Lores cierra la puerta a una nueva subida salarial a los funcionarios

El alcalde asegura que PP y PSOE usan la RPT para defender un aumento encubierto de nóminas del 10% que tilda de "ilegal" ► Asegura que el incremento de los gastos de personal, que cifra en tres millones, obligaría a subir los impuestos

Protesta de funcionarios frente al Concello de Pontevedra, este jueves. CEDIDA
photo_camera Protesta de funcionarios frente al Concello de Pontevedra, este jueves. CEDIDA

El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, cierra la puerta a una nueva subida salarial a los funcionarios. Y lo hace con duras críticas a los partidos de la oposición, a los que acusa de "gamberrada" que PP y PSOE pidan la renovación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) como excusa para "enmascarar" un aumento de nóminas, que sitúa en el 10%.

El regidor del BNG asegura que el planteamiento de populares y socialistas "é ilegal" porque estaría por encima de los acuerdos entre el Gobierno y los sindicatos a nivel estatal. Y recuerda a ambos partidos que en las administraciones en las que gobiernan, como Xunta, Deputación y otros ayuntamientos, no están planteando medidas de este tipo.

Lores cifró en tres millones de euros el aumento del gasto de personal si se ejecuta la citada subida salarial. "Esa suba significaría un incremento de impostos", dijo el líder nacionalista, que recordó que la actual situación del Concello ha obligado a incrementar las partidas en gastos corrientes como consecuencia de la subida de precios, que afectan al encarecimiento de obras y servicios esenciales. "Eu non podo absorber unha suba destas características sen tocar impostos", subrayó.

En el Orzamento del año que viene, que precisa el apoyo de al menos un partido de la oposición para aprobarse, ocho de cada diez euros se destinarán al pago de nóminas y a gasto corriente. El capítulo de personal pasará de 25,7 a 28,3 millones de euros, lo que supone un aumento del 10% respecto a las cuentas de 2022, las que están en vigor tras aprobarse su prórroga. Los fondos para el pago de servicios básicos, como agua, luz, basura o combustibles, también se incrementará: de 43,2 a 45,8 millones. En total, por ambos conceptos, la capital provincial tendrá que gastar 2,6 millones de euros más debido a la inflación.

El regidor municipal se mostró comprensivo con las reivindicaciones salariales de la plantilla porque "están no seu dereito a pedir que se melloren as súas condicións", pero insistió en que en el actual contexto económico "non é asumible". En este sentido, Lores sostuvo que esta actualización supondría el necesario aumento del IBI, entre un 17 y un 20%, o de la viñeta, un 70%. "Aumentar os gastos do Concello implicaría unha suba de impostos", recalcó.

El personal municipal verá incrementada su retribución en un 9,5% entre 2022 y 2024, el tramo máximo, gracias al acuerdo estatal 

El líder nacionalista, que abre la puerta a otras mejoras en el futuro porque "pode haber unha paga de produtividade", recordó que "a miña responsabilidade é xestionar os cartos dos cidadáns". Descartó, de esta forma, que el Concello apruebe una subida salarial a mayores de la prevista para los funcionarios a nivel estatal. En este sentido, recordó que Pontevedra aplicará el tramo máximo fijado entre el Gobierno y los sindicatos para los trabajadores públicos, que permite incrementos entre el 8 y el 9,5% entre los años 2022, 2023 y 2024. La capital provincial llegará al 9,5% tras haber aplicado los incrementos máximos en los últimos dos ejercicios. 

Lores asume que tendrá "que aguantar o chorreo" y las protestas de los funcionarios, que este jueves se concentraron en señal de protesta delante de la sede municipal de Michelena 30. E insistió en que "non lle vou ir ao peto á cidadanía" para que los funcionarios tengan "dúas subas": la del Concello y la del Estado. "Eu non vou ceder á presión", zanjó.

Comentarios