martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

Marisqueo ilegal, incendios, medio ambiente y el covid

undefined
Una patrulla por el centro de Pontevedra, una gran incautación de almeja ilegal y el petroglifo sin catalogar que fue hallado en un monte de Mondariz.
La Policía Autonómica de Pontevedra sigue escasa de efectivos. Pese a ello, sus integrantes redoblaron esfuerzos para proteger la flora y la fauna, combatir la violencia de género y los incendios ► La pandemia también les restó recursos

La Policía Autonómica tiene como principales atribuciones la lucha contra el furtivismo y el marisqueo ilegal, los incendios y la protección de los menores, así como la prevención de la violencia machista.

2020, sin embargo, fue un año distinto. Los 44 funcionarios que integran la Unidad Adscrita a la Xunta de Galicia en Pontevedra se encontraron con sus labores del día a día, pero a ello tuvieron que sumar su participación en el gran despliegue con motivo del estado de alarma. Ello hizo que bajasen sus estadísticas desde el punto de vista cuantitativo, no así cualitativo.

La operación Tajo, con 23 personas investigadas, los distintos dispositivos contra el furtivismo, las 31 mujeres que fueron protegidas o el hallazgo de un nuevo petroglifo hasta entonces sin catalogar fueron algunas de las acciones destacadas por parte del equipo, más allá de las muy conocidas tareas encaminadas al cumplimiento de los distintos decretos restrictivos que propició la pandemia.

undefined

El primer inconveniente que debieron superar fue la escasez de personal. El catálogo de la Policía Autonómica se queda en la actualidad en 290 efectivos (44 de ellos en Pontevedra), cuando debería alcanzar los 500. Otro problema es la escasez de mujeres, apenas ocho de las 44 en las dependencias de la Boa Vila.

Pese a ello, los miembros de dichas dependencias completaron cerca de 4.000 identificaciones e interpusieron 1.607 denuncias, según los datos que refleja la última memoria publicada por la consellería de Presidencia de la Xunta de Galicia.

Sobre las actuaciones más destacadas, destaca por encima de todas la operación Tajo, desarrollada en coordinación con otros cuerpos de seguridad y que se saldó con 23 personas investigadas por una trama de falsedad documental.

Los sospechosos conformaban una red criminal que se dedicaba a la extracción de almeja en el estuario del río Tajo, en las inmediaciones de Lisboa, sin control sanitario alguno y con una elevada presencia de toxina, no apta para el consumo humano. A continuación, transportaban el bibalvo por vía terrestre hasta depuradoras de las Rías Baixas, donde se introducían, falsificando su procedencia, en los canales lícitos.

Otra intervención similar tuvo lugar en Carril y corrió a cargo del Erpol (equipo afincado en Santiago). Dos personas están siendo investigadas por recoger almeja en Cabo da Cruz y llevarla a Vilagarcía para venderla como si fuese originaria de allí.

La detención de percebeiros furtivos (uno de ellos muy sonado tuvo lugar cerca de la isla de Toralla) y la incautación de otras especies, como erizos, fueron otras de las intervenciones en relación con la pesca ilícita.

undefined

Otra actuación de gran interés llevada a cabo por la Policía Autonómica pontevedresa tuvo lugar en Monte Cabaleiro, en Mondariz, donde fue hallado un petroglifo sin catalogar que, al parecer, quedó al descubierto tras los voraces incendios de 2017.

La UPA de Pontevedra siguió realizando inspecciones para prevenir el consumo de alcohol y tabaco entre menores de edad. Aunque fueron menos por la pandemia, se realizaron 50 solo en el término municipal de la ciudad del Lérez.

De cara a los próximos meses, la Policía Autonómica intentará reforzar todos estos servicios, a la espera de un incremento de personal. Además, pretende insistir en su adaptación digital (ya tiene página en Facebook), y mejorar en la medida de sus posibilidades la protección a las víctimas de violencia machista.

La búsqueda de personas y protección de peregrinos, las tareas de la Caballería 

La unidad montada de la Comisaría General se repliega esta semana tras operar durante todo el verano a lo largo de todo el Camiño Portugués 

Llegaron a principios del mes de julio desde el Complejo Policial de Canillas, en Madrid. Dependientes de la Comisaría General, los miembros de la unidad de Caballería de la Policía Nacional recorrieron los diferentes tramos del Camiño Portugués a lo largo de las últimas semanas, ofreciendo seguridad a los peregrinos y participando en cada uno de los operativos de búsqueda y rescate de personas que se desarrollaron durante el verano.

Los agentes añadieron estas atribuciones a las que ya tienen asignadas (la vigilancia de los montes para prevenir incendios), en un año de mayor actividad en la ruta al coincidir con el Xacobeo, algo que, de forma excepcional, se extenderá a 2022.

Presentacion das patrullas a cabalo da policia Nacional_ O Burgo

Los agentes que patrullaron el Camiño se encontraron este año con un perfil de peregrinos un tanto diferente al habitual. Así, y aunque personas de muy variados países apostaron por la ruta portuguesa para alcanzar la ciudad del Apóstol, lo cierto es que en 2021 aumentó en gran medida la presencia de españoles, siguiendo la misma dinámica que se registró en el resto de viajes estivales: los ciudadanos de distintas provincias buscaron planes dentro del territorio nacional.

Familias o grupos de amigos se animaron, según pudieron constatar los equipos de Caballería. La búsqueda de personas desaparecidas fue otro de los cometidos de esta unidad, aprovechando la agilidad de los caballos para acceder a puntos complicados, saltar ríos o subir por sendas forestales. Participaron en varios operativos exitosos, aunque tienen una espina clavada: una mujer de Ponte Sampaio sigue desaparecida. Continuarán buscándola hasta el día 1.
 

Marisqueo ilegal, incendios, medio ambiente y el covid
Comentarios
ç