El líder nacional de CC OO se moja y pide que Ence siga en Lourizán

Unai Sordo visita la fábrica y muestra su apoyo a los trabajadores, que insisten en la inviabilidad del traslado: "Si la sentencia del Supremo es desfavorable, la empresa cierra"
El secretario general de CC OO, Unai Sordo, durante su visita a Ence. GONZALO GARCÍA
photo_camera El secretario general de CC OO, Unai Sordo, durante su visita a Ence. GONZALO GARCÍA

El líder nacional de CC OO, Unai Sordo, se mojó este miércoles en Pontevedra literal y figuradamente durante una visita a la fábrica de Ence, en la que trasladó el apoyo de su fuerza sindical a la permanencia de la pastera en Lourizán. 

El sindicalista saldó el compromiso de visitar la planta antes de finalizar el año que adquirió en la reunión mantenida en septiembre con representantes de los comités de oficinas y fábrica, ambos liderados por su formación. Y lo hizo 'mojándose' a favor de la continuidad de Ence e instando al resto de "instituciones" a posicionarse sobre el futuro del complejo fabril: "A veces los gobiernos se excusan o se ponen de perfil ante problemas que generan reacciones contradictorias y que tienen variables, como el empleo, el medio ambiente o la percepción en cada territorio la actividad de los centros de trabajo. Pero en esta vida  hay que mojarse y nosotros lógicamente vamos a exigir todos los cumplimientos normativos a las empresas en materia medioambiental, pero hay que hacer esto compatible con la actividad productiva y la generación de empleo. Por eso estamos aquí apoyando a los trabajadores. Nos mojamos y creo que todas las instituciones tienen que hacer lo propio", señaló el portavoz a su llegada al complejo fabril.

Pendientes del supremo

Sordo incidió en que el devenir  de la fábrica depende de "decisiones que tienen que ver con lo judicial", ya que es el Tribunal Supremo el que debe resolver si la prórroga de la concesión concedida hasta 2072 es legal o no. 

El sindicalista admitió que "cuando las cosas están pendientes de una sentencia judicial hay pocos márgenes para actuar", pero que en todo caso el sindicato apoya las reivindicaciones de los trabajadores y espera que éstos "puedan continuar con una actividad laboral y productiva"

El secretario general de CC OO acudió a la planta arropado por la líder autonómica del sindicato, Amelia Pérez, y la secretaria de CC OO en Pontevedra, Pilar Mosquera. A su llegada al recinto fue recibido por una representación de la plantilla, encabezada por el presidente del comité de fábrica, Manuel Rivas, y la presidenta del comité de oficinas, Ana Cedeira, quien recordó la escasez de alternativas a la que se enfrenta el plantel: "Llevamos cuatro años luchando por la permanencia de Ence en Lourizán. Tuvimos mesas de diálogo donde el Gobierno y las instituciones nos estuvieron mareando con el tema del traslado, pero la empresa presentó un estudio que decía que no había esa posibilidad y realmente no la hay. La alternativa está muy clara. Si hay una sentencia favorable nos quedamos y si hay una desfavorable, la empresa cierra. Lo ha dicho  hasta la saciedad", manifestó a en respuesta a preguntas de los medios.

Cedeira puntualizó que las instituciones que han puesto el futuro de Ence en la cuerda floja son "el Concello de Pontevedra", uno de los tres demandantes que recurrieron la prórroga en la Audiencia Nacional (junto a Greenpeace y la APDR) y "el Gobierno del PSOE", al que volvió a recriminar el allanamiento de la Abogacía del Estado  en la defensa de la prórroga de la concesión (concedida en 2016 por el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy). 

La portavoz sindical subrayó que los algo más de 400 trabajadores directos de la fábrica siguen "esperando una sentencia" que podría "dilapidar" el futuro de los puestos de trabajo directos e indirectos. "No sabemos qué va a pasar con nosotros. 5.000 familias estamos pendiendo de un hilo sin saber si podremos seguir trabajando o no en Pontevedra", concluyó. 

Los portavoces de ambos comités agradecieron, en cualquier caso, la presencia y apoyo de Unai Sordo, al que acompañaron para conocer el interior de las instalaciones. 

La plantilla espera alcanzar el 100% de producción en el plazo de diez días
El comité de la fábrica confía en que el plazo de diez días Ence pueda retomar el ritmo habitual de producción, paralizada el pasado 21 de julio a causa de la sequía. Según informó el presidente del comité de la fábrica, la planta ya ha alcanzado "el 50% de ritmo de producción", pero todavía es incapaz de superar esta cifra porque sigue pendiente de la reparación de la tubería que conecta la planta con la presa de Bora, donde capta agua del río Lérez. 

Por el momento la fábrica se surte de agua de la depuradora de Praceres, que somete a varios procesos de filtrado y desalinización. Fuentes extraoficiales puntualizan que el índice real de producción de pasta está todavía debajo del 50% y se limita a la fabricación de lotes puntuales de celulosa. Según trasladan, ahora mismo que la rama con más actividad es la de generación de energía.

Comentarios