domingo. 17.11.2019 |
El tiempo
domingo. 17.11.2019
El tiempo

VALENTÍN CORONEL | AUTOR DEL 'EL OSO SE FUE A LA PLAYA'

"Los jóvenes son conscientes de que les estamos dejando un marrón"

Valentín Coronel. GONZALO GARCÍA
Valentín Coronel. GONZALO GARCÍA

Si hablarle a los adolescentes tiene mérito, hacerlo con gracia tiene más. Eso es lo que hace Valentín Coronel, afincado en Pontevedra, que escribe una colección de libros divulgativos pero divertidos para tratar con los jóvenes temas peliagudos como la ecología o el sexo

HABER trabajado en el sector del marketing le da un toque de chispa y atractivo a lo que escribe Valentín Coronel. "Esa es la baza que juego", señala. Madrileño afincado en Pontevedra desde hace dos años, publica una colección de libros de divulgación divertida dirigida a público adolescente. La primera obra es sobre ecología, ‘El oso polar se fue a la playa’ (Algar), y la segunda se publicará en junio y habla de sexo.

¿Escribir esta serie de libros fue iniciativa suya o se lo propusieron?
Un poco las dos cosas. Yo escribí durante unos años un blog sobre ecología y a través de mi representante editorial en Barcelona me propusieron escribir una colección de ‘divulgación’ (y lo digo entre comillas porque quería hacer algo divertido, no es un libro serio). Como llevaba años escribiendo en mi blog sobre ecología decidí empezar por ese tema y, el segundo libro, que saldrá en junio, sobre sexualidad. No descarto que luego haya más títulos relacionados con la ecología dentro de la colección.

¿Qué temas trata?
Yo trato de aportar una nueva forma de ver la ecología. Hablo de polinizadores como las moscas y no solo de abejas, hablo de ecosistemas que no son habituales. Por ejemplo, hablo de los ácaros y de como las sábanas pueden ser un ecosistema. Lo que intento a través del oso polar es que las personas que lo lean sean conscientes de que todos los seres vivos somos necesarios para el buen funcionamiento del planeta. Sobre todo hablo de biodiversidad, que es lo que más me interesa.

¿Cómo comenzó usted a tener conciencia ecologista?
Yo vengo del mundo del márketing. De hecho, trabajé en diferentes empresas en campañas publicitarias, en ‘naming’... Lo malo de trabajar el márketing es que te cansas y lo bueno es que tocas un montón de temas diferentes y, si eres una persona curiosa, aprender mucho. Mi conciencia ecologista es profundamente contraria al postureo. En el libro, por ejemplo, hablo del ‘greenwashing’, de cómo las empresas intentan crearse una imagen verde para que compremos, dejo algún recadito a una fábrica que hay aquí en Pontevedra, hablo de las bayas de gojicomo un ejemplo de los productos que nos venden como ecológicos y que provienen de miles de kilómetros de distancia. Por un lado, no se puede saber si su origen es verdaderamente ecológico y, por otro, su transporte es muy contaminante. A lo mejor puedes comprar uvas pasas al lado de casa, puede que no sean tan ecológicas, pero sí lo son por cercanía. Otro ejemplo, comprarse una camiseta de algodón orgánico y cambiarla cada tres meses no tiene nada de ecológico. Se trataría de mantener más la ropa y consumir menos.

Entonces detecta mucho postureo.
Por supuesto. Lo que pasa es que la ecología vende. Se está vendiendo algo parecido a un producto ecológico, aunque no lo sea.

¿Está en contacto con sus lectores? ¿Están más concienciados de la importancia de cuidar el planeta?
Sí, de hecho me encanta que se estén celebrando los conocidos como #fridayforclimate (viernes por el clima). Ellos son conscientes de que, literalmente, les estamos dejando un marrón. Mientras tanto, los adultos nos hemos iso preocupando, pero creo que esa preocupación se ha ido disipando a medida que supimos que el cambio climático nos quedaba muy lejos. La gente más joven si tiene esa conciencia cada vez más, aunque hecho en falta más movimiento real, porque cada vez nos manifestamos más por Internet, recogiendo firmas, y salimos menos a la calle, aunque recientemente tenemos el ejemplo del movimiento feminista, que me parece fantástico.

¿Cómo se le ha dado hablar de sexo para adolescentes?
Me ha resultado sencillo plasmar la diversidad. Si en el libro de ecología hablaba de respeto a la biodiversidad, y en el de sexualidad hablo también del respeto a la identidad de cada persona. La parte más difícil fue la interactiva con asociaciones o colegios. A día de hoy en este país es muy difícil tratar este tema y que la gente se implique, sigue siendo un tabú. Todos queremos información, decimos que necesitamos que la juventud conozca la sexualidad, pero hay mucho miedo a meter la pata, en los colegios tienen miedo a que los padres se quejen por los contenidos que se hablan...

Ya les ha explicado a los jóvenes qué es la ecología y les ha hablado de sexo. ¿Qué toca ahora?
Pues lo estamos valorando. A los jóvenes les gusta que les hablen de cosas que nadie trata con ellos. Me gusta hablar con ellos para que me marquen temas. Si tengo que hacer caso a lo que a ellos les interesa me da miedo el libro que pueda salir, porque nadie les cuenta nada sobre la muerte, las depresiones, el suicidio, las adicciones. Son muchos temas, no sé si hacer un libro para cada uno o hacer un manual que trate todos los temas de forma conjunta.

¿Cómo reciben los lectores las obras?
Estoy contento por la reacción de los jóvenes, pero también de los adultos, que también me leen. Esto es así de forma consciente, introduzco chistes que entienden mejor los adultos que los jóvenes.

"Los jóvenes son conscientes de que les estamos dejando un marrón"
Comentarios