Más picadura de pipa y marcas baratas: la escalada de precios cambia el mercado de tabaco

La venta de cajetillas descendió un 3%, en favor de los pitillos de liar. Los vapeadores eclosionan: "Ahora hasta los hay de leche con plátano"
Una trabajadora del estanco de Juan Bautista Andrade.
photo_camera Una trabajadora del estanco de Juan Bautista Andrade. DAVID FREIRE

La subida de precios del tabaco y la contención del gasto que ha desatado la espiral inflacionista está pasando factura al mercado tabacalero, donde se percibe un importante cambio de hábitos entre los fumadores.

Los estancos de Pontevedra son unos de los mejores termómetros y quienes trabajan en ellos aseguran que la flaqueza de algunas economías domésticas han derivado en un aumento en el consumo de las picaduras y las marcas más económicas. Algo que, dicho sea de paso, sorprende a muy pocos, porque si a principios de los 2.000 la cajetilla se cotizaba a unos 2,50 euros, ahora mismo se cotiza por encima de los cinco.

Se venden menos cigarrillos hechos y más baratos

La cajetilla convencional de 20 cigarros sigue reinando en el tablero con más de 180 millones facturados el año pasado en la provincia pontevedresa. Sin embargo, los datos del Ministerio de Hacienda y Función Pública revelan que, aunque la facturación subió un 1,9%, en realidad se vendieron un 3% menos de cajetillas. Exactamente, 37.181.106 unidades, 1,1 millones menos que el ejercicio anterior.

Además, los estanqueros advierten de que muchos consumidores "están yendo a marcas más baratas" de las que solían consumir. Y, a pesar de que carecen de pruebas fehacientes, más de uno asegura que el contrabando de tabaco ilegal podría haber experimentado un repunte, "tanto de marcas reales como de imitación", señala una estanquera que prefiere mantener su nombre en el anonimato.

El gasto en tabaco de liar sube un 8% y en el de pipa un 18%

La caída en las ventas de cajetillas choca con la subida que registran tanto el tabaco de liar como el tabaco de pipa, dos opciones más asequibles para los bolsillos.

Según Hacienda, los estancos de la provincia despacharon el año pasado algo más de 126.000 kilos de picadura de liar, lo que generó una facturación de 24,2 millones, un 8% más que en 2022. Los profesionales del sector vinculan el incremento con "el poder adquisitivo, que ha ido a menos", pero también con la rentabilidad que ofrece un sobre de liar frente a otras presentaciones: "Por muy bien que líes un cigarrillo, nunca vas a meter la misma cantidad de tabaco que lleva un cigarro normal. Aparte, requiere más tiempo, por lo que al final fumas y gastas menos", señala un estanquero del centro (que también prefiere no revelar su nombre).

La picadura de pipa pesa mucho menos en la balanza del mercado, pero en términos porcentuales es el que más ha crecido en la provincia. Concretamente, un 18% más en facturación y un 16,4% más en unidades, llegando a los 17.988 kilogramos y una recaudación de 3,4 millones de euros. ¿El motivo? El mismo que ha disparado otras presentaciones: la economía, "porque está gravado con menos impuestos que el tabaco de liar y porque, además, se permite la venta en bolsas de menos de 30 gramos, por lo que, por un euro y pico, se puede comprar tabaco y utilizarlo también para liar. No es que se consuma más en pipa", apunta el último estanquero.

Los puros suben en facturación, pero se venden menos

La misma base estadística recoge que en Pontevedra se comercializaron el año pasado 40,1 millones de cigarros (puros). El volumen implica un descenso del 6,2% respecto a 2022, solo que en términos de facturación el total supone un aumento del 0,76% debido al encarecimiento de esta modalidad de tabaco.

La venta de vapeadores se dispara, sobre todo en jóvenes

Otro cambio que perciben los estanqueros de la ciudad es la eclosión de los vapeadores, sobre todo en la población joven, de entre 20 y 30 años, "aunque entre la gente mayor también se venden", apunta una trabajadora de una expendeduría de la zona monumental.

En la opinión de esta dependienta, "es posible" que el aumento sea efecto de la percepción social "de que es un producto menos dañino" para la salud, pero también cree que ha influido el incremento que ha experimentado el propio catálogo de vapeadores, donde no falta la imaginación. "Ahora mismo hasta hay modelos de Coca Cola o de leche con plátano y, además, los venden en todas partes", concluye.

"El precio es lo que nos mata"

A pesar de que la valoración del último ejercicio es dispar, hay estancos que confirman una bajada de ventas de tabaco de cerca del 5% en el último año. Es el caso, por ejemplo, de Cristina, trabajadora en un estanco de Juan Bautista Andrade, donde asegura que el ascenso de tarifas está reduciendo el consumo y, por extensión, asfixiando al sector. "El precio es lo que nos mata, porque tenemos menos clientela y vendemos menos. El Estado dice que quiere preservar la salud con el aumento de los precios, pero en cambio se queda con el 90% de los ingresos. Si es dañino, que no permitan la venta, pero ellos fueron los que nos dieron licencia para vender, así que, si quieren cerrar los negocios, deberían darnos una alternativa. O es blanco o es negro, pero no nos valen las medidas a medias, porque eso es engañar", reivindica la trabajadora.

217 millones es la facturación que realizaron el año pasado los estancos de la provincia pontevedresa, un 2,75% más que el ejercicio anterior. En Galicia, solo A Coruña supera estas cifras con 274 millones, mientras que en Lugo la recaudación se quedó en los 80 millones y en Ourense en los 77.

Comentarios