martes. 19.01.2021 |
El tiempo
martes. 19.01.2021
El tiempo

Las reformas del ARI llegarán este verano a tres calles del casco histórico

Ámbito que será objeto de las obras.
Ámbito que será objeto de las obras.
Las obras se inician mañana en Tristán de Montenegro y continuarán por Pratería Vella y Albar Páez

El casco histórico de Pontevedra entrará en obras este verano. Las reformas afectarán a tres calles cercanas a la basílica de Santa María y forman parte de la última convocatoria de ayudas del Área de Rehabilitación Integral (ARI), que financian el Ministerio de Fomento y el Concello y que tienen una vertiente pública: la mejora de calles y plazas.

Los trabajos comenzarán mañana lunes en Tristán de Montenegro y continuarán por Pratería Vella. Ambas actuaciones, que llevará a cabo la empresa Ediserpo, tendrán un coste de 139.150 euros, un 34,9% menos de los 213.607 euros de lo presupuestado inicialmente, y tendrán un plazo de ejecución de tres meses.



Los proyectos contemplan la renovación completa de los pavimentos, que están hechos de piedra

La rehabilitación rematará en Eirado de Albar Páez, perpendicular a las dos calles anteriores. La constructrora EC Casas se encargará de esta intervención, que comenzará en dos semanas.

El Gobierno local explicó a través de un comunicado de prensa, que el objetivo de las tres obras es "transformar un espazo público desaxeitado e obsoleto nunha zona para uso e gozo da veciñanza". En todos los casos se mejorará la accesibilidad de las calles, que en la actualidad presentan barreras arquitectónicas.

Los proyectos, que han recibido el visto bueno de la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural, un organismo dependiente de la Xunta, contemplan la renovación completa de los pavimentos, que están hechos de piedra.

En lo que respecta a los servicios, están previstas hasta seis actuaciones: renovación total de la red soterrada de abastecimiento de agua potable, la mejora de la separativa de aguas residuales y pluviales, la instalación de una red subterránea de gas natural (que no existe en la actualidad), el soterramiento del actual alumbrado público, la canalización del suministro de energía eléctrica y del cable para la fibra óptica.

2,1 MILLONES. La subvención recibida por el Concello de Pontevedra a través de los fondos europeos del ARI ascendió a 228.867 euros. Además de la reforma de las calles Tristán de Montenegro, Pratería Vella y Eirado de Albar Páez, el Gobierno local llevó a cabo una mejora del yacimiento arqueológico de la Praza de Valentín García Escudero, en don de se invirtieron 44.000 euros en nueva iluminación y otras actuaciones.

Esta intervención del Área de Rehabilitación Integral es fruto del dinero que, a mediados de 2015, se concedió a Pontevedra para llevar a cabo planes de reforma en el casco histórico de la ciudad (la primera fase) como en el barrio de Estribela (que va por la sexta). La cuantía recibida fue de 2.148.924 euros, algo menos de lo que reclamaba el Concello, que solicitaba alrededor de seis millones de euros para la rehabilitación de 46 edificios y la mejora de unas 187 viviendas.

De los 2,1 millones de euros adjudicados por el Ministerio de Fomento, a través de su departamento de Vivienda, 1.784.681 euros se destinaron al casco viejo y los 364.243 euros restantes para Estribela. De la cuantía total de la ayuda, el Ministerio aportó 750.000 euros y el Concello 322.188 euros. La iniciativa privada asumió el resto: 1.076.735 euros.

La obra pública realizada en Estribela a cargo de la sexta fase del ARI fue para rematar la calle del Mercado, la Rúa Comboa y una parte de la Praza de Marqués de Valterra.

Las reformas del ARI llegarán este verano a tres calles del casco...
Comentarios