miércoles. 02.12.2020 |
El tiempo
miércoles. 02.12.2020
El tiempo

Al ladrillo le falta mano de obra

Lores y Gulías se reunieron en el Concello con la junta directiva de la Asociación de Constructores de Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Lores y Gulías se reunieron en el Concello con la junta directiva de la Asociación de Constructores de Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La patronal reclama al Concello cursos de formación para hacer frente al déficit de personal de la construcción y sus empresas auxiliares, como encofradores, fontaneros o electricistas ▶Carballeda asegura que el sector está «recuperándose» y tiene «futuro» ▶La ciudad tiene en cartera la edificación de 493 viviendas, la mayor parte promovidas por bancos

Al ladrillo le falta mano de obra. Así lo constata la Asociación de Constructores de Pontevedra, que este martes se reunió con el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y la concejala de Urbanismo y Promoción Económica, Anabel Gulías, para reclamar al Concello cursos de formación para hacer frente al déficit de personal de la construcción y sus empresas auxiliares.

El gerente de la patronal, Javier Carballeda, aseguró que cada vez es más complicado encontrar profesionales cualificados, como fontaneros, electricistas, encofradores o encargados de obra. Y el motivo es triple: la jubilación de muchos profesionales del sector, la emigración a la que se vieron abocados muchos tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y el reciclaje de otros tantos trabajadores que buscaron una salida laboral en otras actividades (como la hostelera) debido al paro que registró el ladrillo en los años más duros de la crisis.

Carballeda señaló que aquella etapa es cosa del pasado y afronta el futuro «con optimismo» tras sostener que el sector está «recuperándose» y tiene «futuro». «O 10% dos traballadores da provincia proveñen da construción, que representa o 8% do PIB provincial», añadió.

La recesión económica acabó con grandes emporios del ladrillo en la capital provincial. Uno de los ejercicios más duros fue el de 2012, que se cerró con 12.000 parados, más de 200 Expedientes de Regulación de Empleo y una treintena de concursos de acreedores. La crisis puso contra las cuerdas a grandes compañías como el grupo Indeza o las firmas del empresario Nino Mirón y castigó al resto, que tuvieron que contener gastos a través de recortes y otras medidas.

«O da construción é un sector económico básico, non só en Pontevedra, senón tamén en Galicia», recordó Anabel Gulías al término del encuentro con esta asociación, que representa a 30 empresas a nivel provincial.

La edil nacionalista recordó que en Pontevedra hay un volumen de obra «moi importante» tras cifrar el número de licencias «vivas» en 493. De ellas, 447 corresponden a pisos promovidos en Tafisa, A Parda, A Eiriña, Josefina Arruti y O Gorgullón.

Más del 60% de las promociones inmobiliarias registradas en la ciudad proceden de los bancos. Los principales proyectos impulsados por las entidades financieras (Santander, Solvia y Caixabank) se encuentran en los antiguos terrenos de Tafisa, uno de los enclaves más privilegiados a orillas del Lérez. El resto de edificaciones se encuentran repartidas en A Parda (75 viviendas), A Eiriña (66), Josefina Arruti (28) y O Gorgullón (seis).

Aún así, Pontevedra dispone aún de bolsas de suelo para más complejos residenciales (públicos o privados) en A Eiriña, Valdecorvos, Tafisa, A Parda, Josefina Arruti o el centro urbano.

RETRASO DE OBRAS. Uno de los problemas que el sector ha transmitido al Concello es que la falta de personal ha provocado ya retraso en la ejecución de algunas obras, como reconoció el alcalde en una entrevista publicada a finales de año por este periódico.

Algunas actuaciones, sobre todo las promovidas por las administraciones públicas, han tenido que contratar mano de obra de Portugal para hacer frente al déficit de plantilla.

Las cuatro administraciones (Concello, Deputación, Xunta y Gobierno central) han iniciado el año con más de una veintena de obras, que cuentan con un presupuesto cercano a los 95 millones de euros y que suponen la mejora de calles, edificios y nuevas infraestrucutras viarias o deportivas.

Al ladrillo le falta mano de obra
Comentarios