Mantienen la petición de penas por el mayor alijo de coca en la ciudad

El fiscal insta a devolver el dinero incautado a uno de los procesados el último día del juicio por los 539 kilos de cocaína del chalé del Lérez
El grueso de los acusados, en una de las sesiones del juicio que concluyó este martes. AN
photo_camera El grueso de los acusados, en una de las sesiones del juicio que concluyó este martes. AN

Con la excepción de la rebaja a cuatro años y medio para una de las personas detenidas en Madrid, cuya participación de los hechos es considerada "menos relevante" por el fiscal, y la devolución de los cerca de 10.000 euros incautados en una vivienda de O Salnés por pertenecer "a los hijos del investigado, que nada tienen que ver con los hechos", el Ministerio Público mantuvo la petición de penas para los acusados de recibir un cargamento de 539 kilos de cocaína, de escasa pureza, eso sí, en el mayor alijo de la historia de la ciudad de Pontevedra.

El principal investigado, el ourensano Jorge G.C., alias Curro, entonces representante del artista hispano-francés Manu Chao, que negó los hechos en el juicio celebrado estos días en la Audiencia Nacional, se expone a una posible condena de 13 años y medio de prisión. Varios gallegos más, colombianos y madrileños se hallan ante un horizonte similar.

El juicio, expuesto con detalle en la edición del pasado domingo en páginas de este periódico, sirvió para recordar una ingeniosa operación orquestada a tres bandas entre la Fiscalía de Colombia, la Drug Enforcement Administration (DEA) y la Udyco Central de la Policía Nacional. Colombianos y norteamericanos detectaron la presencia del citado productor musical en Colombia en varias reuniones que supuestamente serían con los proveedores, tanto para cerrar los acuerdos como incluso para comprobar alguna embarcación para el transporte.

Con esos datos, la Guardia Costera de Estados Unidos pudo incautar la droga en el Caribe evitando que el operativo llegase a oídos de la organización en España. Agentes encubiertos llevaron la sustancia hasta un chalé ubicado junto al río Lérez, en Pontevedra. Así cayeron todos los miembros de la presunta red criminal.

Comentarios