Lores, en Torrelavega: "O prohíbes aparcar o la gente lleva el coche a la cama"

El alcalde de Pontevedra ofreció una conferencia en Torrelavega
Lores, en un foro en Torrelavega. TWITTER
photo_camera Lores, en un foro en Torrelavega. TWITTER (@movilidad_cant)

El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, ha destacado este martes que las personas utilizan sus vehículos como "animales de costumbres", por lo que cree que o se prohíbe aparcar en el centro de las ciudades o los ciudadanos "se llevan el coche a la cama".

Lores se ha pronunciado así durante la conferencia Pontevedra, un modelo integral de ciudad pensada para las personas en el Foro Besaya Futura, en Torrelavega (Cantabria), donde ha defendido que las ciudades, sobre todo las pequeñas, sean "un espacio de convivencia para los ciudadanos".

En ese proceso ha sostenido la necesidad de contar con los vecinos mediante procesos de participación, del mismo modo que es partidario de apostar por "el medio ambiente urbano" para mejorar la calidad de vida de las personas.

A su juicio las ciudades deben ser para los ciudadanos y no para los coches, a los que se dedica, según ha dicho, un 80 por ciento de las vías urbanas en forma de carreteras o aparcamientos.

Entre los motivos para afrontar hace unos veinte años este cambio en el modelo urbano de Pontevedra, ha citado la inseguridad en las calles, el tráfico "inasumible" de vehículos" y la falta de autonomía de las personas, que les hacía marcharse de la ciudad.

Ha comparado a Pontevedra con Torrelavega, que a su juicio es una ciudad "compacta" que se "puede hacer andando" y, preguntado por cómo convencería a los comerciantes locales de la peatonalización de las calles de esta ciudad cántabra, ha respondido parafraseando a un librero pontevedrés que dijo: "a mí no me entra ningún coche a comprar libros".

También ha sostenido, en defensa de la peatonalización de las ciudades, que las tiendas de Inditex se ponen en las zonas por las que más tránsito de personas hay, por lo que -ha bromeado- él no va a ser "quien enseñe a vender a Amancio Ortega".

"En la ciudad pequeña caminar reduce los problemas de movilidad", ha subrayado Fernández, quien ha mencionado muchas otras ventajas referentes a la seguridad, la contaminación, el estilo de vida saludable, el aumento la demografía, el crecimiento de la economía terciaria o el aguante del pequeño comercio, al menos en su caso.

Respecto al futuro, ha señalado que el reto de la ciudad se centra en el tratamiento de los residuos sólidos urbanos y el compostaje, con el que se pretende reducir las emisiones de dióxido de carbono un 52 por ciento.

En definitiva, ha reivindicado la cohesión social y la sostenibilidad en la toma de decisiones, lo que en su opinión sólo necesita "valentía política".