viernes. 24.09.2021 |
El tiempo
viernes. 24.09.2021
El tiempo

Loureiro Crespo abre al tráfico: ¿ha merecido la pena la espera?

undefined
Calle Loureiro Crespo, este viernes. DP
Comerciantes critican el retraso de las obras y temen una bajada de clientes por la reducción de aparcamientos y el sentido único de la calle

Tras más de un año de obras, los trabajadores de la reforma integral de Loureiro Crespo ultimaban en la tarde del viernes algunos detalles para abrir, por fin, la totalidad de la calle al tráfico. Tras una serie de prórrogas derivadas de la pandemia y los contratiempos que surgieron a lo largo de la obra, la primera fase de la remodelación está casi completada y la avenida luce ya un nuevo aspecto que contenta a vecinos y comerciantes. "Bonita está, eso no se puede negar, en unos meses podremos valorar si es operativo", explica la presidenta de la Asociación de Comerciantes de Loureiro Crespo, María Diz. Entonces, ¿ha merecido la pena esperar más de un año para ver la calle renovada?

"La gente que pasa por aquí se queda asombrada de lo anchas que están las aceras y cuando pongan los árboles y los bancos va a ser una pasada", cuenta Diz. Sin embargo, a las valoraciones estéticas, añade algún que otro pero. El primero es que la obra no está terminada. "Hay muchos puntos que no sabemos por qué están sin resolver, como una zona delante del antiguo cuartel de la Guardia Civil donde hay un trozo de calle levantada", cuenta. Por otra parte, destaca que quedan por delante muchos meses de trabajos en las calles del barrio de O Castañal, anexo a Loureiro Crespo.

"Se han eliminado zonas de aparcamiento y, al empezar las obras en Ernesto Caballero, aunque Loureiro Crespo esté abierta, no va a haber sitio para los coches", apunta Diz. El del aparcamiento es un argumento que repiten con frecuencia los establecimientos comerciales cuyas calles son humanizadas eliminando espacio para el estacionamiento. En el caso de Loureiro Crespo, el Concello construyó un aparcamiento de borde y gratuito en Valdecorvos con la finalidad de ofrecer plazas a los compradores que consumen en Loureiro Crespo. "El problema es que debería estar mejor señalizado y, si se cortan las calles que dan acceso a él, la gente se va", cuenta Diz, que añade que muchos edificios de la zona no cuentan con plazas de garaje y el parking se llena con los coches de los vecinos.

Para hacer una valoración del resultado final de las obras prefiere esperar. "De momento no hubo ningún episodio de lluvias para ver si, por ejemplo, los desagües funcionan bien", explica Diz. Lo que sí asegura es que se ha hecho muy larga. "Estamos bastante hartos después de tanta prórroga, sabíamos que iba a pasar porque era una obra muy grande que iba a tener mucha repercusión en la zona", explica. "Los últimos tres meses se hicieron interminables", apunta. Aun así, reconoce que era una obra muy necesaria. "Si no la hiciesen también nos estaríamos quejando, pero quizás había que actuar por fases", dice Diz.

María Diz destaca que quedan por delante muchos meses de trabajos en las calles del barrio de O Castañal, anexo a Loureiro Crespo

MENOS TRÁFICO, MÁS ACERAS. Otro de los miedos de los comerciantes de Loureiro Crespo es que la disminución de tráfico al limitar solo un sentido de circulación vaya de la mano del descenso de clientela. "Esta siempre ha sido una calle de paso, de salida y entrada en la ciudad, y aquí había mucho movimiento que esperamos que se mantenga", cuenta Diz. Así, desde el inicio de la reforma, solo se permite circular desde la Avenida de Lugo hacia Benito Corbal, de modo que se suprime el carril de salida de la urbe para ganar espacio en las aceras.

undefined

Por otra parte, Ana , integrante también de la asociación y dueña de la Administración de Lotería de Loureiro Crespo, indica que es necesario dejar más hueco para que los coches puedan parar a comprar. "Ahora mismo las plazas reservadas para el aparcamiento están ocupadas con contenedores en la zona de la calle más próxima al hospital", se queja. En este sentido, lamenta que en ese tramo de la calle se acumulen los colectores de todo el entorno, incluyendo un contenedor de escombro procedente de obras.

La siguiente fase en la reforma, que lleva a cabo la constructora Covsa, comprende la humanización de las calles de O Castañal. Ernesto Caballero cambiará radicalmente su fisionomía, pasando a ser una calle de plataforma única, con capas de hormigón confinadas entre lastro de piedra, los mismos materiales que se han utilizado en Loureiro Crespo. Además, se plantarán árboles y se colocará mobiliario urbano como bancos en las zonas más anchas de la calle. Las mismas medidas se aplicarán en las calles Forcarei y Amor Ruibal. Mestre Soutullo y Ramón Cabanillas ampliarán sus aceras y mantendrán un único carril de circulación.

La fecha prevista para el fin definitivo de las obras es el 8 de noviembre, después de que se anunciase una nueva prórroga de cuatro meses. Por ese entonces, el entorno de Loureiro Crespo y O Castañal debería presentar un nuevo aspecto.

Un presupuesto de 2,1 millones de euros
El presupuesto para acometer esta reforma, incluyendo, además de Loureiro Crespo, las obras en O Castañal, asciende a 2,1 millones de euros. Es la cantidad más alta dedicada a una obra en las calles de la ciudad de las que el Concello ha ejecutado en los últimos años.

Además, la portavoz del Gobierno local, Anabel Gulías, aclaró que los contratiempos surgidos en los últimos meses provocaron también ciertos sobrecostes que harán que el precio final de la reforma sea más alto del previsto en un primer momento.

Loureiro Crespo abre al tráfico: ¿ha merecido la pena la espera?
Comentarios
ç