Más de 50.000 residentes en la comarca viven en riesgo de pobreza

El Observatorio de la Exclusión Social ha detectado que cerca de 21.000 hogares del área pontevedresa obtienen al menos el 50% de sus ingresos totales a través de ayudas sociales
Las colas en el comedor de San  Francisco crecieron desde la pandemia. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Las colas en el comedor de San Francisco crecieron desde la pandemia. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Cerca de 53.000 personas de la comarca de Pontevedra viven en un riesgo real de pobreza o de exclusión social, lo que equivale casi un 25% de la población total. El último informe del Observatorio de la Pobreza y la Exclusión Social señala, además, que cerca de 21.000 hogares dependen directamente de prestaciones sociales para alcanzar al menos el 50% de sus ingresos totales.

En el caso de los hogares con hijos, la situación se agrava. Casi un 33% de estos núcleos familiares reconocen tener dificultades para llegar a fin de mes y se sitúan también al borde de la pobreza.

El encadenamiento de sucesivas crisis desde el año 2008 y, más recientemente, el enfriamiento económico derivado de la pandemia, o el todavía más cercano azote de la inflación, han provocado una pérdida de poder adquisitivo en las familias con muy pocos precedentes en los últimos 40 años.

De acuerdo con los datos del Instituto Galego de Estadística, el 54,79% de los 370.200 hogares de la provincia de Pontevedra llega a final de mes con dificultad o con mucha dificultad. En todos ellos se ha contraído el consumo habitual de alimentos básicos para poder pagar las facturas energéticas, el agua o los impuestos.

La evolución de la tasa de riesgo de pobreza se ha acentuado en los últimos años. En 2016, apenas un 16,5% de la población de la provincia de Pontevedra sufría estas dificultades económicas. El último ejercicio antes de la pandemia, 2019, la misma tasa alcanzaba a un 18,9% de la población. El año de los confinamientos, 2020, la estadística se disparó hasta el 22,75%. Y los expertos estiman que hoy una de cada cuatro personas en la provincia tiene un riesgo real de vivir en un estado de pobreza.

Testigos activos de este aplastamiento de las clases medias son algunas de las principales organizaciones sociales que operan en la comarca de Pontevedra.

Las familias atendidas en Cruz Roja aumentaron un 20% y los beneficiarios del Banco de Alimentos crecieron un 50% desde la llegada de la pandemia

La Fundación Provincial Banco de Alimentos atiende ahora mismo a más de 22.000 personas con dificultades (6.000 de ellas en la comarca de Pontevedra). Antes de que el covid cambiar la manera de vivir, había 7.000 beneficiarios menos. Solo en este último año ha subido un 12% el número de beneficiarios, atendidos mediante la red de ONG que colaboran con el Banco.

Tanto los responsables de Cruz Roja como de Cáritas en sus oficinas pontevedresas, admiten un crecimiento de la demanda de ayudas próximo al 20% a lo largo del 2021 y durante este año.

Y en el caso de los voluntarios del comedor social de San Francisco, diariamente están repartiendo cerca de 160 raciones de comida entre las personas más vulnerables. El pasado mes de septiembre, el párroco Gonzalo Diéguez reconocía que la situación se ha endurecido en este año: "Notamos que viene gente nueva, no es que con ello haya aumentado tanto la cifra, sino que aparecen personas que no venían antes", explicaba a Diario de Pontevedra hace solo tres meses.

El Ayuntamiento de Pontevedra ha puesto en marcha diversas medidas para paliar la situación de la población más vulnerable. Entre ellas, se encuentran la creación de una Red de Solidaridad y Emergencia Social, que ofrece ayuda alimentaria, atención psicológica y apoyo jurídico a las personas en situación de vulnerabilidad; el aumento de las prestaciones económicas para familias con hijos y mayores de 65 años; y la creación de un programa de fomento del empleo que ofrece formación y asesoramiento laboral a las personas desempleadas.

Comentarios