sábado. 25.09.2021 |
El tiempo
sábado. 25.09.2021
El tiempo

Madera para reinventar una vida

Clara, José Manuel David y Gonzalo, esta semana, en uno de los talleres de carpintería de su instituto. RAFA FARIÑA
Clara, José Manuel David y Gonzalo, esta semana, en uno de los talleres de carpintería de su instituto. RAFA FARIÑA
Un abogado desde hace 20 años, una arquitecta en activo y tres alumnos procedentes de la FP básica son algunos de los 16 estudiantes del ciclo superior de Deseño e amoblamento del CIFP A Xunqueira

Para quien no logró terminar Secundaria y optó por la Formación Profesional Básica para poder contar con unos estudios mínimos, llegar a un ciclo superior de FP supone un hito considerable, pero esta opción también llega a ser una alternativa para quien realiza el camino contrario, volver al instituto después de haber logrado una titulación universitaria e incluso manteniendo una trayectoria laboral paralela.

Es el caso del CS de Deseño e amoblamento que se imparte en el Centro Integrado de Formación Profesional A Xunqueira. Entre los 16 estudiantes que están a punto de terminar el primer curso -empezaron 22 pero algunos lo dejaron por ofertas laborales- coinciden un abogado licenciado hace 20 años, una arquitecta recién graduada y tres jóvenes que escalaron desde la FP básica. Sus profesores están convencidos de que la complementaridad de sus habilidades hace que todo fluya satisfactoriamente. La clave está en el equilibrio.

Clara García Formoso (Pontevedra, 26 años) se graduó en Arquitectura en enero de 2020, justo antes de la pandemia. En verano empezó a trabajar a media jornada por lo que se propuso "complementar a miña formación, e a madeira foi sempre un oficio que me gustou moito". Además, casa muy bien con su profesión. "A sostenibilidade ten cada vez máis importancia e este material ten futuro e é moi querido culturalmente". Aplicará sus conocimientos a la construcción y la fabricación de mobiliario, algo que no llega a estudiarse en su titulación. En su familia no hay tradición de carpintería, pero "animáronme moito. Os oficios sempre estiveron aí. Un dos meus avós era peón de obra e canteiro e o outro pintor". Subraya la buena sintonía con sus compañeros, un grupo "moi variado". "Combínase moito o traballo manual e de máquinas coa formación teórica".

En primero están aprendiendo a trabajar y mecanizar la madera y en segundo les enseñarán a instalarla. "Tamén temos moito traballo de oficina técnico, planos, medicións...". El ciclo acabará con las prácticas en empresas, que Clara espera enfocar a las estructuras en madera.

El FP de grado superior tiene sus requerimientos de estudio, pero "é unha formación máis próxima que a universidade e moi práctica", por lo que "recomendaría a calquera", al terminar Bachillerato, que considere la opción de matricularse en FP. "Pode aportar unhas habilidades manuais, uns coñecementos teóricos e prácticos incluso previos a facer outra carreira. Para min está sendo unha experiencia boísima".

MEJOR EMPLEABILIDAD. Gonzalo González López (Pontevedra, 46 años) se licenció en Derecho hace 20 años y ejerce la abogacía desde hace 16. Compagina la toga por las mañanas con el mono de trabajo por las tardes. "Tuve que reducir la carga de trabajo para afrontarla con la misma seriedad y rigor que siempre y al mismo tiempo venir a clase y preparar trabajos, exámenes... Al final se come por completo el tiempo libre que tenía antes". Admite que el hecho de no tener hijos le permite "la libertad de tomar esta decisión, de poder reducir ingresos durante dos años y asumir esa carga en tiempo y dinero. Madrugas más, los días son muy largos y los fines de semana muy pocos".

¿Qué le llevó a dar este volantazo en su vida? "Veo que el sector de la abogacía va a tener problemas de empleabilidad a corto o medio plazo y la opción de estudiar este ciclo superior me parecía que tenía salidas profesionales adecuadas y de futuro. Parece que va a haber un crecimiento de la utilización de la madera, tanto en edificabilidad como en decoración y desde el punto de vista de la sostenibilidad. Hay demanda de trabajadores cualificados. Aquí nos están proporcionando conocimientos y también las habilidades para poder desarrollarlos".

Además de la propia labor de carpintería, explica, en este ciclo aprenden a diseñar y planificar la producción en una empresa, conocimientos que "no tiene un operario de carpintería tradicional" y que demanda el mercado. "Creo que este ciclo es útil profesionalmente".

Clara y Gonzalo son los universitarios que comparten grupo con otros 16 estudiantes procedentes de los ciclos medios de Carpintería e moble y de Instalación e Amoblamento. Tres de ellos empezaron en el CIFP A Xunqueira incluso antes, en la FP Básica de Carpintería e Moble.

Son José Manuel Ríos (Vilaboa, 20 años), Daniel Prado (Ribadumia, 22 años) y un tercer compañero que no participó en este reportaje por encontrarse ya trabajando. Pasaron de no acabar la Eso a estar a punto de titularse en un ciclo superior. "Cando cheguei aquí a básica para min foi moi fácil. Custábame o taller, pero sendo traballador funo sacando. O ciclo medio paseino ben e agora o superior estame custando máis, pero vou pasar para segundo", explica José Manuel. Daniel eligió la madera frente a otras opciones "e gustoume bastante".

El hecho de coincidir con compañeros llegados de la Universidad les supuso "un impacto". "Que xente que estuda bastante acabara neste ciclo non mo esperaba", coinciden. "Con tempo todo se pode lograr".

El joven de Ribadumia admite que cuando estaba en el instituto, tratando de superar infructuosamente Secundaria, "non vía claro a que me quería dedicar; a raíz disto creo que podo encontrar un mellor futuro". El vilaboés tiene una historia similar. "Daquela eu non estudaba porque non quería" y eso que "me dicían que tiña capacidades". En cuanto pisó este centro todo cambió. "En canto entrei aquí vin que a mellor maneira era estudar e darlle para diante no que che gusta".

Para ambos la carpintería se reveló una vocación y una profesión "con moitas saídas".

"Compensan as carencias ata equilibrar coñecementos"
xosé Magariños es, junto a Jorge Alvariñas, uno de los profesores de este ciclo superior. Admite que sí ve "diferenza" entre perfiles tan distintos de alumnos, pero lo importante es que "compensan as súas carencias ata equilibrar os coñecementos entre eles".

Los procedentes de la FP Básica y del ciclo medio "teñen moita habilidade no taller" mientras los universitarios "chegan cunha rutina, co hábito de estudo e método de traballo", por lo que en este sentido se adaptan bien a la formación teórica y también destacan a la hora de estructurar los trabajos y exponerlos públicamente antes sus compañeros, pero "os outros saben poñer as mans". Este equilibrio queda patente, sobre todo, en los trabajos en grupo. "Aí vese ben".

Madera para reinventar una vida
Comentarios
ç