después puedo escoger entre Física y Química, Biología, Teatro, Cocina... Cada trimestre puedo cambiarlas, así que voy a probar materias que no tenemos aquí". En un futuro irá a la universidad, pero "no tengo ni idea de qué estudiaré".

 

Una joven pontevedresa estudiará en Canadá con una beca de la...