El Mercantil aplaza el proceso de venta de su sede social de Curros Enríquez

La entidad recreativa que preside Ernesto Filgueira retomará el sondeo del mercado inmobiliario al finalizar la crisis del Covid-19
Edificio en el que el Mercantil tiene fijada su sede. RAFA FARIÑA
photo_camera Edificio en el que el Mercantil tiene fijada su sede. RAFA FARIÑA

Las ofertas por el edificio de Curros Enríquez que el Casino Mercantil ha puesto a la venta deberán esperar. El equipo directivo que preside Ernesto Filgueira decidió aparcar el proceso en tanto se mantenga la situación de estado de alerta decretado por el Gobierno central para frenar el avance del coronavirus.

Desde que los socios del Mercantil acordasen -en una asamblea que tuvo lugar el 14 de febrero- poner en el mercado la sede social de la entidad hasta que el Gobierno acordase el confinamiento como medida de prevención contra los contagios del Covid-19, no se registró ninguna propuesta de personas o entidades interesadas en adquirir el histórico 'edificio Varela', levantado en la zona monumental a partir de 1896 tras el derribo del antiguo Hospital do Corpo de Deus.

“Estamos pendientes de elaborar los documentos que teníamos previsto entregar a quienes estuvieran interesados en formular una oferta por el edificio, pero el proceso está parado porque hemos tenido que resolver con más urgencia otras cuestiones relativas a la gestión y funcionamiento de la entidad”, explica su presidente, Ernesto Filgueira.

Entre la documentación que el Casino Mercantil pretende facilitar a las personas que muestren interés en la compra del edificio se encuentran los planos del mismo .

El edificio cuenta con un bajo (alquilado a Burguer King hasta 2028) y dos plantas de 400 metros cuadrados, además de un ático

“Consideramos que esta cuestión no reviste tanta urgencia y que la presentación de ofertas puede esperar a que la vida vuelva la normalidad”, subraya Filgueira. “En todo caso -añade- en su día anunciaremos cuando se vuelve a abrir el plazo para la presentación de ofertas”.

El Mercantil decidió “sondear el mercado inmobiliario” y estudiar las posibles propuestas económicas para la venta del antiguo edificio Varela que la entidad recreativa había adquirido el 14 de abril de 1998 por 306 millones de pesetas (1,8 millones de euros). El inmueble había sido restaurado completamente por la Caja Posta, que posteriormente lo vendió al constructor Eugenio Sobral.

El edificio cuenta con un bajo (alquilado a Burguer King hasta 2028) y dos plantas de 400 metros cuadrados, además de un ático. El Mercantil continúa pagando la hipoteca de su edificio principal, un gravamen del que se liberó en parte con el aluiler del bajo a la citada franquicia de comida rápida.

Profesionales del sector inmobiliario coinciden en que el emblemático inmueble tiene un valor de más de un millón de euros. Cuenta con cafetería, comedor, salas de conferencias, zonas de descanso, gimnasio, oficinas y áreas multiusos en las que se desarrolla un amplio programa de actividades.

Ernesto Filgueira advierte de que solo se tendrán en cuenta las ofertas por escrito para evitar que cualquier persona o entidad vayan a curiosear sin tener intención de efectuar una propuesta económica formal.

Comentarios