martes. 17.09.2019 |
El tiempo
martes. 17.09.2019
El tiempo

"Los jóvenes le dan más prioridad a tener un buen móvil que al carné de conducir"

Un coche de autoescuela circulando por la ciudad. X.G.G.
Un coche de autoescuela circulando por la ciudad. X.G.G.

La cifra de permisos de circulación expedidos para personas de entre 18 y 20 años cayó alrededor de 40% en una década ▶Las autoescuelas constatan un cambio de tendencia "más que evidente"

En el año 2007, algo más de 325.000 jóvenes españoles de entre 18 y 20 años de edad obtuvieron el carné de conducir de tipo B (el de turismos); una década más tarde la cifra se redujo a 195.000, un 40% menos. Estos datos incluidos en los registros de la DGT no dejan lugar a dudas de una realidad que las autoescuelas llevan tiempo notando: el número de personas que optan por aprender a conducir recién cumplida la mayoría de edad es cada vez más escaso.

La provincia de Pontevedra no es una excepción, tal y como explica Gloria Couto, de Autoescuela Teucro. Aunque los jóvenes siguen siendo el principal segmento entre el alumnado de este centro pontevedrés, el cambio de tendencia es innegable.

Obtener el permiso de circulación B cuesta en media entre 600 y 800 €, dependiendo del número de prácticas que se realicen

"Sacar el carné de conducir ya no es una prioridad para ellos. Consideran más importante tener un móvil bueno, por ejemplo", indica. "Y los que sí optan por venir a la autoescuela, quieren hacer todo cuanto más rápido mejor, porque tienen viajes y otros planes".

Entre las causas del descenso de cifras está la caída demográfica, pero también el cambio de mentalidad y las nuevas posibilidades de movilidad, incluyendo las plataformas para compartir vehículo.

"Cuando se terminan las clases y la Selectividad es cuando empieza la temporada más fuerte para las autoescuelas, así que nosotros notaremos ese incremento a partir de esta semana"

Carlos González cumplió 20 años el mes pasado y por el momento no se plantea ir a la autoescuela, aunque es de Pontevedra y estudia en la USC: "Para venir a casa los fines de semana y para regresar a Santiago de Compostela suelo utilizar el tren. Allí no necesito coche porque me desplazo caminando o en transporte público y aquí, si tengo que ir a algún sitio fuera de la ciudad, me llevan mis padres o el padre de algún amigo. En mi pandilla somos cinco y solo uno tiene carné de conducir, pero no coche propio", comenta.

Con todo, las academias de educación vial siguen notando un repunte de matriculaciones con la llegada de los meses estivales y el inicio de las vacaciones entre los estudiantes. "Cuando se terminan las clases y la Selectividad es cuando empieza la temporada más fuerte para las autoescuelas, así que nosotros notaremos ese incremento a partir de esta semana", indican en Teucro.

Además, aunque en los últimos años el número de alumnos se fue reduciendo de forma importante, desde el final de la crisis la situación ha experimentado una leve mejoría. De hecho, en la provincia de Pontevedra la DGT expidió en el año 2015 un total de 12.093 permisos de conducir (8.019 de tipo B) y el año pasado la cifra ascendió a 14.387 (9.499 de tipo B).

Sacar el carné cuesta en media entre 600 y 800 euros (unos 250 la matrícula en la autoescuela, las tasas y el teórico, y unos 28 euros cada práctica).

"Los jóvenes le dan más prioridad a tener un buen móvil que al...
Comentarios