Los médicos temen un nuevo colapso en Montecelo por el puente de San Bieito

Las Urxencias siguen "saturadas" con esperas de hasta 13 horas por una cama y de 12 por una ambulancia

 

Una ambulancia en el exterior de Urgencias de Montecelo. ANXO LORENZO
photo_camera Una ambulancia en el exterior de Urgencias de Montecelo. ANXO LORENZO

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha vuelto a poner el grito en el cielo por las jornadas de tensión por las que atraviesa la sanidad pública en Pontevedra. La central teme un nuevo colapso en las Urxencias del Hospital Montecelo por el puente de San Bieito. Se presume que al ser festivo este lunes, día 11, las altas hospitalarias se pospondrán y habrá más problemas para facilitar camas a los pacientes que entran con cuadros urgentes.

Las Urxencias siguen "saturadas", tal y como explican familiares de enfermos a este periódico. Según datos del CESM, a las 21.00 horas del pasado viernes quedaban 13 personas pendientes de ingreso hospitalario en Montecelo. Este sábado, a las 9.00 horas, la cifra era de seis. Uno de ellos llevaba desde las 20.00 horas del día anterior pendiente de ser trasladado a planta. Es decir, 13 horas de espera.

El Sergas sigue recurriendo al Hospital Provincial para aliviar la falta de espacio en Montecelo, en el que el servicio de ambulancias también se está resintiendo. La falta de transportes ha obligado a que al menos uno de los pacientes que el viernes entró por Urxencias compartiese vehículo con otra enferma para ser reubicados en camas del Provincial. Además, según el CESM, en 48 horas hubo al menos tres personas mayores de 78 años (dos de ellas positivo en covid) que "estuvieron esperando por una ambulancia para retornar a su domicilio más de doce horas". "Las incidencias en el retraso de ambulancias están siendo cada vez más importantes al haber una empresa con un contrato más barato y sin ninguna experiencia en el sector público, al menos en Galicia", señalan las mismas fuentes.

El sindicato que representa a los médicos acusó al gerente del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, José Ramón Gómez, de "mentir sistemáticamente a la población, a los profesionales y a los medios de comunicación" a la hora de valorar la actual situación sanitaria. Sobre todo en lo referido al cierre de camas estival, que el Sergas cifró en un 13% entre el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra y el Hospital do Salnés.

El CESM denunció, por otra parte, que sigue faltando personal en los Puntos de Atención Continuada (PAC) en distintas localidades, como Marín, Bueu, A Parda y O Grove. "Siguen sin cubrirse a los médicos de diversos PAC, dejando mermados los efectivos con un solo profesional de guardia y moviendo a otros desde donde hay dos a donde no hay ninguno", lamentan.

Las camas de los pacientes con covid "están repartidas por todas las plantas"

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) denunció este sábado que los hospitalizados que han dado positivo en coronavirus siguen en aumento en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra. "Las camas que ocupan los pacientes de covid están repartidas por todas las plantas del Hospital Montecelo y Provincial, no habiendo plantas de covid como pasó en olas previas. Esto dificulta el aislamiento necesario y facilita los contagios a otros pacientes ingresados y a los profesionales que están trabajando", añade el CESM, que insta a tomar medidas para evitar situaciones de riesgo.

Cerradas 14 camas en Cirurxía y Traumatoloxía

La denuncia por la falta de recursos en el complejo sanitario fue ampliada por el CESM. Según el sindicato, la Xerencia ha decidido cerrar este sábado por la mañana 14 camas: diez en Cirurxía y otras cuatro en Traumatoloxía.

"Al parecer alegan que no tienen personal de Enfermería para contratar al haber dado vacaciones previstas al personal fijo", explican. "Además hay al menos 10 camas bloqueadas hasta el martes para pacientes que van a ser operados de varices ese día y que estarán hospitalizados 24 horas. Todo un despropósito", añaden.

Responsabilizan de este problema a toda la dirección hospitalaria y al conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña.