La media de los alquileres en Pontevedra en 2023: de 317 a 644 euros

El año pasado se firmaron 1.113 contratos de arrendamiento en la capital provincial. Más del 91% superan los 500 euros al mes ► El eje entre Raíña Vitoria y Benito Corbal, O Gorgullón y las parroquias de Mourente y Marcón, los contratos más caros

De azul más oscuro, las zonas con los alquileres más altos en Pontevedra. GRÁFICO XUNTA
photo_camera De azul más oscuro, las zonas con los alquileres más altos en Pontevedra. GRÁFICO XUNTA

De 317 a 644 euros al mes. Es el amplio rango en el que se mueven los alquileres en Pontevedra. En 2023, en la capital provincial se firmaron 1.113 contratos de arrendamiento de viviendas. Casi el 40% de ellos, 440 en total, superaron los 600 euros.

Según datos del Observatorio da Vivenda de Galicia, correspondientes al año pasado, el eje de Benito Corbal, Campolongo, Raíña Vitoria y la desembocadura del río Gafos tiene los alquileres más caros de la ciudad: una media de 644,40 euros al mes.

El segundo puesto del ranking lo ocuparon los seis contratos suscritos en Tomeza y Marcón (629,20 euros de media mensual). Le siguen los 211 acuerdos firmados en el ámbito de O Gorgullón y Mollavao (627,60 euros) y los nueve que se formalizaron en Mourente (606,30 euros). 

El casco histórico y Orillamar (entre el Paseo de Colón y Tafisa), el ámbito de Vialia y el barrio de O Burgo, los 573 alquileres formalizados en 2023 se situaron, de media, entre 521 y 583 euros mensuales.

En Lérez, Salcedo, Monte Porreiro y Os Praceres se suscribieron cien contratos, que oscilaron entre los 444 y los 492 euros al mes. Los arrendamientos más baratos firmados en Pontevedra en 2023 se corresponden con la parroquia de Lourizán. Allí se formalizaron nueve contratos. El coste medio fue de 317,70 euros.

El 91% supera los 500 euros

De los 1.113 contratos de alquiler firmados el año pasado en Pontevedra, 1.013 superan los 500 euros al mes. Es decir, el 91% del total.

Zona tensionada, a estudio

El Concello de Pontevedra estudia crear zonas tensionadas de alquiler, una declaración que tendría que aprobar la Xunta y que pondría límite al precio de los arrendamientos. Para ello se contratará un estudio que analice el precio de los arrendamientos y la renta per cápita de la población. El informe, que se anunció el pasado mes de noviembre, no se contratará hasta finales de este mes o principios del que viene. El concejal de Urbanismo, Alberto Oubiña, recordó ayer que la demora se debió al retraso en la aprobación de los Orzamentos de 2024, que la oposición rechazó y que obligó al alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, a presentar una moción de confianza y a abrir una vía inédita para sacar adelante su hoja de ruta económica para este año. "Temos que ver as zonas máis vulnerables", señaló Oubiña, que se mostró muy prudente a la hora de valorar qué zonas podrían ser de alquiler tensionado.

Apoyo a la moción del PSOE

El edil de Urbanismo también anunció el voto a favor del Gobierno local (BNG) a la moción del PSO E para que se impulsen iniciativas para regular el precio de los alquileres en la ciudad. Los socialistas advirtieron del retraso del estudio sobre zonas tensionadas en el pasado Pleno municipal, en el que señalaron el aumento de viviendas turísticas, al pasar de las 440 de noviembre a las 461 el pasado 1 de febrero.

Comentarios