Lores lidera su mandato más presidencialista y autocrítico en Pontevedra

El líder del BNG define el primer año de mandato como "complexo, intenso e frutífero" y ratifica que el PSOE sigue siendo su "socio preferente" pese a abrir por primera vez la puerta de los pactos presupuestarios al PP ► "Este ano sentou as bases do que pode ser un dos meus mellores mandatos como alcalde", subraya el regidor, que en julio cumplirá 25 años en el cargo

El alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y la teniente de alcalde, Eva Villaverde, en el desayuno informativo de este miércoles en El Cafetín. GONZALO GARCÍA
photo_camera El alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y la teniente de alcalde, Eva Villaverde, en el desayuno informativo de este miércoles en El Cafetín. GONZALO GARCÍA

Más presidencialista y con mayor autocrítica. Son dos de las características que definen el séptimo mandato consecutivo de Miguel Anxo Fernández Lores como alcalde de Pontevedra. El regidor compareció este miércoles ante la prensa para hacer un balance anticipado del nuevo gobierno en la ciudad, que el próximo 17 de junio cumple su primer año de funcionamiento. "Foi un ano complexo, intenso e frutífero", afirmó el nacionalista, que el 3 de julio celebrará 25 años en el cargo, un récord sin precedentes en las ciudades de Galicia. 

El BNG lidera por tercera vez un ejecutivo en solitario al no fructificar las negociaciones con el PSOE para reeditar un bipartito de izquierdas, que sí fue posible en 2003, 2007, 2011 y 2019. Y con menos concejales que nunca. A pesar de gobernar en minoría, con nueve de los 25 concejales que tiene la Corporación municipal (el PP tiene once y los socialistas cinco), Lores sostiene que ha asumido el último recado de las urnas. "En política é importante aprender dos erros para corrixilos e mellorar", destacó. 

Lores aseguró que en el pasado mandato, de coalición entre nacionalistas y socialistas, "non estaba satisfeito co funcionamento do goberno" y admitió que había "disfuncións", pero sin señalar culpables: "Ao mellor, nalgún momento non debín delegar tanto". Dicho y hecho. Ahora gestiona más áreas y, por primera vez, asume él mismo la portavocía del Concello. 

La relación con la oposición

Además de entonar el mea culpa, el regidor nacionalista se muestra "ilusionado" con su nueva etapa política tras dejar atrás el año más turbulento de su carrera política. "Por primeira vez en 25 anos tiven que recorrer a unha cuestión de confianza para aprobar uns Orzamentos vitais para a cidade porque os anteriores estaban prorrogados", recordó. "Houbo un bloqueo claro da oposición, que estaba máis preocupada polos seus intereses que polos da cidadanía", añadió. 

Las cuentas se aprobaron finalmente por la vía del decreto al no presentarse una moción de censura contra él. En total se liberaron más de 94,7 millones de euros, el mayor presupuesto en la historia de la capital provincial, que ahora se quiere ampliar a través de una modificación de crédito.

La operación económica, valorada en más de nueve millones de euros, está en fase de negociación. Y por primera vez se ha abierto el diálogo con el PP en busca de un acuerdo presupuestario. A pesar de que los nacionalistas también miran hacia la derecha, Lores ratificó este miércoles que los socialistas son siempre su primera opción para sacar adelante proyectos de ciudad. "O PSOE é o socio preferente. É inevitable. Facilitou a gobernabilidade nestes 25 anos porque nunca tivemos maioría absoluta, (…) pero teño a obriga de escoitar a todo o mundo e facer valer os intereses de Pontevedra, tamén con outras administracións", señaló.

Lores no cierra la puerta al Partido Socialista, que en lo que va de mandato ha facilitado la aprobación de dos modificaciones de crédito valoradas en más de 11,8 millones de euros, aunque la guerra fría que enfrenta a ambas fuerzas es palpable desde que Iván Puentes asumió las riendas del PSOE a finales de 2022, cuando nacionalistas y socialistas aún gobernaban juntos la ciudad. El único requisito que pone el alcalde para repetir el bipartito es que "non haxa unha volta atrás no modelo urbano".  

El regidor municipal sostiene que "este ano sentou as bases do que pode ser un dos meus mellores mandatos dende que son alcalde". Y recordó que la gestión "ordinaria" del Concello durante el año pasado derivó "nunhas festas de verán impresionantes, nun Nadal inesquecible e nun Entroido cheo de vida". Además de priorizar el mantenimiento de espacios públicos, "co que non estaba satisfeito", Lores indicó que su ejecutivo no hará políticas de "acordeón", es decir, de abarcar mucho y apretar poco. Los esfuerzos se centrarán en proyectos "comprometidos e vitais" y en atraer nuevos eventos deportivos y culturales, como los Premios Feroz, que se celebrarán en la capital de las Rías Baixas en 2025 y 2026. "Estamos a facer un esforzo bestial á hora de atraer eventos que posicionen a Pontevedra no mundo", recalcó.

El pabellón de tenis de mesa de Monte Porreiro se desbloquea

Además de la reurbanización de la Rúa da Santiña, ya en ejecución, el Concello ha licitado la creación del mayor parque urbano de la ciudad, que estará ubicado en A Parda. La obra superará los 5,5 millones de euros. 

Pontevedra también sacará en breve a contratación la construcción del nuevo pabellón de tenis de mesa en Monte Porreiro. El proyecto supondrá una inversión cercana a los tres millones de euros. Será la infraestructura deportiva en ejecución más importante del municipio y abrirá la posibilidad de que esta instalación se convierta en el primer centro de tecnificación de este deporte en Galicia. 

Más líneas rojas: la feria no se irá a la Alameda

Además del modelo urbano, el Concello mantiene ciertas líneas rojas que parece no estar dispuesto a pasar. Una de ellas tiene que ver con el traslado de la feria al centro de la ciudad. PP y PSOE tramitan la modificación de la actual ordenanza para tratar de imponer la reubicación del mercadillo, que actualmente se celebra en Rafael Areses, en la Alameda

El alcalde considera que este espacio verde no es el lugar idóneo para acoger esta actividad. Alude a los "problemas de compactación" del suelo, que es de tierra, y al mantenimiento del arbolado. "Nós cremos que non procede facer iso aí", reiteró Lores, que advierte de que "utilizaremos todos os mecanismos posibles" para evitar el traslado de los puestos ambulantes a la Alameda "porque non é algo prioritario nin conveniente".

Comentarios