martes. 17.05.2022 |
El tiempo
martes. 17.05.2022
El tiempo

Lourdes Bustamante Flores: "Hay que quitar el estigma de que la ropa de segunda mano es para gente de clase B,C o D"

Esta semana la asociación pontevedresa 'Boa Vida' celebrará una Feria de Oportunidades en la carretera de Vigo en los bajos de la nave de Fidauto. En ella se podrán encontrar todo tipo de ropa y accesorios, además de otros objetos como muebles o juguetes a precios muy solidarios, un euro por cada cuatro prendas

Tras la gran ola de consumo que tiene lugar cada julio ( y cada enero), también llegan la vuelta al cole, el otoño, y el cambio de armario. En este último periodo, es habitual desechar prendas que no sirven o que ya no están de moda. A pesar de que mucha gente las dona, cabe recordar que en Pontevedra hay una asociación dispuesta a recibir toda esa ropa y darle una segunda vida de distintas maneras. Desde mañana la asociación Boa Vida celebra una Feria de Oportunidades para darse a conocer y, de paso, conseguir algo de dinero para sus programas de ayuda.

Lourdes Bustamante. DPLourdes Bustamente, portavoz de Boa Vida, cuenta cómo funciona, a quién atiende y qué servicios da la asociación, que no solo se limita a las prendas de vestir.

¿Cómo funciona Boa Vida?

Nosotros recibimos donativos de personas que consideran que las cosas que ya no utilizan tienen una segunda vida. Ese material lo seleccionamos, acabamos teniendo un 50-60% de material aprovechable. El material aprovechable lo tenemos en la tienda de Rúa Santaclara Número 35 y tenemos un almacén debajo de Fidauto en la carretera de Vigo, que es donde se va a hacer esta feria de oportunidades.

Manejamos la asociación como una empresa de inserción, a partir de octubre estaremos legalmente formalizados, porque empleamos a personas con bolsas de formación, la empleamos con todo el proceso de selección, marcaje, disposición a venta…

La feria tiene la ventaja de que en tienda vendemos la ropa a 0,5 céntimos por prenda y estos días venderemos cuatro prendas por un euro. Todo tipo de prendas y para todo tipo de género incluyendo calzado y accesorios. Aquí nos llega de todo, desde juguetes, ropa, artículos del hogar, medicinas, pañales y artículos escolares, que aprovechamos para la vuelta al cole, muebles, electrodomésticos… Todo de segunda mano, aunque también hay tiendas que cuando salen de temporada nos mandan sus saldos.

Le damos una segunda vida a los donativos, sobre todo ropa, que recibimos de las personas colaboradoras

¿Quiénes son los principales beneficiarios?

A veces vienen los feriantes a abastecerse, pero nuestra intención no es el tema mercantil, la intención es que esto sea para familias. Aquí viene mucha gente inmigrante, yo particularmente soy inmigrante venezolana, llevo un año y medio aquí y esto nos ha servido a la comunidad venezolana, a los marroquíes, gitanos, gente que de alguna u otra forma está en riesgo de exclusión social. Nos ha ayudado a obtener artículos de primera necesidad a precios insuperables.

En su mayoría los beneficiarios son familias, de hecho tenemos una oficina de derechos y deberes sociales. Los trabajadores sociales hacen un seguimiento de estas familias porque la idea no es solamente abastecerlos sino insertarlos en la sociedad y en el mercado laboral. Hay empresas que nos donan y nosotros recomendamos a gente para que cuando se regularice su situación pueda trabajar con ellos de manera legal y no en B.

Funcionamos a través de donaciones. Tenemos varias maneras de obtener el producto: bien sea porque la gente nos lo lleva a la tienda o almacén, o porque nos llaman para recoger a domicilio, o bien por campañas con los colegios. Tenemos convenio con la Xunqueira, la UNED, y acabamos de firmar otro con el Banco Santander para que nos permitan tener en sus oficinas puntos de recogida para los empleados. Es un sistema transparente, la gente puede venir y ver como es el proceso, la idea es que llegue a las familias.

Si alguien está interesado/a en un programa de empleo o inserción ¿Qué tendría que hacer?

Puede venir a la oficina de Rúa Santa Clara, y allí se le hace una entrevista con los trabajadores sociales, se le impone su condición, cuáles son sus talentos, sus habilidades y conocimiento o formación y en función a eso vemos donde se puede insertar, si dentro del proceso propio del oficio o si tenemos enlaces que puedan absorberlos como empleados una vez se hayan formado en el almacén.

Además, hacemos cursos financiados por la Diputación y el Concello, en áreas textiles. Enseñamos a la gente a coser, a costumizar ropa, a aprovechar la ropa usada que se convierte en un deshecho importante.

La ropa es muy buena, hay que quitar el estigma de'esto está usado y no me lo pongo porque me da vregüenza'. Es mejor que pagar más

¿Cómo es la ropa de segunda mano?

A veces nos hemos visto en un apuro en el almacén porque no sale con la misma frecuencia con la que entra y vemos que cada vez que cambia la temporada esto está a tope. Por un lado te alegras porque de eso vivimos pero por otro te preocupa desde el punto de vista de contaminación porque hay cosas que no sirven.

Hay que dignificar un poco el tema de la ropa de segunda mano, quitar el estigma de que es para gente de la clase B, C o D y enseñar a la gente que hay cosas de buena marca.

Recordemos que Pontevedra es una ciudad que tiene un target de ingresos importante porque el 80% de los ciudadanos son funcionarios públicos y lo que adquieren en general son prendas muy buenas.

Por lo general es ropa muy buena, que quitando el estigma de que 'esto está usado y no me lo compro porque me da vergüenza', es mejor que ir a comprar una cosa que valga 20 veces más y sea lo mismo.

Como curiosidad, la prenda más costosa que hemos tenido fue un abrigo de piel de visón valorado en 1.000€, y lo hemos logrado vender hace poco. El resto, los pantalones en tienda valen 2 euros y en el almacén 50 céntimos. Las prendas, en general, no pasan de 6 euros.

Lourdes Bustamante Flores: "Hay que quitar el estigma de que la...
Comentarios