viernes. 14.05.2021 |
El tiempo
viernes. 14.05.2021
El tiempo

Las firmas más ilustres de la ciudad de Pontevedra

"Todo lo que no se da, se pierde", fue el proverbio indio que el autor del best seller 'La ciudad de la alegría', el francés Dominique Lapierre, dejó en el Libro de Honor de Pontevedra en 1994
"Todo lo que no se da, se pierde", fue el proverbio indio que el autor del best seller 'La ciudad de la alegría', el francés Dominique Lapierre, dejó en el Libro de Honor de Pontevedra en 1994
Cerca de un centenar de personalidades de la política, la música, el deporte, las artes o las letras han plasmado su rúbrica en el Libro de Honor de la ciudad. Los Reyes de España fueron los primeros en dejar su estampa en el volumen en 1976; el embajador de Venezuela, el último

"Mucha fuerza y esperanza junto al pueblo. Un abrazo de paz y bien". Es el mensaje que el intelectual y activista argentino Adolfo Pérez Esquivel dejó en el Libro de Honor de Pontevedra en abril de 2006. Este defensor de los derechos humanos, que acompañó su dedicatoria con una caricatura y el dibujo de una paloma de la paz, fue una de las 97 personalidades del mundo de la política, la música, el deporte, las artes y las letras que han dejado su huella en el álbum que custodia la Alcaldía de Pontevedra. El Premio Nobel de la Paz bonaerense plasmó su rúbrica veinte años después de que lo hicieran los Reyes de España. Don Juan Carlos y Doña Sofía fueron los primeros en estrenar el volumen. Lo hicieron el 26 de julio de 1976 cumpliendo la tradición de que los libros de honor de los ayuntamientos del país reserven sus primeras páginas para la familia real.

La impronta de los monarcas no fue la única que Zarzuela dejó en el libro de personajes ilustres de capital provincial. Felipe de Borbón lo firmó 17 de septiembre de 1998 y, a diferencia de sus padres, sí dejó un mensaje a los pontevedreses. "Con mucha alegría vuelvo a Pontevedra, en esta ocasión, en el marco de mi primer viaje oficial a Galicia. Quiero dejar testimonio ante el Excelentísimo Ayuntamiento de mi afecto para todos los pontevedreses y mi agradecimiento por el cariño con el que me han recibido", plasmó el por aquel entonces Príncipe de Asturias. Desde la rúbrica de Juan Carlos I y Doña Sofía han pasado casi treinta años, en los que el Concello ha visto gobernar a cuatro alcaldes, que son los que han decidido quién merecía el honor de firmar en el tomo. La mayor parte de los elegidos los seleccionó el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, que es el regidor de la ciudad desde 1999. Durante sus cinco mandatos consecutivos ha abierto el Libro de Honor a 37 personas. La última de ellas fue el embajador de Venezuela en España, Mario Isea Bohórquez, que el pasado 11 de noviembre visitó la capital y se mostró muy interesado por su modelo urbano y por estrechar lazos de carácter comercial y turístico entre la República Bolivariana y las Rías Baixas.

POLÍTICA Y DEPORTE. El Libro de Honor de Pontevedra atesora dedicatorias en casi una decena de idiomas distintos como gallego, español, griego, alemán, francés, inglés, árabe o portugués. La mayor parte de las lenguas foráneas se debieron a la llegada a la ciudad de políticos de todo el mundo, muchos de ellos embajadores en España de países como Filipinas, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, Finlandia, Austria o Reino Unido.

Un año antes de ser elegido presidente de Bolivia, Evo Morales dejó por escrito un mensaje para Lores, "con profundo afecto revolucionario", en abril de 2004, cuando aún era diputado.

Aunque su rúbrica fue la más repetida, el libro de la ciudad no solo reunió a políticos, sino también a deportistas de alto nivel. Entre ellos figuró el medallista olímpico David Cal, que dedicó uno de sus metales "a los pontevedreses que me han apoyado en este camino hasta Londres; ha sido duro pero merece la pena", dijo el palista el 16 de agosto de 2012.

En ese mismo día y rompiendo una regla no escrita del Libro de Honor, que recomienda siempre firmar en páginas impares, el actual pentacampeón mundial de triatlón, Javier Gómez Noya, envió un saludo a la ciudad en la que todavía entrena.

MODELO URBANO. El modelo urbano de Pontevedra tampoco ha pasado desapercibido para las firmas más ilustres de este tomo.

El director de la DGT, Pere Navarro, escribía estas líneas en diciembre de 2011, antes del ‘boom’ de reconocimientos internacionales de la ciudad: "En estos tiempos de turbulencias estoy seguro de que estamos alumbrando una nueva era de ciudades más razonables, más humanas y más sostenibles para las que Pontevedra es un buen ejemplo".

Una Torre de Babel El volumen que custodia la Alcaldía de Pontevedra atesora dedicatorias en casi una decena de idiomas distintos: del gallego al árabe La dedicatoria real Felipe de Borbón firmó el libro de la capital de las Rías Baixas en 1998, durante su primer viaje oficial a Galicia como Príncipe de Asturias La arenga política Un año antes de ser elegido presidente de Bolivia, Evo Morales le dejó un mensaje a Lores "con profundo afecto revolucionario"

Las firmas más ilustres de la ciudad de Pontevedra
Comentarios
ç