jueves. 22.10.2020 |
El tiempo
jueves. 22.10.2020
El tiempo

Máxima tensión y pocas incidencias en la primera selectividad post-covid

Estudiantes realizando los exámenes en el pabellón universitario de Pontevedra, con todas las medidas de seguridad. DAVID FREIRE
Estudiantes realizando los exámenes en el pabellón universitario de Pontevedra, con todas las medidas de seguridad. DAVID FREIRE
Los alumnos evitaron las aglomeraciones y cumplieron "a rajatabla" las normas de seguridad ► La medidas anti-covid y el calor protagonizaron la edición de mayor despliegue de recursos

La normalidad o, mejor dicho, la "nueva normalidad" reinó este martes en la primera de las jornadas de las pruebas de Avaliación de Bacherelato para o Acceso á Universidade (Abau), que se celebran en Pontevedra del 7 al 9 de julio. A pesar de los nervios y la tensión acumulada en los últimos meses,todo se desarrolló como estaba previsto: sin aglomeraciones, ni riesgos, para la salud de los alumnos y profesores.

A las ocho y media de la mañana, un poco más temprano que en otras ediciones, fueron citados un total de 1.651 alumnos en los accesos a las tres facultades del campus universitario de Pontevedra, el Colegio Santiago Apóstol de la ONCE, el pabellón de A Raña en Marín y el Fexdega en Vilagarcía. El motivo: cumplir con el horario establecido para la realización de los exámenes, priorizando el cumplimiento de las medidas de seguridad adoptadas para la prevención de los contagios por la Covid-19.

La Comisión Interuniversitaria de Galicia (Ciug) desplegó, en esta singular edición de la selectividad, un amplio protocolo sanitario con el objetivo de preservar la salud y seguridad de todos sus asistentes. De esta manera, fueron los docentes representantes de los distintos centros de Educación Secundaria de la ciudad los que, a primera hora de la mañana, acapararon un total protagonismo.

Mientras que en el interior de los edificios se dispusieron y desinfectaron adecuadamente todos los materiales que iban a ser utilizados, en el exterior los profesores tuvieron la labor de organizar a sus alumnos por filas, en orden alfabético, a 1,5 metros de distancia y provistos de una mascarilla. A cada instituto le correspondió, además, una puerta de entrada diferente, con la finalidad de evitar aglomeraciones y garantizar agilidad en los movimientos.

Para el control del tiempo se colocaron y proyectaron relojes bien visibles en todas las aulas

Una vez en el interior de los edificios, los estudiantes debieron seguir los circuitos de acceso señalizados en las paredes. Se priorizó el uso de las escaleras y se dispusieron, por los pasillos y aulas, diferentes dispensadores de gel hidroalcohólico. Los jóvenes, que fueron entrando secuencialmente en las clases, tuvieron que desinfectarse las manos obligatoriamente cada vez que accedieron o abandonaron el espacio de exámenes. Ya en el aula, pudieron desprenderse de las mascarillas, no sin antes sentarse, de modo escalonado, dejando tres pupitres de separación entre ellos.

El calor, que apretó con fuerza durante todo el día. pudo disiparse gracias a la continua ventilación y renovación del aire que se fue realizando en todos los espacios. Por otro lado, los alumnos llevaron sus objetos personales, como las mochilas, siempre consigo. Al comienzo de cada prueba, estos quedaron a la vista de los docentes y todos los dispositivos electrónicos fueron apagados. Además, al no haberse habilitado el servicio de cafetería se permitió la entrada con comida y bebida a los edificios.

Para el control del tiempo se colocaron y proyectaron relojes bien visibles en todas las aulas y se entregaron, a aquellos que lo necesitaran, bolígrafos desinfectados y mascarillas de repuesto.
 

¿Respetaron los estudiantes los protocolos de protección sanitaria frente a la Covid-19?
Iván García | Alumno IES Luis Seoane: "Soy asmático pero me sentí seguro"

Iván forma parte del grupo de personas con una mayor exposición a desarrollar enfermedades graves por la infección de la Covid-19. "Padezco asma, una insuficiencia respiratoria de riesgo en caso de contraer el coronavirus". Su afección le permitió "concienciarse" sobre la importancia de protegerse y consideró que "el respeto entre compañeros" fue una constante en esta edición de la Abau. "La verdad es que se han cumplido, en todo momento, las medidas sanitarias y todo el mundo vino con su mascarilla y gel hidroalcohólico", expuso.
Sabela Alonso | IES Torrente Ballester: "La mascarilla agobia, pero no molesta"

Sabela reconoció "la vital importancia" que tiene para la salud de los más de 1.000 estudiantes, que se concentraron en el campus de pontevedra, "seguir estrictamente" las medidas anti-covid. La joven admitió, "a pesar del agobio que pueda dar", no sentir molestias por la mascarilla, pues prefiere "seguridad y protección", antes que la exposición directa al virus". A su vez, confesó haber estado "muy cómoda" durante el transcurso de la prueba, además de indicar que "se han seguido adecuadamente todos los protocolos higiénicos y sanitarios".
Sabela Tubía | IES Miguel Ángel González Estévez: "Estuvimos separados a dos metros"

"Estuvimos separados a dos metros de distancia durante los exámenes", indicó Sabela. La estudiante apuntó que "todos los alumnos venían bien informados y concienciados con respecto a las normas", y destacó que "los espacios amplios, la ventilación, las mascarillas y los geles hidroalcohólicos sirvieron para garantizar la protección de todos los asistentes". "Generalmente, y a pesar de los nervios de primera hora, todo transcurrió organizadamente y sin percances. En mi aula todo el mundo tuvo un buen comportamiento", señaló.
Pablo Abelleira | IES Luis Seoane: "Agobio sí, pero respeto también"

"La mascarilla, sumada al calor, puede llegar a ser agobiante en un momento de bastantes nervios , como es el primer día de selectividad", detalló Pablo. Sin embargo, confesó que "las dos semanas de clases presenciales antes de la Abau" sirvieron de "entrenamiento" para acostumbrarse a su uso. "Creo que hubo algo de ansiedad por tener que estar pendientes, además de los exámenes, de mantener las medidas de seguridad, pero siempre primó el respeto", relató.

Máxima tensión y pocas incidencias en la primera selectividad...
Comentarios