Las bacterias fecales de la ría de Pontevedra impiden la venta de mejillón fresco

Los mariscadores denuncian una situación que ya se ha producido en otras ocasiones 
Mariscadoras retoman su actividad. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Mariscadoras faenando. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Mariscadores de Pontevedra han vuelto a denunciar que la presencia de bacterias fecales en la Ría les impide vender mejillones frescos, por lo que solo se pueden recolectar para ser tratados de forma industrial. 

En concreto, el presidente de la Asociación polo Saneamento da Ría (compuesta por mejilloneros de la zona), Andrés Ruano, ha lamentado la detección desde comienzos de año de la bacteria 'E.coli' debido a vertidos fecales, lo que impide a los mariscadores la venda de mejillones frescos. 

Así, desde final de 2023, dos polígonos de Portonovo han pasado a estar clasificados como 'zona C', lo que no implica que estén cerrados, sino que los moluscos para que lleguen al consumidor final tienen que pasar por un tratamiento térmico (industria) o por una depuración natural en una zona de reinstalación, según explican fuentes de la Consellería do Mar consultadas por Europa Press. 

"Los polígonos sí que están abiertos y se puede trabajar para industria, pero nos está prohibido trabajar para frescos", ha lamentado Ruano en declaraciones a Europa Press. 

Él ha recordado que, desde 2015, muchos polígonos se han mantenido en 'zona C', aunque tras el arreglo de la depuradora hubo un año y medio donde se mejoró el estado del agua y se pasó a 'zona B', que sí permite trabajar para frescos. "Ahora volvemos a estar desde diciembre en 'zona C", ha lamentado, asegurando que a simple vista se puede observar la contaminación del agua. 

En otro orden de cosas, sí existe en la Ría de Pontevedra un polígono cerrado, es el caso de Bueu B, que está afectado por toxinas paralizantes.

Comentarios