miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

La matrícula estival en las autoescuelas se mantiene al alza

Un vehículo de autoescuela realizando una clase práctica. RAFA FARIÑA
Un vehículo de autoescuela realizando unha clase práctica. RAFA FARIÑA
El final del curso provoca que las solicitudes de la comunidad estudiantil para sacarse el carné de conducir se disparen

Con la llegada del verano y las ansiadas vacaciones para los jóvenes, una de las opciones más habituales entre este sector de la población es aprovechar para matricularse en la autoescuela y sacarse el permiso de conducción, ya sea de motocicleta o de automóvil. Esta es una tendencia que impera desde hace muchos años y que ni la crisis sanitaria ha podido mermar.

El pasado año, el fin del confinamiento produjo un "boom" en las matriculaciones veraniegas que este año parece mantenerse aunque de una forma "un poco más parada", según señala la Autoescuela Ecovial de Pontevedra. No consideran que este año la pandemia sea un factor determinante a la hora de explicar el incremento en las matriculaciones.

El perfil general de alumnado en las autoescuelas en esta época del año es muy claro. Desde la Autoescuela Pontevedra lo definen como "chicos y chicas que acaban de finalizar el Bachillerato, se presentaron a la EBAU y entonces aprovechan para intentar sacarse el permiso antes de irse a la universidad. Algunos, señalan, son incluso menores, de 1º de Bachillerato, y aprovechan también para sacarse alguna de las partes del permiso de conducción.

La afluencia de alumnos en la temporada estival obliga a distribuir las clases y turnos de prácticas de una forma diferente

En centros como la Autoescuela Arcade, más alejadas del núcleo urbano, comentan que la franja de edad se concentra en torno a los 17-18 años. "Muchos de los alumnos vienen con sus padres, que al final quieren dejar de ser, por así decirlo, taxistas", apuntan. En la Autoescuela Ecovial ven claras diferencias entre el alumnado de verano y el del resto del año. En invierno suelen matricularse personas que, o bien no están estudiando o bien están trabajando, por lo que, en general, "les cuesta un poco más" al no tener el hábito del estudio; en verano, en cambio, el perfil del alumno es de alguien que precisa de mayor rapidez y por eso la parte teórica sobre todo se consigue con mayor celeridad.

Frente a las cifras del pasado año, que acreditaban un fuerte incremento en la matrícula para la obtención del permiso de moto (A, A1, A2) este año el crecimiento es más sostenido. "En este tipo de permiso se mantienen más o menos las cifras del año anterior, pero no solo en jóvenes de 18 años, sino en franjas superiores a los 40", señala la Autoescuela Teucro. El motivo por el que fluctúan tanto las cifras de una temporada a otra no se conoce con precisión. Para la Autoescuela Pontevedra puede estar detrás el factor pandemia: "Quizá el año pasado por parte de los padres había cierto miedo a que los hijos tuvieran que coger el autobús u otro tipo de transporte público. Este año lo solicitan más bien por tema de no liarse con la selectividad y dejar la teórica aprobada", apuntan.

La diferencia de matrículas que hay en verano con respecto al resto del año hace que las autoescuelas tengan que reformular o distribuir las clases y turnos de prácticas de una forma diferente. Tal y como explica la Autoescuela Pontevedra, a pesar de que intentan que la organización siga más o menos igual, algo sí que cambia. "La mayoría de la gente quiere hacer prácticas por la mañana, así que lo que hacemos es ampliar un poquito el horario y en vez de pararse a las 12.45-13.30 horas, en esta época estamos hasta las 14.15 horas, aproximadamente, y así dejamos la tarde libre para los que quieran ir a la playa y aprovechar el verano", explican.

En lo que respecta a las teóricas, se ofrecen más turnos de clase. En Ecovial, por ejemplo, cuentan con dos turnos de mañana y uno de tarde. Según explican, el motivo ya no es tanto o exclusivamente la afluencia masiva, sino el aforo limitado que el protocolo covid impone. Coinciden en que la reducción de la asistencia potencial al 50% fue una de las medidas que más les afectó.

Lo que está claro es que hay aspectos que no varían, como son el hincapié que hacen todas las autoescuelas en la necesidad de ahondar en la prevención de los riesgos en la carretera. "El otro día en una práctica - cuenta la Autoescuela Teucro- pudimos observar desde el coche como un conductor utilizaba el teléfono mientras manejaba su moto". Estos factores de distracción se priorizan desde siempre en estos centros, pero cada año más si cabe, ya sea mediante la enseñanza en las clases teóricas o por medio de jornadas específicas organizadas por las autoescuelas o el Concello.

Protocolo covid Más medidas de seguridad de la reapertura
En las clases teóricas
Es obligatorio el uso de mascarilla tanto por parte del alumnado como del profesorado, con una separación de metro y medio entre ellos. Deben disponer de gel hidroalcohólico para usar en cualquier momento y el aula es desinfectada tanto a la entrada como a la salida de los alumnos, con una ventilación constante, a través de la apertura de ventanas y puertas y/o la utilización de filtros de aire para la retención de partículas. Todo ello con un aforo en torno al 50%.
En las clases prácticas
En el coche es obligatoria también la mascarilla tanto en alumnado como por parte del profesorado. De nuevo se exige el uso de gel hidroalcohólico y desinfección del vehículo tras la práctica realizada por cada alumno.

El sistema CAPA rige ya en Pontevedra el envío de alumnos a examen

Uno de los aspectos claves que está marcando la temporada de verano en las autoescuelas pontevedresas es el recién estrenado sistema CAPA (Capacidad de las Pruebas de Aptitud). Según explica la Dirección General de Tráfico (DGT), consiste en un algoritmo que permite ajustar y repartir la capacidad de examen de cada jefatura provincial entre la demanda de las autoescuelas de la zona, asignando a cada autoescuela un número de minutos en función del número de aptos con el que cuentan. Las autoescuelas se mantienen expectantes, a la espera de conocer cómo se va desenvolviendo el verano bajo este sistema. 

El pasado año, la gran mayoría de centros manifestaban que la Jefatura Provincial de Tráfico acusaba cierto desbordamiento en términos de tramitación. "Imagino que pensaban que iba a ser como en otros años, como hubo todo ese tiempo que estuvimos cerrados quizá el apremio en los exámenes fue ya en septiembre y no creyeron que fuera a haber tanta demanda en estas fechas", señalan desde la Autoescuela Teucro como posible motivo de ese desbordamiento.

Precisamente este nuevo sistema, que ya se ha venido aplicando en el resto del país, serviría también para reducir estos momentos puntuales de casi colapso administrativo. Desde Ecovial, sin embargo, explican que con CAPA les resulta algo más "farragoso" el tema de presentar a los alumnos a examen, ya que entre convocatorias casi tienen que esperar dos semanas. "El año pasado mandábamos a todos los que queríamos, entonces ellos no tenían capacidad ", señalan en la Autoescuela Pontevedra. "Ahora ellos ya nos ponen límite en alumnos que podemos examinar, nos dan un número concreto de alumnos que van a examen y no te puedes ir a 12 o a 14", indican.
 

La matrícula estival en las autoescuelas se mantiene al alza
Comentarios