domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

Las infraestructuras consumen ya un 20% del monte vecinal

Una de cada cinco hectáreas de terreno en mano común del municipio fue expropiada o cedida a las administraciones públicas para la construcción de equipamientos públicos

El último Inventario Forestal Estatal cuantifica en 586 millones anuales el beneficio social que generan los montes vecinales en mano común.Y es que, además de realizar la función de ‘pulmón’ de las ciudades y de lugares de esparcimiento, los terrenos comunales también desempeñan otro papel importante: el de albergar equipamientos públicos y grandes infraestructuras de interés social promovidas por diferentes administraciones. Esto es muy frecuente en lo que respecta a los servicios públicos (carreteras, trazados ferroviarios, hospitales y centros de enseñanza, entre otros), usos industriales (tendidos eléctricos, gasoductos, polígonos empresariales y aprovechamiento eólico) y de abastecimiento de agua potable.

En la mayoría de los casos las administraciones recurren al trámite de la expropiación para poder hacer uso de los terrenos forestales vecinales. En otras ocasiones, las menos, las instituciones públicas negocian con los comuneros para tratar de llegar a un acuerdo sobre las contrapartidas por el alquiler de las parcelas. En el caso de Galicia, en las últimas dos décadas las administraciones expropiaron alrededor de 70.000 hectáreas, lo que representa el 10% de las 700.000 hectáreas de terreno forestal de titularidad vecinal.

La provincia de Pontevedra cuenta con cerca de 200.000 hectáreas de monte comunal, de las cuales 40.000 (el 20% del total, que supone el doble de la media de Galicia) fueron enajenadas para la instalación de equipamientos públicos, entre los que se encuentran el trazado del AVE, la construcción de la autovía A-57 (que unirá Curro-Barro con O Confurco-Ponteareas), la apertura del corredor de O Morrazo y la ampliación y construcción de polígonos industriales, entre ellos los de O Campiño, A Reigosa, Mos y Salceda de Caselas.

Las comunidades de montes del municipio de Pontevedra poseen alrededor de 3.000 hectáreas de terreno, de las cuales más de 200 fueron expropiadas para la instalación de siete importantes equipamientos públicos e infraestructuras viarias: el Hospital Montecelo (Mourente), las instalaciones deportivas del embalse de O Pontillón do Castro (Verducido), el campo de tiro de Cernadiñas Novas (San Andrés de Xeve), la ampliación del polígono industrial de O Campiño (Marcón), la creación de los campos de fútbol de A Xunqueira do Covo (Lérez), la instalación de una planta de compostaje (A Canicouva) y la instalación de las infraestructuras militares de la Brilat (Salcedo).

Además, la construcción de infraestructuras viarias (entre las que se encuentra el primer tramo de la A-57, entre A Ermida y Vilaboa, de una longitud de seis kilómetros) y el desdoblamiento de la carretera O Pino-Bora (que se había proyectado para la conexión con el ahora descartado proyecto del nuevo hospital de Monte Carrasco) incrementan de manera significativa el número de parcelas de monte comunal expropiadas por las administraciones.

Los montes periurbanos, es decir, aquellos que están cerca de las ciudades, son los más afectados por las expropiaciones para la dotación de infraestructuras públicas. Es el caso, por ejemplo, de la parroquia de Mourente , cuyos terrenos comunales albergan importantes equipamientos de utilidad pública: el Hospital Montecelo, el Centro Príncipe Felipe y el cuartel de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil.

El Hospital Montecelo ocupa 3,6 hectáreas de monte comunal, el Centro Príncipe Felipe 5 hectáreas y el cuartel de los GRS 3,5 hectáreas en Castro Senín, lo que supone un total de 12,1 hectáreas, mientras que el monte de Mourente clasificado como comunal y que está libre de equipamientos públicos es de 42 hectáreas. Esto significa que casi un tercio de los montes vecinales en mano común de esta zona del rural están ocupados por instalaciones públicas.

La agrupación que preside Carlos Morgade no recibe ninguna prestación por el uso que están haciendo las administraciones del suelo comunal, si bien esperará a que la sentencia sobre la titularidad de los terrenos de las instalaciones sanitarias de Montecelo sea firme para negociar con el Sergas la fórmula que garantice que el hospital continúe siendo público.

Además, la actuación que efectuó Acuaes en Mourente para dotar de suministro de agua a los concellos de la ría incluyó la instalación de un depósito de grandes dimensiones en el monte de O Castro. Los comuneros cobraron alrededor de 100.000 euros por las servidumbres y por el terreno afectado por esta actuación, al mismo tiempo que efectuaron la cesión indefinida ligada al uso de los terrenos, la fórmula que pusieron sobre la mesa en la negociación y que Acuaes aceptó.

Los comuneros de Salcedo , a los que los tribunales de Justicia reconocieron en 2013 como legítimos propietarios de las 72 hectáreas que ocupa la base General Morillo, sede de la Brilat, llegaron a un acuerdo con el Ministerio de Defensa por el cual el Ejército puede disfrutar de las instalaciones durante un período mínimo de 75 años. Por el alquiler de estos terrenos la agrupación parroquial percibe un canon anual de 129.600 euros.

La Comunidade de Montes de Lérez , que posee una superficie de 62 hectáreas, acoge algunas de las infraestructuras básicas más importantes que dan servicio a la ciudad de Pontevedra. Entre las dotaciones públicas situadas en monte vecinal se encuentra la planta depuradora de agua potable, situada en el lugar de Couso, que ocupa una superficie de casi tres hectáreas en el Monte das Pías que fueron expropiadas, dos de ellas para su construcción hace casi tres décadas, y una para la reciente ampliación. Por estos últimos terrenos el colectivo parroquial cobró 110.000 euros (once euros por metro cuadrado).

A los comuneros de Lérez también les fueron expropiadas en la década de los 90 dos hectáreas de terrenos en A Xunqueira do Covo para la creación campus universitario. Asimismo, los miembros de la Comunidad de Montes llegaron a un acuerdo con el Concello para la cesión, por un período de 50 años, de una superficie de 2,5 hectáreas en la que están situados los campos de fútbol de A Xunqueira.

La Illa das Esculturas es la cesión más reciente que efectuó Lérez a la Administración local por tiempo indefinido. A cambio, el Concello se encarga del mantenimiento de este espacio natural.

Como contraprestación por la cesión de los terrenos de A Xunqueira do Covo la institución municipal financió el 60% del coste de las obras de la nueva casa de cultura de Lérez (350.000 de los 560.000 euros que supusieron los trabajos).

El embalse de O Pontillón de Castro, en Verducido , es otra de las grandes infraestructuras asentadas en terrenos comunales que las administraciones enajenaron a los vecinos. Las instalaciones dedicadas a la práctica del piragüismo (tanto la pista de regatas como las edificaciones) ocupan una superficie total de 25 hectáreas que son propiedad de la Xunta.

Además, Verducido llegó a un acuerdo con el Concello para la cesión, por un plazo de 30 años, de una superficie de 10 hectáreas que la Administración municipal acondicionó como área recreativa forestal.

El campo de tiro de Cernadiñas Novas, situado en la parroquia de San Andrés de Xeve , es otra de las infraestructuras deportivas enclavadas en terrenos expropiados por las administraciones a los vecinos. Esta dotación ocupa una superficie de 11,2 hectáreas de las que es titular la Xunta.

La Comunidade de Montes de San Andrés de Xeve también es propietaria de la parcela en la que se edifició el colegio público de esta zona del rural, aunque le cedió el terreno al Concello para facilitar la construcción de este equipamiento educativo.

Las infraestructuras consumen ya un 20% del monte vecinal
Comentarios
ç