Los mayores de Campolongo, "alucinados" con la ola de solidaridad

El centro recibe una avalancha de cartas y muestras de cariño desde lugares tan dispares como Finlandia o dos cárceles del país ▶ Voluntarios se ofrecen a acompañar a los mayores y amenizar la Nochebuena
RESIDENCIA CAMPOLONGO
photo_camera Juan José López con algunas de las cartas que han llegado al centro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Una ola de solidaridad que ha desbordado los pronósticos más optimistas. Eso lo que ha desatado la petición que trasladó hace tan solo cinco días el director de la residencia de Campolongo, Juan José López Peña, quien a golpe de misiva pidió que se enviaran cartas a los mayores del centro para combatir la soledad que sienten muchos cuando las visitas escasean o cuando directamente no existen.

El grito de auxilio corrió como la pólvora y vaya si surtió efecto. A pesar de la interferencia de los festivos, la residencia ya ha recibido cerca de 200 cartas procedentes de "distintos puntos de la geografía española" y de varios lugares del extranjero, como Polonia y Finlandia. Y viendo cómo se suceden los hechos es más que probable que el director vea cumplido el reto de llegar a las mil cartas, porque desde que se conoció la historia el teléfono no ha parado de sonar y una infinidad de gente se ha comprometido a enviar un texto de su puño y letra. Entre ellos, los reos de dos centros penitenciarios "que nos han dicho que saben bien lo dura que es la soledad y que también enviarán sus cartas", señalaba este viernes López Peña, convencido de que si la tónica se mantiene "el año no nos va a dar para leerlas todas".

Voluntarios

En la pila de mensajes que han ido llegando a la residencia hay postales, dibujos y hasta un vídeo de un grupo de flamenco de Cádiz que le dedica un villancico a los usuarios del geriátrico. Pero tampoco se detiene ahí el tsunami solidario, sino que esa demanda de compañía a través de las letras se ha traducido también en una cascada de propuestas para entretener y acompañar a los residentes in situ.

De hecho, hasta el Día de Reyes la residencia tiene ya la agenda cargada de eventos con actuaciones y proposiciones de voluntarios "que se han ofrecido a venir a estar con ellos o dar un paseo". Muchos de ellos son adultos, como la de un músico que se ha ofrecido para amenizar la Nochebuena, pero los jóvenes a los que aludía en su carta el director del centro también están brindado su apoyo. Varios alumnos de distintos institutos de la ciudad «se han implicado» con la encomienda y han hecho de altavoz de la propuesta entre sus compañeros para que ninguno de los mayores se queden sin visita.

"¡La que has liado!"

La respuesta social ha cogido por sorpresa al director del centro, que en ningún momento se imaginaba la repercusión social y mediática que tendría la iniciativa. "Yo escribí una carta personal a mis contactos de WhatsApp y no sé si es porque me quieren mucho o poco pero esto se ha desbordado. Las muestras de cariño no cesan, cosa que agradecemos mucho. Ahora lo que queda es organizar, porque ni mucho menos teníamos esta intención". 

Según dice, "los mayores están igual de alucinados" y la frase que más le repiten por los pasillos es "¡la que has liado!".

La previsión que está ahora mismo sobre la mesa es la de crear paquetes con las cartas y entregarlos a partir del día de Nochebuena, "porque la idea es que se respondan todas y cada una". 

Entre ellas, estarán incluidas las misivas que prevén remitir los integrantes de la asociación de vecinos O Chedeiro de Cerponzóns, cuyos representantes entregaron este viernes al director varias unidades del libro Milenario da Parroquia, además de trasladar la disposición de su vecino Enrique Alvite de acudir a la residencia para "deleitar coa súa voz a toda esa gran familia". 

Comentarios