Luz verde a Ence para que reutilice agua de su Edar y vierta el efluente por el viejo emisario

La Xunta aprueba la modificación de la autorización ambiental que permitirá a la factoría reducir la captación del Lérez y no tener que parar si hay sequía
VISTA DEPURADORA OS PRACERES Y ENCE AL FONDO (FOTO: M.B.)
photo_camera Vista de la depuradora de Os Praceres con Ence al fondo. M.B. (ADP)

Ence podrá reutilizar agua de su propia depuradora en sus procesos industriales y verter el efluente tratado a través del viejo emisario submarino.

La Xunta ha aprobado la modificación de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) de la factoría, lo que le permite modificar la gestión de sus aguas industriales y residuales. Con este trámite, Ence podrá recircular el agua en sus procesos, someterla posteriormente a un tratamiento de limpieza en su propia depuradora, volver a usar una parte y otra verterla a la ría a través del emisario submarino.

La pastera proyecta hacer lo mismo con el agua captada en la Edar de Os Praceres. Esta era una de las vías alternativas que la empresa exploró tras la sequía de 2021 que le obligó a parar máquinas durante varios meses.

La resolución de la Xunta permite que la actividad de la pastera sea menos dependiente del caudal del río que abastece principalmente a Pontevedra, Marín, Poio y Sanxenxo, y no tenga que detenerse en épocas de sequía en las que el caudal ecológico del Lérez esté en riesgo al poder recurrir a la reutilización.

La modificación de la AAI afecta al sistema de tratamiento de aguas residuales industriales. Así, estas, generadas en las instalaciones de la pastera, junto a las aguas residuales pluviales potencialmente contaminadas y las procedentes de los filtros del área de captación de la Edar serán derivadas a un complejo sistema de depuración.

El efluente tratado tendrá dos posibles destinos: una parte será recirculada tras pasar por un sistema de tratamiento diseñado al efecto, y la otra será vertida a través del emisario submarino de la Edar dos Praceres. Esta canalización mide casi tres kilómetros de longitud, sale de Lourizán y desemboca cerca de la isla de Tambo, en un punto de vertido situado a 19 metros de profundidad.

Uno de los aspectos que puntualiza la modificación de la AAI es que la devolución del agua a la ría tiene que hacerse de forma controlada y bajo unos parámetros de depuración que ofrezca garantías ambientales.

Fuentes de la Consellería de Infraestruturas apuntan a que esos controles ya se estaban realizando a través de Augas de Galicia con el agua que Ence captaba del Lérez, ahora se añade además el efluente que procede de su propia Edar.

Edar de Os Praceres

Desde el pasado verano Ence dispone de la tecnología y la maquinaria suficientes como para bombear el agua de la depuradora de Os Praceres, desalinizarla y tratarla en sus instalaciones para emplearla en sus procesos de producción de pasta de papel sin tener que recurrir al caudal del río Lérez.

En un futuro la fábrica cuenta con poder reutilizar también el agua procedente de la depuradora de Os Praceres, algo que por ahora se encuentra en proceso

La inversión realizada par acometer este proyecto ronda los 17 millones de euros y permite a la factoría abastecer a la planta en caso de que el río tenga problemas en su caudal. La avanzada tecnología comenzó a utilizarse como experiencia piloto en los pasados episodios de sequía, aunque con maquinaria provisional y por un tiempo de tres meses.

Ence aprovechó las mejoras acometidas por la Xunta en la depuradora para ajustar los complejos sistemas de bombeo hasta la fábrica de Lourizán y adquirir nuevas máquinas de filtración y desalinización que permanecieron en pruebas durante el año pasado. En un futuro la fábrica cuenta con poder reutilizar también el agua procedente de la depuradora de Os Praceres, algo que por ahora se encuentra en proceso.

Comentarios