Habrá un 20% más de inmigrantes que emigrantes a otros países del extranjero

La provincia tendrá en 2031 la mitad de bebés y el doble de centenarios

Pontevedra sufrirá un descenso poblacional del 7%, sobre todo por debajo de los 50 años
Una mujer con un niño en un parque de la ciudad
photo_camera Una mujer con un niño en un parque de la ciudad

Las proyecciones demográficas realizadas recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (Ine) confirman sin ningún ápice de dudas el envejecimiento de población y el pinchazo del baby boom que vienen advirtiendo expertos y un sinfín de estudios a largo plazo elaborados en el sector. Si los pronósticos están en lo cierto, Pontevedra contará en 2031 con casi la mitad de bebés y más del doble de centenarios que alberga en la actualidad.

Las predicciones son a nivel de la provincia, pero se presume que los datos serán secundados por el municipio capitalino, pese a ser una de las ciudades gallegas con la edad media más joven y disponer de un crecimiento vegetativo positivo. Concretamente, el Ine prevé que en el plazo de 15 años Pontevedra sufrirá un descenso del 40% en el número de residentes con cero años (recién nacidos), pasando de 7.040 nacimientos a 4.223. ¿Las causas? Los números no dan explicaciones, pero no es aventurado predecir que la caída estará relacionada con el propio descenso de la población y distintos factores de índole social que afectan a la natalidad. Por el contrario, la parte alta de la tabla crecerá hasta índices insospechados hace unas generaciones. Tanto es así, que en 2031 habrá un 120% más de pontevedreses con más de cien años que los que hay en la actualidad, pasando de los 465 privilegiados que se cuantifican hoy a 1.027.

En este caso, el crecimiento probablemente esté ligado a los avances en medicina y al aumento de la esperanza de vida que está previsto en todo el territorio nacional.

FALLECIMIENTOS. Otra de las proyecciones demográficas realizadas por el Ine es que de aquí a 2031 tendrá lugar un descenso de la población del 7%, propiciado en gran parte por la bajada de la natalidad. Así, Pontevedra pasará de albergar 945.202 vecinos a 878.668, una cifra que irá menguando conforme pasan los años.

La bajada de peso poblacional tendrá lugar en las franjas que están por debajo de los 50 años, que sufrirán una caída de entre el 20% y el 40%. Por el contrario, serán más numerosos los grupos de vecinos por encima de esa edad, obviamente, derivado por los mismos factores: el envejecimiento y la bajada de nacimientos.

JUBILADOS. Las predicciones del Ine auguran que dentro de 14 años el 27% de los pontevedreses tendrán más de 65 años. Lo que falta por ver es qué edad de jubilación estará vigente en el futuro, teniendo en cuenta la inversión de la pirámide poblacional y el aparente agotamiento del fondo de pensiones. Además, en 2031 el 2,2% de la población tendrá más de 90 años, frente al 1,1% que se cuantifica ahora mismo en la provincia.

La parte positiva del cambio de tendencia es que, así como aumentará la edad media de los pontevedreses, también mejorarán los índices de defunción. En 2031 habrá más muertes que en la actualidad, dada esa prevalencia de gente mayor. En cambio, está previsto que los fallecimientos se reducirán a cero entre los dos y los 15 años y tan solo se espera ‘perder’ a nueve bebés de cero años y uno de un año.

El Ine prevé que el porcentaje de fallecimientos descenderá en ese horizonte temporal en todas las franjas de edad respecto a las que se producen en la actualidad. El punto de inflexión serán los 84 años, edad a partir de la cual sí se producirán más muertes que ahora. Basta un ejemplo: Si en 2016 se calcula que fallecerán 266 pontevedreses con 99 años, en 2030 está previsto que sean 581, un 118% más.

Comentarios