lunes. 16.09.2019 |
El tiempo
lunes. 16.09.2019
El tiempo

Una maleta para traer experiencias

Dani Loira, Paula Cerqueiro, Mónica Junquera y Carlota Cascallar junto al director del instituto, David Alvariño. DAVID FREIRE
Dani Loira, Paula Cerqueiro, Mónica Junquera y Carlota Cascallar junto al director del instituto, David Alvariño. DAVID FREIRE
VOLUNTARIADO ►Un grupo de estudiantes del IES Frei Martín Sarmiento ultima los preparativos para el viaje de voluntariado que realizará este viernes a Marruecos, donde los jóvenes darán clase a niños que apenas tienen lo más básico en sus aulas. La aventura, gracias a la colaboración de empresas y ciudadanos, les servirá para conocer otra cultura

El próximo viernes, a las cuatro de la madrugada, partirá de Pontevedra el autobús que los llevará al aeropuerto de Lavacolla para iniciar su gran aventura. Diez estudiantes del IES Frei Martín Sarmiento, su ya exprofesora de Economía, Mary Luz Iglesias, y María José Díez, madre de una de las alumnas, viajarán hasta Marruecos, previa escala en Madrid, para hacer realidad el proyecto de voluntariado Nóscolaboramos, que llevará educación, ropa y material escolar a varias escuelitas de Er-Rachidia donde los pequeños carecen de lo más básico para asistir a clase.

Paula Cerqueiro, Carlota Cascallar, Mónica Junquera y Daniel Loira explican cómo se sienten apenas tres días antes de iniciar este viaje para el que llevan recaudando fondos desde primavera. Lograron más de 6.000 euros.

"Está todo organizado", apunta Dani, el único que no se confiesa nervioso ante el viaje, después de un verano atípico, ya que compaginaron las vacaciones escolares -acaban de terminar 1º de Bachillerato- con cuestiones relativas al viaje y con algunas salidas a la calle para recaudar fondos, con su particular top manta. De momento vieron fotos y vídeos de la provincia marroquí a la que acudirán, apadrinados por la ONG marroquí África soy yo. "Imos ilusionados, pero sen expectativas".

SOLIDARIDAD. La principal razón por la que se animaron a participar en esta iniciativa, que cambió la típica excursión de fin de curso de carácter lúdico por un viaje para ayudar a quien más lo necesita, fue, en palabras de Mónica, "porque cando nolo propuxo a profe nos pareceu unha idea interesante e decidimos participar". "Por facer algo distinto e ter unha experiencia nova", apunta su compañero.

Además de tener en marcha una plataforma de crowfunding online, durante el curso los jóvenes recorrieron establecimientos comerciales y empresas para captar patrocinadores para su viaje -necesitaban un mínimo de 6.000 euros- y vendieron boletos para el sorteo de un cuadro donado por una profesora del instituto, Paula Mariño. "Tamén saímos ás prazas de Combarro e Pontevedra para recaudar fondos co top manta".

La mayoría de los viandantes no conocían el proyecto y, respecto a su colaboración, "depende". Las rifas echaron para atrás a más de uno. "Xa che dicían de primeiras que non, porque pensaban que era o típico de algo de fútbol. Ao dicirlle que era de voluntariado, algúns cambiaban de idea", apuntan. "Al ser un euro, no les suponía mucho, pero dar una cantidad mayor sin conocerlo bien, cuando te lo proponen en la calle... Algunos te daban 20 céntimos y otros diez euros".

DIFERENCIAS CULTURALES. A la hora de hacer la maleta, deberán tener en cuenta las diferencias culturales y de costumbres entre ambos países, algo que no ha sentado demasiado bien entre las chicas. "Estamos un poco enfadadas". "Nos lo dicen desde la ONG, para orientarnos. Ropa para chicos y ropa para chicas, y nos advierte que es por no sentirnos incómodas, por como nos van a mirar cuando salgamos afuera o vayamos a darle clases a los niños. Nos dicen que allí las chicas en verano no llevan ni minifaldas, ni pantalones muy cortos ni camisetas de tirantes". Apuntan que si tenían pensado vestir su ropa habitual "es por el calor que hace allí, no por otra cosa".

Además de su propio trabajo, que consistirá en dar clases de inglés y español a los niños, y colaborar en la puesta a punto de las instalaciones educativas, el equipo no llegará a Marruecos con las manos vacías.

MATERIAL ESCOLAR. "Levaremos unha maleta con roupa e material escolar, pero non colle todo, así que cando volvamos imos facer un envío desde o instituto con todas as doazóns". De hecho, la ciudadanía puede colaborar donando material escolar y ropa para niños de entre tres y 13 años.

Además del trabajo, por las tardes tendrán tiempo para realizar excursiones. Pernoctarán en las instalaciones de la ONG, menos una noche "que dormiremos en el desierto, después de pasar todo el día allí". Esperan traer de vuelta "experiencias" y "poder contarlo", "pasalo ben, disfrutar e aprender", apunta Dani, quien no se olvida de un agradecimiento "a todo o mundo que achegou, moito ou pouco, para levar a cabo este proxecto". Completan el grupo Mohamed Tissir, Marta Caramés, Inés González, Fátima Veiga, Diego Abal e Iria González. Volverán el 14 de septiembre.

David Alvariño, director del IES, se mostró muy orgulloso de esta iniciativa. "Teñen unha visión das viaxes de fin de curso non só de xeito lúdico, senón para colaborar e axudar a nenos que o necesitan. É unha visión fundamental na educación e que agora se valora moito na Universidade, a participación en proxectos solidarios. E tamén é importante para o centro". La continuidad quedará en manos del profesorado.

Una maleta para traer experiencias
Comentarios