viernes. 14.05.2021 |
El tiempo
viernes. 14.05.2021
El tiempo

Los accionistas del Pontevedra avalan la gestión de Lupe Murillo

Lupe Murillo, junto con su equipo, tras ser reelegida. JAVIER CERVERA
Lupe Murillo, junto con su equipo, tras ser reelegida. JAVIER CERVERA
Reelegida consejera, continuará siendo presidenta de la entidad tras seis temporadas ▶ La dirigente reconoció que era el "fin de una etapa" y apeló a la unión y al orgullo como señas de futuro

Lupe Murillo seguirá siendo la máxima dirigente del Pontevedra Club de Fútbol al menos durante cinco años más. Así lo acordaron este lunes los accionistas presentes en la junta extraordinaria celebrada en el Pazo da Cultura tras la expiración de su tiempo en el consejo de administración. Con un 100% de las acciones representadas con derecho a voto en el recinto, Murillo fue reelegida como consejera de la entidad y, por lo tanto, continuará como presidenta del club. 

La reelección de Murillo, que recibió su primer respaldo de los accionistas en abril del 2015, estuvo marcada por el intento de abstención de los representantes del paquete accionarial de los hermanos Abal. Una tentativa que no tuvo validez, al haberse acogido previamente al "sistema de representación proporcional", como apuntó el consejero Enrique Mariño, que presidía la asamblea extraordinaria. Dicha negativa no fue protestada por los representantes de Conservas y Congelados Mar Abal y de Inversiones y Gestión Alimenticia, propietarios de un 34% del accionariado presente en la sala (se alcanzó un cuorom del 86,98%). 

Más allá de la anécdota, la evidente reelección de la única candidata que solicitó el puesto libre en el consejo dejó en sus instantes previos un emotivo discurso de la presidenta granate. Y es que Lupe Murillo aprovechó el turno de ruegos y preguntas para reconocer que la expiración de su tiempo como consejera coincidía con el "fin de una etapa". "Ha sido una experiencia dura, pero gratificante. Queda mucho por hacer, pero hay etapas. Y esta ha finalizado", apuntó la presidenta, que reconoció que la ilusión con la que empezó el actual proyecto ya no está después de tantos sinsabores y ahora "hay que acabar la temporada por un tema de estabilidad" antes de "volver a engancharse". 

Murillo reconoció que su amor por el club le juega malas pasadas y precisamente incide en esa cierta desilusión: "Es tremendo estar seis años sufriendo porque tu equipo gane. Eso lo dice alguien que es una hooligan. Sería mucho más fácil no sentir. Porque entonces llega cada fin de semana y como tú ya has hecho tu trabajo, solo queda esperar que salga bien e irte para casa. Yo no soy capaz. Porque quiero al Pontevedra y quiero que todo sea perfecto: que ganemos más, que tengamos mejores jugadores, que haya más gente, más ilusión...". 

"No hablo mucho porque no me gusta promover las crisis. Pero callar es exaltar el conformismo. Y yo no soy conformista", dice Murillo

La presidenta explicó que no habla mucho en público por el interés en "tapar muchas cosas que había en el club y no se debían contar". "Porque cuanta mejor imagen tengamos, mejores jugadores querrán venir y más respetados seremos. Quiero que todo el mundo se sienta orgulloso de pertenecer al Pontevedra Club de Fútbol. No somos los peor. Somos el mejor club de Galicia. Y así tenemos que sentirlo", recalcó. 

AUTOCRÍTICA. Pese a ello, también hizo autocrítica individual y colectiva: "Me sentí orgullosa de pretender una ciudad deportiva, pero me di cuenta de que Pontevedra no cree en ello. Pero ni siquiera los socios. Estamos más ocupados en ver si jugamos bien que en realmente apostar todo y para todos por esa ciudad. Porque no hay ilusión por nada. Esto es una crítica hacia nosotros mismos y hacia mí: cuando empieza un partido no veo los aciertos, sino los fallos de nuestros jugadores. Pues esto elevado a la quinta potencia y con maldad, genera desafección y desgana. Y a eso es a lo que no quiero llegar jamás. O estamos todos unidos y vamos de la mano, o este club no tiene futuro. A mí me encantaría". 

Tras esto, apeló a la humildad como base para el medio y largo plazo, ya que entiende que aunque los resultados deportivos no son los esperados, hay una base gracias al esfuerzo del personal de la entidad: "Claro que nos gustaría acertar al 100%. Pero se trabaja y eso dará sus réditos en el futuro. Esta entidad no tiene problemas ahora mismo". 

"Fui a presentar mi proyecto de ciudad deportiva y te das cuenta de que la ciudad no cree en eso. Pero ni siquiera los socios del club. Estamos más ocupados en ver si jugamos bien", apunta

En este sentido, puso en valor la labor del consejo de administración que ella seguirá presidiendo. "Cada año es un mundo. Y si vamos al pasado, que el fútbol no tiene memoria, tendría que decir que ascendimos a Segunda B en 12 meses con una deuda de dos millones. ¿Casualidad? No, fue trabajo. Sería fácil, pero hasta entonces nadie lo había conseguido. Luego ganamos una Copa Federación por segunda vez en la historia. Éramos los mismos, los que estamos aquí, estos que somos tan malos", apuntó con ironía. 

En la misma línea, defendió al consejero Roberto Feáns: "A los dos meses de venir aquí se le empezó a llamar topo. Cuando estuvo un año y medio gratis y cuando hizo un equipo que quedó campeón y ascendió". Esta personificación le sirvió para recalcar el esfuerzo que le ha supuesto sus años de mandato: "Nunca lo hemos tenido fácil en este club. Primero era el topo, luego los señores que nos imputaban las cuentas, luego los contratos que nos encontrábamos... todo dirigido desde el mismo lugar. Somos malísimos, pero los que critican no vienen a aportar. Vienen a molestar y a agotar a la gente que lo está dando todo por el Pontevedra. ¿Alguien puede poner en duda que los que estamos aquí trabajamos por y para el Pontevedra? ¿Lo quieren los que vienen de fuera a llevarnos a los tribunales?". 

Por último, recalcó su agradecimiento al consejo de manera emocionada e indicó que les intentaron "hundir", pero "no lo consiguieron ni lo conseguirán". "El papel del Pontevedra es salir adelante. Lo hemos tenido muy complicado, pero podemos tenerlo fácil en el futuro si lo miramos con optimismo. Esta entidad nos importa a todos y de la mano nos va a ir mucho mejor", aseveró.

Los accionistas del Pontevedra avalan la gestión de Lupe Murillo
Comentarios
ç