Sobrino: "Las unidades de la FAM son las que más cerca están de la ciudadanía"

La FAM está formada por unidades distribuidas por toda España y otras zonas del planeta donde están en juego intereses del país. Al frente está un pontevedrés con una visión de la Armada acorde con el siglo XXI
Juan Luis Sobrino. DP
photo_camera Juan Luis Sobrino. DP

Pontevedra ha sido a lo largo de la historia una tierra de grandes marinos, además relacionada con algunas de las más importantes gestas patrias realizadas en la mar. En la actualidad se mantiene esa estrecha vinculación entre la Armada, una de las más antiguas del mundo, y militares oriundos de la ciudad.

Es el caso de Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo. Comenzó como cadete en la Escuela Naval Militar de Marín, de la que años más tarde sería su máximo responsable, pasando por diversos destinos y ascensos, así como recibiendo numerosas distinciones y reconocimientos, hasta que en 2019 tomó posesión como Almirante de Acción Marítima.

¿Cuáles son las principales misiones de la Fuerza de Acción Marítima (FAM)?
La Fuerza Marítima se crea a raíz de la desaparición de la estructura territorial de las Fuerzas Armadas y lo que hace es asumir las funciones que la Armada tiene en todo lo relacionado con el apoyo del Estado en la mar. Colabora con el resto de organismos, ministerios y cualquier tipo de institución que tenga relación con la mar. Actúa en cuestiones de vigilancia marítima, contribuir a la presencia de los barcos de la Armada en los espacios de soberanía y allí donde España tiene intereses, tanto en aguas próximas como lejanas, caso del Golfo de Guinea.

Contribuimos a la seguridad marítima en el Golfo de Guinea, ahora mismo considerada la zona más peligrosa del mundo

Entre los buques más modernos están los de la clase BAM (Buques de Acción Marítima), como el Furor, que tienen una gran operatividad por su capacidad multimisión.
Efectivamente. Son buques modernos. El primero entró en servicio en 2011 y el último en 2019. Son barcos multimisión y preparados para hacer frente a escenarios de baja y media intensidad que son a los que ahora se enfrentan las marinas de todo el mundo en escenarios en el Océano Índico y Golfo de Guinea, donde luchan contra la piratería, los tráficos ilícitos, la polución marina y colaboran en salvamento marítimo. Esas misiones se hacen de una forma eficaz con esos buques que tienen una dotación muy reducida y con propulsión diésel eléctrica que hace que su consumo sea muy reducido. La presencia de estos barcos es muy positiva también a nivel económico.

Y el más antiguo es el buque escuela Juan Sebastián Elcano.
Tiene 93 años y acaba de completar la undécima vuelta al mundo conmemorando el quinto centenario de la primera que realizaron Magallanes-Elcano. Estamos encantados de que siga en servicio y procuraremos que cumpla cien años y muchos más.

¿Se plantea la Armada construir un nuevo buque escuela?
En absoluto. Es un buque emblemático que todo el mundo conoce y que estamos encantados de que siga prestando servicio a España por todos los puertos y países que va visitando.

Juan Luis Sobrino¿Qué otras unidades tienen?
Patrulleros, unidades auxiliares, pero también hay que contar con el Instituto Hidrográfico de la Marina. También el Centro de Buceo de la Armada, un lugar de referencia donde se forman todos los buceadores militares. Entre las labores de las unidades de buceo está la retirada de artefactos que puedan aparecer en la costa y tienen el cometido de hacerlo de forma rápida para intentar molestar lo menos posible a la población.

El Cuartel General está en Cartagena. ¿Cómo se coordinan todas las unidades distribuidas en territorio nacional?
Tenemos unos comandantes de las unidades de Fuerza Marítima que están en Ferrol, Cartagena y Cádiz, así como un contralmirante que se encarga de Canarias. También tenemos comandancias navales. Todos los mandos periféricos están en contacto con el Cuartel General. Estamos desplegados por toda la península y los archipiélagos.

¿Qué supone para usted estar al frente de la FAM?
Un privilegio. Me gusta decir que somos la Marina de proximidad. Las unidades de la FAM son las que más cerca están de la ciudadanía. Eso nos gusta porque así damos a conocer la actividad que la Armada lleva a cabo en nuestras costas o en otras zonas. Por ejemplo, el BAM Rayo es un buque de mando de la fuerza cazaminas de la OTAN número 2 que está desplegado en el Mediterráneo oriental. El patrullero Vigía navega en el Golfo de Guinea para proteger los intereses nacionales, asistiendo a pesqueros y contribuyendo a la seguridad marítima de una zona que podemos considerar ahora mismo la más peligrosa del globo. El buque Tarifa llegó de Canadá y acudió a la campaña del bonito en las costas de Galicia. Y el Infanta Cristina está en la zona de Alborán y Golfo de Cádiz. Luego hay otros patrulleros en distintos lugares.

El estilo de mando es ahora más cercano, algo fundamental para que las unidades sean más eficaces

Las colaboraciones también se llevan a cabo con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
También hacemos misiones de apoyo a la lucha contra tráficos ilícitos en alta mar. Tenemos un acuerdo con el Ministerio del Interior que se activa a petición y la Armada pone una unidad a disposición para embarcar a equipos que puedan hacer un abordaje en alta mar.

¿Existe también la colaboración con otros países?
En el Golfo de Guinea hay un proyecto piloto de la Unión Europea que se llama de ‘presencias marítimas coordinadas’. A la vista del aumento de la piratería e inseguridad de esa zona, tratamos de que las unidades que desplegamos defendiendo los intereses de cada país coordinemos esa presencia y sepamos donde están los barcos ingleses, franceses, portugueses y sus planes para los siguientes días. De esa forma podemos diversificar nuestra presencia allí, apoyarlos y velar por el bien de la seguridad marítima global. No obstante, en Cartagena tenemos el Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (COVAM), que aunque no haya presencia física de un buque en la zona, estamos en contacto con centros marítimos de ese lugar y otras partes del mundo, con lo que les damos a los barcos información de lo que sucede.

¿Qué cambios se produjeron en las últimas décadas en la Armada?
Cambió mucho el estilo de mando, de dirección. Antes era más distante. Pasamos de un servicio militar obligatorio a uno profesional. Eso hace que la cercanía de todas las unidades y formar equipo sea algo imprescindible para la eficacia. No quiere decir que no haya disciplina, más bien que sea bien entendida.

"Sigue habiendo un déficit de comunicación y hay que hacer un esfuerzo mayor"

Se está dando a conocer esta fuerza y las misiones que realiza?
Hay contactos con colegios y centros de formación para tratar de reconocer todo lo que hacemos. Somos de las entidades más valoradas, pero también menos conocidas. Sigue habiendo un déficit de comunicación y hay que hacer un esfuerzo mayor. La Armada no es de los que formamos parte de ella, es de todos los españoles. Estamos a su servicio.

¿Qué le diría a un joven interesado en ser marino?
Pues lo mismo que cuando estaba de director en la Escuela Naval, que es una opción muy atractiva. Puede llevar a cabo muchas funciones y tareas. Ser submarinista, infante de marina, piloto, científico, Que no se lo piense. Ningún día es igual al anterior. Servir a los demás en un ámbito de valores y entrega al servicio de España es algo que no se puede explicar.