Jueves. 22.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 22.11.2018
El tiempo

La Deputación entrega la Pousada de A Armenteira y la de A Lanzada

Silva firmó este viernes el convenio con la adjudicataria, Arlea Hotels SL, y criticó la "auténtica desfeita de xestión" del anterior Gobierno

La presidenta de la Deputación, Carmela Silva, firmó este viernes el convenio con Arlea Hotels SL para la entrega de las Pousadas de A Armenteira y A Lanzada, incluyendo el acta de inicio de explotación por parte de la empresa adjudicataria. La institución provincial destacó que ha tardado siete meses en solucionar la "auténtica desfeita na xestión" por parte del anterior Gobierno y añadió que, pese a tratarse del "proxecto estrela" del expresidente, Rafael Louzán, este fue "incapaz de levalo adiante desde 2009, a pesar das reiteradas promesas para a súa apertura".

El equipo de Carmela Silva subrayó que tuvo que tomar decisiones de urgencia "ante o total abandono que sufría o proxecto". Entre otras cuestiones, recordó que los edificios de las cuatro Pousadas do Salnés (A Armenteira, A Lanzada, Ribadumia y Meaño) estaban terminados desde 2012 y, a pesar de ello, no se habían entregado todavía a la empresa adjudicataria. Según la Deputación, dicha firma "non asinou xamais un programa de explotación das mesmas, nin as actas de inicio de posta en funcionamento" y, de hecho, la misma empresa "puxo de manifesto que os inmobles non podían ser recibidos debido ás súas múltiples deficiencias", tal y como confirmó un recurso presentado el 10 de agosto.

El Gobierno provincial añadió que, cuando tomó posesión, se encontró con que las cuatro Pousadas no tenían licencia de primera ocupación ni de actividad y tampoco poseían seguro para las instalaciones ni vigilancia, además de que se había agotado ya el presupuesto para el suministro eléctrico.

Espera solucionar en breve las deficiencias de la de Meaño y señala que en la de Ribadumia hay "graves problemas" para legalizarla

"No caso da Pousada de Meaño nin sequera tiña dado de alta o consumo eléctrico e precisaba dun transformador. De feito, do crédito dispoñible no proxecto Pousadas quedaban só 861 euros e tívose que pedir un préstamo para abonar as facturas eléctricas porque o subministro corría perigo", especificó la institución.

GESTIONES. Según el equipo de Silva, "ante semellante situación de abandono, o novo Goberno provincial creou un grupo de traballo coa empresa concesionaria para facer un diagnóstico real da situación, a fin de ir solucionando as deficiencias. En só dous meses contratouse o seguro para as instalacións por importe de 11.000 euros, pagáronse facturas eléctricas de máis de 6.000 euros, dotouse á Pousada de Meaño dun transformador eléctrico, contratouse a vixilancia dos catro edificios por 30.000 euros e axilizouse a concesión das licenzas de ocupación e turísticas. A Armenteira ten licenza, en Ribadumia pagáronse as taxas (31.000 euros) e na Lanzada completouse a documentación solicitada polo Concello para finalizar a súa tramitación. É dicir, en pouco máis de dous meses fíxose máis traballo que nos seis anos anteriores de Louzán, para intentar solucionar un problema creado, aparcado, mal xestionado e ruinoso".

Así, recordó que el presupuesto inicial era de nueve millones de euros, de los que más de 6,5 procedían de fondos europeos y, cuando se produjo el cambio de Gobierno en la Deputación, el anterior Ejecutivo había gastado ya más de 20 millones.

De hecho, las posibles irregularidades en la gestión del proyecto ya habían sido objeto de preguntas parlamentarias en Europa en el año 2013 y de una denuncia en la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude en 2014.

Aunque los casos de las Pousadas de A Armenteira y A Lanzada se han solucionado, la Deputación precisó que la de Ribadumia tiene "graves problemas para solucionar a súa legalidade" y, en lo que respecta a la de Meaño, "están en resolución as deficiencias de calado que tiña a construción e espérase a súa finalización en breve prazo", sentenció.

La Deputación entrega la Pousada de A Armenteira y la de A Lanzada
Comentarios