sábado. 08.05.2021 |
El tiempo
sábado. 08.05.2021
El tiempo

Más de 5.500 personas ya recibieron la pauta completa de vacunación en el área

Una vacuna de AstraZeneca. EFE
Una vacuna de AstraZeneca. EFE
Se han aplicado ya 23.000 dosis en el área: 17.500 de Pfizer y otras 5.500 de AstraZeneca

Más de 5.500 personas del área sanitaria Pontevedra-O Salnés ya han recibido la pauta completa tras haber recibido las dos dosis de inmunización, según explicó el Servizo Galego de Saúde. De hecho, el coordinador de vacunación del área sanitaria, Juan Alberto Vázquez Vilar, cifra en 23.000 el total de dosis administradas desde que se inició el e proceso de vacunación con las personas usuarias y trabajadoras de las residencias de mayores.

En concreto, de estas 23.000 dosis, 17.500 son de la vacuna Pfizer y las otras 5.500 de AstraZeneca, que se comenzó a utilizar con el personal docente y con menores de 55 años de otros grupos profesionales. Durante la pasada semana, Sanidade completó la vacunación con la primera dosis de los profesores de los centros educativos públicos, de los trabajadores del Servizo de Axuda no Fogar (SAF) y de los agentes de la Policía Nacional y Autonómica.

Asimismo, añade Vázquez Vilar, estaba previsto que a lo largo de este pasado fin de semana se inmunizase en el área a grandes dependientes. También es ya el turno de los docentes de colegios concertados y privados, cuya vacunación continuará a lo largo de esta semana, así como con otras personas de la comunidad educativa, de clínicas privadas y de centros de menores. Paralelamente continúa el proceso de vacunación de los mayores de 80 años en los centros de Atención Primaria.

Una de las personas que ya tiene la primera dosis de la AstraZeneca es Lía Rodríguez Barros, vecina de Barro y auxiliar técnico educativo del CPI Plurilingüe SLía Rodríguez Barros, auxiliar en el CPI Santa Lucíaanta Lucía (Moraña). Reconoce que se siente afortunada, por un lado, por haber recibido ya la dosis y, por otro, "porque no me causara reacción: ni fiebre, ni dolor, ni nada de nada". Según calcula, el 50% de sus compañeros sufrieron los efectos secundarios del pinchazo. "En nuestro centro hicimos un poco de campaña, pero al final ganó la solidaridad colectiva y nos vacunamos el 100% del personal". 

La AstraZeneca es la que nos toca y debemos ponerla, no solo por nosotros, sino por las personas de riesgo

Con la primera dosis aplicada el pasado viernes, tendrán que esperar unas diez semanas para recibir la segunda. "Hasta entonces no creo que se pueda decir que siento alivio de ningún tipo. Nosotros trabajamos con escolares que no están vacunados y sus familias tampoco y nos debemos a ellos, de modo que para nada creo que el tener ya una dosis sea causa de relajación. Yo soy de las que tengo miedo al virus y lo seguiré teniendo". En su caso, como responsable de Igualdade de UGT Galicia, "pude ver los efectos del virus ya en marzo cuando nuestro secretario de organización tuvo que ser ingresado". Alude al ourensano Felipe Balboa, que se contagió en un viaje a Madrid y necesitó más de 60 días de ingreso hospitalario para superar la enfermedad. "Ver así a un compañero joven es un aviso que no se olvida fácilmente".

Con respecto al rechazo que hay alrededor de AstraZeneca, afirma que "en algunos casos sí lo he visto en primera línea, pero es algo propio de estos tiempos en los que todos somos virólogos y epidemiólogos. Esta -defiende- es la vacuna que hay y la que nos toca y, sobre todo, debemos ponérnosla ya no solo por nosotros, sino también por las personas de riesgo que nos rodean". Su insistencia llegó al punto de que "algún compañero me llegó a decir: me la pongo por ti y por mi padre", confiesa, aunque da por "muy buena" la actitud demostrada por los 70 miembros de su comunidad educativa.

"Nadie quiere morirse de esto"
Gloria Maquieira (87 años, Cerdedo-Cotobade) cuenta las horas para recibir la segunda dosis de la vacuna. Aunque reconoce que a la primera llegó "con un poco de nervios", enseguida se le pasaron "porque el chico que estaba allí era muy agradable, empezamos a charlar un poco y ni me enteré".
Así, confía en que a partir del día 17 llegue la tranquilidad a su vida, "porque morirse, nadie quiere, y menos de esta enfermedad tan terrible", aunque subraya que "el cuidado no lo podemos perder del todo, no solo por nosotros, sino por los que nos rodean", en su caso, un familiar trasplantado que aún no ha sido vacunado. Reconoce que está un poco harta del aislamiento "y de tener que retirarnos y separarnos para hacer todo". 

Más de 5.500 personas ya recibieron la pauta completa de vacunación...
Comentarios
ç