Manuel Bouzas: "La mejor arquitectura debe contar con la tradición y alejarse de modas"

Un proyecto de este joven arquitecto triunfó en un festival en Valencia, pero el pontevedrés ya está de vuelta en la universidad de Harvard (Estados Unidos), donde estudia las claves de su profesión en el futuro, que deben pasar por atajar el cambio climático y apostar por la sostenibilidad sin olvidar el pasado
TAC_Previo Inauguración x BravaStudio 006
photo_camera Manuel Bouzas, en la inauguración del TAC! a finales de septiembre en Valencia. BRAVASTUDIO

Responde al teléfono desde Boston (Estados Unidos), al regreso de un breve viaje a Valencia para inaugurar el TAC! Festival de Arquitectura Urbana, que reflexiona sobre la emergencia climática bajo el pabellón temporal Mediterráneo, obra suya. Manuel Bouzas Barcala (Pontevedra, 1993) estudia el segundo curso de un máster en Diseño en Ecologías en la prestigiosa Harvard University, con una beca de La Caixa. Es un paso más de la espectacular trayectoria que llevó a este exalumno del colegio Sagrado Corazón, con orígenes en Soutelo de Montes, a Tokio, Chile o Lisboa tras graduarse en Arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid. En su haber atesora premios como el COAM Emergente 2020 o el Renzo Piano World Tour Award 2020, además de haber expuesto en las bienales de arquitectura de España y Venecia. "Las calles americanas son muy ruidosas", disculpa. "Mira que he estado en sitios del mundo, pero Pontevedra", donde vive su familia, "es el paraíso".

Estudia un máster en Harvard. 
Sí. Está enfocado a como el diseño, el urbanismo y la arquitectura pueden afrontar el cambio climático, repensar un futuro para las ciudades, con los materiales que trabajamos... Estoy explorando el mundo de la madera y los bosques, que me interesa mucho, y hay ahí una conexión muy fuerte con Galicia, el pino y la nueva industria de la madera que se está creando. El proyecto de Valencia es la prueba física de todas esas cosas que estudio teóricamente. La madera, la economía local, los materiales de aquí... O se hace una prueba o hablamos por hablar. El proyecto también se puede entender así, como la prueba de que la arquitectura local es posible.

Mediterráneo encaja perfectamente con la idea del máster. El jurado del concurso [ganó a otros 124 competidores] destacó la vinculación entre tradición y modernidad. ¿Cómo fue el proceso?
Vengo de una tradición del arquitecto como diseñador pero veía que nos estamos alejando un poco de los problemas que tenemos como sociedad. Encuentro que una manera de volver a ser útiles es a través del cambio climático y la sostenibilidad. Lo primero es reconocer que hay muchas cosas inventadas. Es la arquitectura vernácula, tradicional o popular. En Galicia tenemos muy buenos ejemplos, con la piedra y la madera, materiales que han estado siempre al alcance de la mano, en la zona. Arquitectura que ha producido la gente sin conocimiento pero que tiene mucho valor, porque es la que mejor se adapta al clima, como los muros gruesos, o las galerías que atrapan el calor. Durante este último siglo la arquitectura ha atravesado un estilo homogéneo, que da igual que estés en Galicia o en Singapur, que todos los edificios parecen iguales. Ha sido un rechazo a esas tradiciones y esos valores. Entender que la arquitectura debe volver a adaptarse a ese clima y no traer materiales del otro lado del mundo implica revisar esa arquitectura tradicional. En el caso del proyecto de Valencia me fijo en un detalle típico de allí, las persianas alicantinas, que se han utilizado allí toda la vida, pero que en el resto de España no existen. Obedecen a un lugar y un clima muy concreto. Llego desde el Atlántico y me quedo fascinado con ellas. Están en peligro de extinción, porque en las viviendas nuevas ponen ventiladores o aire acondicionado y ya no necesitan regular el clima con mecanismos más sencillos, eficaces y baratos como la persiana.

"Mira que he estado en sitios del mundo, pero Pontevedra es el paraíso, es una rareza en el resto del planeta"

El jurado del festival lo tuvo claro, pero ¿cómo recibió este proyecto la ciudadanía de Valencia?
Hasta donde yo sé le ha gustado mucho. Hay mucha gente a la que le sorprenden las persianas. Hay muchos fabricantes que me han dado las gracias por ponerlo en valor y utilizarlo, porque llevaban muchos años dedicándose a esto. A la gente del barrio [Mediterráneo se sitúa en la plaza Músico López Chávarri] le ha gustado, me consta. De hecho, como es un pabellón temporal, están pidiendo que se quede más tiempo, porque es una plaza en la que nunca hubo nada y esto le da vidilla al barrio.

Precisamente explicaban desde el festival que ese espacio era resultado de una demolición y que a usted le había sorprendido que no hubiera nada allí.
Es una plaza fallida. Había un edificio de viviendas hasta los años setenta y ochenta, que demolieron, y se ha quedado como un cuadrado de arena, sin vegetación, sin mobiliario, sin nada. Y da mucha pena, porque es un lugar valioso en el centro de la ciudad. Ahora quieren hacer otro edificio de viviendas y todo el barrio se ha unido, con pancartas en las ventanas, para exigir otra cosa, un jardín, un espacio público. Mediterráneo lo es, al menos. Entiendo que lo prefieran.

Luis Díaz
El pabellón Mediterráneo, en la plaza valenciana Músico López Chávarri. LUIS DÍAZ DÍAZ

La respuesta es casi evidente, pero ¿esta nueva arquitectura, es para usted más una moda o una necesidad?
Moda era antes. Precisamente porque hablabámos de moda y de estilos, los arquitectos nos convertimos en irrelevantes. Es decir, cuando hablamos del estilo de las curvas, del minimalista... Por eso de la moda nos desligamos de las necesidades de la sociedad, de la gente, empezaron a creer que éramos innecesarios y personajes ególatras. Ahora volvemos a reconectarnos, porque hay una necesidad. Nosotros, con la construcción, somos los reponsables del 40% de emisiones a la atmósfera. No es una moda, es una necesidad que cambiemos eso. Creo que eso lleva a una mejor arquitectura, a contar con la tradición, el pasado, lo popular. Esto nos devuelve a una arquitectura del sentido común y muy lejos de esta arquitectura de firma, de ego o de estilo, de moda, a la que nos ha llevado la profesión en las últimas décadas.

"Galicia juega un papel fundamental en la sostenibilidad"

¿Siempre quiso ser arquitecto?
Hay fotos mías de pequeñito en Soutelo haciendo cabañitas con cajas de frutas de madera. Siempre hubo algo de construcción, de hacer espacios con lo que había a mano. Dice mi familia que ya se veía venir.

¿En sus planes está volver a España, a Galicia...?
Mi sueño es volver a Galicia. Soy un errante y estoy buscando el camino de vuelta. Y todo lo que hago aquí, en el fondo, es para encontrarle una cabida allí. No pretendo hacer las Américas para quedarme. Galicia juega un papel fundamental en esto de la sostenibilidad. Tenemos un grandísimo paisaje productivo, del que depende en gran medida la economía. Se está convirtiendo en una referencia en el mundo de la madera... Me gustaría encontrar un hueco ahí y servir a la comunidad gallega. Pero no es fácil. No sé cuando, pero mi futuro pasa por volver. Tendré que encontrar el sitio adecuado en el momento adecuado. Desde la Administración se pueden hacer muchas cosas. 

WhatsApp Image 2023-09-27 at 17.14.09
Manuel Bouzas en la Harvard University Graduate School of Design. CEDIDA

Toda esta filosofía encaja perfectamente con el espíritu del Concello de Pontevedra, de humanizar la ciudad, de apostar la sostenibilidad... ¿Ve posible una alianza en este sentido?
Me encantaría. Habrá quien no esté de acuerdo y lo entiendo, pero Pontevedra es un súper ejemplo de ciudad, no solo sostenible, sino humana. La paz, la no contaminación de coches, de ruidos... La ciudad de los 15 minutos, que la gente esté saludable, que camine, pasa tiempo en el espacio público, los niños están sueltos en la calle jugando... De verdad es que es una rareza en el resto del mundo. Pontevedra es pionera desde finales de los noventa, cuando tomó ese camino. Hay que reconocerlo. Estamos ante una oportunidad para que juegue un papel muy relevante en el reto de la transición ecológica y la sostenibilidad porque tiene todas las herramientas.

¿Cuáles cree que son los retos pendientes de la ciudad?
La verdad es que respecto a Pontevedra, tal vez la asignatura pendiente sea la recuperación del río Gafos y la desviación del tráfico en la rivera del Lérez. Ambos corredores verdes podrían unirse y fortalecer la infraestructura verde de la ciudad, fomentar la biodiversidad, proteger la crecida del nivel del mar, y reducir el efecto isla de calor del casco urbano. 

Comentarios