lunes. 06.07.2020 |
El tiempo
lunes. 06.07.2020
El tiempo

María ya tiene su nuevo DNI

María (derecha), junto a su madre, muestra su nuevo DNI. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
María (derecha), junto a su madre, muestra su nuevo DNI. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Tres años después de iniciar un proceso de transición, María recogió su nuevo DNI. Es la primera mujer trans con discapacidad intelectual de Galicia que consigue el cambio de nombre y de sexo en su documentación
 

Lo quiera o no, María es una pionera. La joven pontevedresa de 16 años recogió este jueves su DNI tras toda una vida esperando ese momento que la convierte en la primera chica trans con discapacidad de Galicia en conseguir el cambio de nombre y sexo. María y su madre, que sacó adelante toda la burocracia necesaria para que el cambio fuese realidad, abrieron este jueves el camino a otras chicas o chicos trans con discapacidad para ser tenidos en cuenta. "Eu pregúntome cantos nenos ou nenas con discapacidade poden ser trans sen ser tidos en conta, por que eles non poden ser felices?", explicaba Marisa, madre de María, mientras sacaba de su cartera y exhibía el nuevo DNI de su hija.

"A miña filla ten discapacidade, pero pode tomar decisións, sabe o que quere, o que sente e o que desexa", añade la madre de la joven. María supo que era una niña desde que tuvo uso de razón, aunque tuviese pene y por eso la tratasen como un niño. No explicó lo que le pasaba hasta hace tres años, cuando empezó el curso en un nuevo centro de Educación Especial y tras varias charlas con su tutora decidió hablar con su madre. "Llegué un día a casa y le dije a mi madre: tenemos que hablar, me siento chica por dentro, pero soy un chico por fuera", cuenta ahora María, recordando la escena en el mismo salón en el que ocurrió cuando tenía trece años.

Su madre lo reconoce, al principio le chocó, fue un "shock", tanto para ella como para el hermano de María, pero pronto empezó a asumirlo y a tomar las riendas de la situación. "Reuninme coa súa profesora e xa pedín cita na psiquiatra para comezar o papeleo e que no centro activasen o protocolo", explica Marisa. Ella se encargó de toda la burocracia necesaria para que el cambio de sexo y de nombre en el DNI fuese una realidad. Tres años después, María hace balance. Se siente más tranquila consigo misma, se ha sacado un peso de encima y se siente más feliz. "En el colegio me tratan muy bien, tanto los profesores como los compañeros entendieron muy bien todo el proceso", explica.

La joven comenzó su transición hace tres años, cuando su centro activó el protocolo correspondiente y pidió cita en el psiquiatra

Por otra parte, su madre, Marisa, se puso en contacto con la asociación Arelas. "Todos os trámites fíxenos antes de entrar na asociación, eu soa e sen axuda", subraya la madre, que explica que en este tiempo aprendió mucho sobre el colectivo LGTBI. "Eu xa apoiaba os dereitos das persoas LGTBI, pero non o vivía tan de cerca como agora, os xenitais dunha persoa non poden determinar o que esa persoa é", defiende Marisa.

Cuando por fin María tuvo todos los papeles y solo faltaba esperar a la expedición del DNI, la familia quiso celebrarlo. "Foi o 23 de decembro cando rematamos os trámites, fomos toda a familia a un fotógrafo e fixemos unha fotografía todos xuntos, foi o noso regalo de Nadal", señala Marisa mientras muestra la instantánea, colgada en el centro de una de las paredes del salón. Justo al lado, otra foto familiar en la que a María todavía la trataban como a un niño, el día de su primera comunión, junto a su familia. "Son dúas fotos de dous momentos diferentes, non temos por que sacar ningunha, nas dúas é a miña filla María", cuenta su madre.

María ya tiene su nuevo DNI
Comentarios