Se libra de una multa porque la señal de la valla de obra era "deficiente"

Un Juzgado de Pontevedra anula la sanción que la Policía Local interpuso en 2021 a un vecino de Monte Porreiro por demostrar que la señalización estaba en un lugar con poca visibilidad e inducía a error
Prueba gráfica aportada en por la defensa con coches aparcados en la calle Alemaña y la señal de obra al lado de un árbol. CEDIDA
photo_camera Prueba gráfica aportada en por la defensa con coches aparcados en la calle Alemaña y la señal de obra al lado de un árbol. CEDIDA

Se libra de una multa de tráfico por la "deficiente señalización provisional" de una valla de obra. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número tres de Pontevedra acaba de anular la sanción a un vecino de Monte Porreiro que fue denunciado por la Policía Local por aparcar su vehículo en una zona restringida.

Los hechos se remontan a finales de 2021 en la calle Alemaña, que iba a ser objeto de un reasfaltado y otras mejoras relacionadas con el mantenimiento del vial. Con motivo de los trabajos, ejecutados por la empresa Covsa, se instalaron vallas para avisar a los vecinos del barrio que a partir de las 22.00 horas del día 7 de noviembre, domingo, no se podía estacionar en la zona.

Esa misma madrugada, la Policía Local elabora una lista con los coches que aún quedaban aparcados. Entre ellos no se encontraba el del recurrente, al que se le puso la denuncia dos días después, el día 9. En su defensa, el recurrente aseguró que la señalización era deficiente. No había cinta policial, como en otras obras similares, y la valla estaba "en un lugar con poca visibilidad y defectuosa iluminación artificial". Además, sostuvo que el retraso en el inicio de las obras y la ubicación de la señal podría inducir a error, lo que llevó a muchos vecinos a aparcar sus coches en la zona. Para reforzar su versión, aportó distintas fotos de vehículos aparcados en la calle Alemania después de que se colocara la citada señalización.

La sentencia, que es firme, asume los argumentos de la defensa del afectado, de la que destaca su "correctísima y detallada demanda", y obliga al Concello a devolver los 50 euros de la infracción, que había abonado por pronto pago, y los 130 euros de la grúa: 115 euros por la retirada del turismo y 15 euros por el depósito y custodia del mismo. También impone las costas del juicio a la Administración local.

La resolución judicial rechaza también los argumentos de la asesoría jurídica del Concello de Pontevedra, que trató de cuestionar que el denunciado recurriese a la vía judicial después de haber pagado la multa y beneficiarse del 50% de descuento por abonarla por pronto pago. "Que se hayan reconocido los hechos y la participación en los mismos por quien resultó sancionado en vía administrativa no implica la admisión sin reservas y total de todos aquellos matices y circunstancias concurrentes (...). No es posible considerar que el pago anticipado (...) para beneficiarse de la oportuna reducción del importe de la sanción (...) impida al sancionado defenderse ya en esta vía judicial", puntualiza la magistrada, María Dolores López López.

La defensa recurrió a un informe de 2016 de dos delegados sindicales de CC OO y UGT, ambos agentes municipales, que advertían de la "antirreglamentaria señalización provisional" en la ciudad


El abogado del caso, Adrián Esperón Pequeño, se mostró satisfecho con el dictamen judicial. En el proceso, el letrado recurrió a un informe elaborado en 2016 por dos delegados sindicales de Comisiones Obreras y UGT en el Concello, ambos policías locales, que advertían ya de un "problema recurrente": la "antirreglamentaria señalización provisional" en Pontevedra.

No es la primera vez que un juzgado de Pontevedra anula una multa de estacionamiento por deficiencias en las vallas de obra. En 2013 se produjo un caso similar, de un tribunal distinto, que la magistrada de la sala de lo Contencioso-Administrativo número tres de Pontevedra recoge en el auto como parte de la defensa del vecino de Monte Porreiro denunciado el año pasado.