La ciudad despide marzo con 155 parados menos, la mayor caída desde 2007

La hostelería y la construcción concentran el 87% de las nuevas contrataciones, seguidas por la industria. Los sindicatos aplauden los datos pero los vinculan a la temporalidad de Semana Santa y a la cercanía de las elecciones
El repunte de la hostelería asociado a la Semana Santa capitaneó la reducción en las listas del Inem.
photo_camera El repunte de la hostelería asociado a la Semana Santa capitaneó la reducción en las listas del Inem.

Las cifras del paro dejaron ayer todo tipo de interpretaciones, como suele ocurrir con cualquier estadística. Mientras los gestores públicos no dudan en felicitarse por unas cifras sobresalientes, los sindicatos optan por la cautela al alertar de la temporalidad de los datos.

En lo que todos coinciden es en que marzo ha dejado el mejor balance desde que, en 2007, comenzó la crisis. Y lo hizo tanto con respecto al mes pasado como en comparación con el año anterior, unos resultados halagüeños que se trasladan no solo a la esfera local sino también a la comarcal y la provincial.

Así, en la ciudad, 155 personas abandonaron las listas del Inem durante el pasado mes, dejando el cómputo global en 8.254 desempleados. En términos relativos, el porcentaje sobre el mes anterior (1,84%) es ligeramente inferior al gallego (2,1%), aunque invita al optimismo, dado que se acumula casi un año y medio de descensos consecutivos.

La discriminación por sexos continúa siendo evidente, puesto que los hombres concentran el 75% de los contratos, una brecha que se agudiza entre los menores de 25 años: las diez bajas registradas entre este colectivo de parados son exclusivamente masculinas.

Por sectores, los servicios (básicamente la hostelería), con 95 desempleados menos, y la construcción, con 40, acaparan el 87% del descenso en el municipio. A más distancia les siguen la industria (24 parados menos) y la agricultura (con tan solo ocho).

La variación interanual en el concello capitalino es menos eufórica, pues aunque se han contabilizado 412 parados menos con respecto a 2014, el porcentaje (4,7%) es justo la mitad de la media de Galicia (8,8%).

En este apartado, los sectores servicios y construcción se equiparan hasta ser prácticamente iguales en cuanto al descenso de los desempleados.

A nivel provincial es donde la tendencia a la reducción de las listas del Inem resulta más espectacular, pues los 3.077 parados menos contabilizados con respecto al mes anterior suponen más de la mitad (concretamente, el 56%) de los registrados en Galicia: 5.412.

Esta variación del 3% se triplica si se analizan los datos interanuales, en los que se aprecia un descenso de 9.881 parados en comparación con el mismo periodo del pasado año.

Al igual que ocurre en el ámbito local, los hombres siguen dominando las diferencias más acusadas: el 75% del descenso del paro durante el pasado mes es masculino, un porcentaje que se amortigua hasta el 66% en el cómputo interanual.

Sin embargo, uno de los ‘agujeros laborales’ que sigue precisando de una urgente solución es el protagonizado por los parados totales que no perciben ninguna prestación, cuyo número prosigue la escalada iniciada hace varios años. En la provincia se contabilizan actualmente 52.626 personas que se encuentran en esta dramática situación, frente a las 50.826 que sí reciben la prestación.

Los sindicatos inciden especialmente en esta situación a la hora de valorar los datos hechos públicos ayer por la Consellería de Traballo. «Temos moitos traballadores con longos anos de experiencia que xa non se poden reintegrar ó mercado laboral e cada vez aumentan máis os que deixan de percibir algún tipo de axuda ou compensación. Preocúpanos moitísimo isto porque vai a máis cada mes que pasa», apunta Ramón Vidal Trillo, secretario comarcal de UGT. Entre sus prioridades también sitúa a los jóvenes que buscan su primer empleo, «porque as cifras demostran que non se están a contratar».

José Luis García Pedrosa, responsable de CC OO en la comarca, comparte la inquietud de su compañero. «Máis do 44% dos desempregados non cobran ningunha axuda. Falamos dun colectivo que cada vez medra máis e que se atopa cunha desprotección importante, polo que se precisa unha solución urxente», apunta.

No difiere en absoluto de estas interpretaciones Marcos Conde, secretario comarcal de CIG, quien subraya que «temos un problema moi grave coa xuventude, porque non atopa traballo».

con matices. Los sindicalistas coinciden en reconocer su satisfacción por los positivos datos que dejó el mes de marzo, pero moderan la euforia mostrada por la Xunta de Galicia. «Alegrámonos por cada contrato que se faga, como non podía ser doutra forma, pero xa está ben de falar da panacea, porque non se está a seguir unha liña para crear emprego estable de digno», reprocha Conde.

En este sentido, CC OO, UGT y CIG destacan que las optimistas cifras del pasado mes hay que contextualizarlas. «Tivemos moi bo tempo e iso disparou as contratacións no sector servizos, sobre todo na hostalería. Tamén repercutiu na agricultura, porque se aproveitou para preparar todo para as novas plantacións», señala Ramón Vidal.

Pero no solo la Semana Santa ha contribuido a ese importante descenso en las listas del paro. La proximidad de las elecciones es, a juicio de los sindicatos, un elemento clave para que en las últimas semanas se haya disparado la actividad en la construcción. «Nestes dous meses, tódalas administracións van botar a casa pola ventá», pronostica el responsable de CIG.

García Pedrosa añade que el repunte de la inversión pública se ha traducido en una mejoría de las cifras «pero non tanto como cabería agardar», mientras que Vidal Trillo se pregunta por qué non se decidieron antes estas políticas de intervención. «Non debían ter esperado a que tivéramos a auga ó pescozo», criticó el responsable de UGT.

Comentarios