Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

El mal tiempo beneficia al comercio local pontevedrés

Jornada de compras en la Rúa Benito Corbal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Jornada de compras en la Rúa Benito Corbal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Los vendedores de la Boa Vila lo tienen claro: cuando hace malo, el negocio aumenta
 

El turismo en Pontevedra es un hecho evidente a pie de calle, sin necesidad de barómetros oficiales. Durante este mes de julio las zonas principales de la ciudad se llenaron de visitantes dispuestos a disfrutar de la localidad, de la gastronomía y del buen tiempo, pero este verano no ha sido como los anteriores. 

La inestabilidad meteorológica ha sido difícil de explicar a lo largo del mes, lo mismo uno se levantaba una mañana y solo podía ponerse ropa de lino, que esa misma noche necesitaba poner el edredón en la cama. Esto se ha notado en el ambiente, pero especialmente en el comercio, donde las opiniones están reñidas entre qué ha sido más favorable, es decir, si el mal tiempo ha incrementado el comercio, o si los días calurosos son mejores para unas buenas compras.

El año pasado a finales de julio, Pontevedra conseguía el mejor mes en cuanto a turismo en la localidad, acogiendo a más de 177.000 personas. A pesar de los buenos resultados, el sector comercial de la Boa Vila no terminaba de notar estos datos en sus cuentas y, aunque la cantidad de visitantes aumenta casi cada año,  no lo hacen proporcionalmente las ventas de los pequeños comercios. 

"Las mejores ventas son en los días que hace fresco y no están de playa" (As Tareixas)

Sin embargo este año ha sido diferente. El comercio local se ha visto beneficiado por los días tristes en los que la playa no es una opción para los turistas. Así lo relata Teresa, de la tienda As Tareixas: "A mí me beneficia totalmente que haga malo, el tiempo de este mes ha sido una suerte para la tienda porque la gente no se va a la costa, viene para Pontevedra porque no sabe qué hacer en la playa si no le da el sol", explica. "Los turistas se vienen para el centro, para el interior, y van de tiendas especialmente por las pequeñas que llaman la atención. La mía tiene eso porque vendo cosas hechas a mano aquí, en Galicia, se fijan en ellas y entran por lo menos a preguntar. Aquí el noventa por ciento de las ventas en época estival son a turistas", asegura la propietaria de As Tareixas. 

De esta teoría también son partidarios en otra tienda de ropa local, Delirious, situada en la Rúa Michelena. Allí, el propietario, Gabriel Gómez, también cree que el mal tiempo le supone un beneficio. "No me refiero a la lluvia,  ya que a la gente le da más pereza acercarse a las tiendas y son más de recogerse en algún sitio para escapar del agua que de callejear, pero sí el mal tiempo en el sentido de que falte luz. Los días nublados que son un poco desconcertantes y  te hacen cambiar de planes suelen ser los días con más afluencia para el comercio", comenta Gabriel. 

Ambos propietarios coinciden en esto, pero también en cual es el mejor mes: agosto. Tanto por las propias Festas da Peregrina, que siempre atraen mucha gente  debido a su cartelera, como por el número de personas que disfrutan de las vacaciones hacia finales del verano. 

También en esto coinciden con otros comercios locales como la librería El Pueblo donde su propietario, Víctor Villanueva, considera que el mejor mes es agosto.Al igual que en la joyería Anara donde Teresa Fernández, la propietaria de la misma, afirma que "el mes de agosto es el de hacer el agosto". No obstante, los suyos son motivos diferentes. La librería se encuentra situada en la Praza da Ferraría y, al contrario de lo que pueda parecer, Villanueva asegura que el mejor mes es agosto por la campaña de los libros de texto para el colegio, no por los turistas. Mientras que las propietarias de la joyería Anara y de la tienda As tareixas lo asocian tanto a las fiestas como "a esos días en los que hace calor, pero también un fresquete que no te deja ir a la playa", comenta la primera. 

"Los días de niebla y nubes los turistas pasean y compran más" (Delirious)
 

En las zapaterías locales la historia ha sido diferente. Mari, dueña de la zapatería California, al igual que Luisa, propietaria de Peques, consideran que el mal tiempo no las beneficia, ya que retrasa todas las ventas y no logran sacar adelante la producción de zapatos estivales. 

Pero estos casos son los menos, ya que en su mayoría el pequeño comercio local prefiere un día nublado antes que una tarde estival idílica que los turistas tienen en mente para encauzar sus vacaciones o días libres hacia la costa. 

Haciendo balance entre este año y el anterior hay discrepancia dependiendo de las zonas. Gabriel Gómez comenta que su tienda ha ido "mucho mejor este año debido al clima y a los turistas, que son generalmente nacionales". Esta afirmación es secundada por la propietaria de As Tareixas, quien añade: "Se nota el turismo porque el comercio de Pontevedra es el mismo independientemente del tiempo, si iban a comprar, compran, y sino, no lo hacen". 

Otros establecimientos de la zona se muestran más pesimistas, asegurando que sí se nota un pequeño repunte debido al mal tiempo, pero no de una forma exagerada. Es el caso de la tienda Reizentolo, propiedad de Alberto González, quien tiene sus miras puestas en el mes de agosto.

De esta forma, la mayor parte del comercio local coincide en dos cosas. La primera, es que la mayor parte de sus ventas se quedan en territorio nacional. La segunda es todavía más clara: cuando los días están grises, el comercio aumenta.

Planes alternativos para unas vacaciones sin sol
Es bien sabido que las Rías Baixas tienen unas playas espectaculares pero, del mismo modo, es un hecho que su clima no siempre es el mejor. Por eso estos tres planes son una alternativa para una tarde de verano que no está de costa.

PARACAIDISMO Y PARAPENTE. La provincia de Pontevedra ofrece múltiples posibilidades para turistas alternativos, entre ellas, para los más atrevidos, se encuentrane el paracaidismo y el parapente. Experimentar la sensación de volar es, sin duda, algo que merece la pena vivir y, actualmente, es posible gracias a Paracaidismo Galicia, la única escuela gallega reconocida por la Federación Aeronáutica autonómica. Esta actividad se practica durante todo el año y los saltos se realizan en Braga, que es la zona más cercana con aeródromo.

El parapente se puede practicar en diferentes zonas de Galicia, siendo las más solicitadas las de las Rías Baixas como Lapaman, pero tambien otras como Cerdedo. Los encargados de esto son Galicia Parapente,  y los vuelos duran entre 15 y 20 minutos, dependiendo de la situación climatológica.

TURISMO MARINERO. Este tipo de turismo está cobrando fuerza en la provincia y es una buena forma de disfrutar de un día que no vale para un baño, pero sí para estar cerca del mar. Una forma distinta de que la gente descubra la costa desde otro punto de vista. Los turistas que se inclinen por esta opción podrán meterse de lleno en el ambiente marinero de la comunidad a través de múltiples actividades que comparten pescadores y marineros como las propias salidas de pesca o aquellas escapadas para avistar aves. Además de otras como conocer los viñedos, o ir a ver como se vende el pescado. Son actividades que no dependen tanto de la meteorología y que organiza la agencia de turismo marinero Bluscus.

TURISMO DE PEREGRINACIÓN. Aunque  la peregrinación se asocia a Santiago de Compostela  mediante su famoso camino, no es la única zona dentro de Galicia en la que existe este tipo de turismo. Todo depende del gusto de la persona en cuestión. De esta forma, otro plan que se puede ejecutar sin contar con el mar es este tipo de turismo y donde mejor que  en la ciudad de Pontevedra, cuya patrona es la propia  Virgen de la Peregrina, que tiene su iglesia en pleno centro.

El mal tiempo beneficia al comercio local pontevedrés
Comentarios