martes. 27.07.2021 |
El tiempo
martes. 27.07.2021
El tiempo

Miedo, responsabilidad... y fiesta final

Regalos y emocionados aplausos a una profesora en el CEIP de Barcelos, este martes, a la salida del último día lectivo del curso escolar. GONZALO GARCÍA
Regalos y emocionados aplausos a una profesora en el CEIP de Barcelos, este martes, a la salida del último día lectivo del curso escolar. GONZALO GARCÍA
La comunidad educativa finiquita un curso marcado por los estrictos protocolos frente al coronavirus
Miedo. Valentía. Responsabilidad. Todas estas palabras podrían definir un curso marcado por la pandemia del coronavirus y que logró salir adelante gracias al esfuerzo de docentes y del alumnado, que escamoteó múltiples experiencias para garantizar la salud. Por eso este martes, el último día para Infantil, Primaria, Secundaria y Educación Especial, las emociones fueron las protagonistas. Y la fiesta.

"Protocolos, distancias, cambios, frustracións... E había que dar clase tratando de salvagardar o sistema anterior, baseado no traballo cooperativo, nas emocións e na demostración dos afectos a través das apertas e dos bicos", recuerda Carmen Quinteiro, profesora de Primaria en el CEIP A Xunqueira I. "Cando cheguei o primeiro día e os vin a todos en filas, separados... Tiven que traballar moito con ese sentimento de frustración".

Los estrictos protocolos impidieron en muchos casos desde realizar salidas educativas a excursiones, prohibieron hábitos tan consolidados con compartir materiales o meriendas e incluso la pelota en los recreos. También enmascararon a grandes y pequeños, que se acostumbraron a lavarse las manos cinco veces en la mañana sin perder de vista el gel hidroalcohólico.

El DJ Álex Pita amenizó la fiesta organizada por la Anpa en el CEIP Manuel Vidal Portela, con dos turnos para evitar aglomeraciones. GONZALO GARCÍA
[El DJ Álex Pita amenizó la fiesta organizada por la Anpa en el CEIP Manuel Vidal Portela, con dos turnos para evitar aglomeraciones. GONZALO GARCÍA]

El cambio en Bachillerato y Secundaria fue más intenso si cabe, pues buena parte del estudiantado se vio obligado a trastocar sus costumbres pasando al horario de tarde, o a estar en el aula encajonado entre mamparas de metacrilato.

Pero no todo fue negativo. La cara más amable, y que agradecieron las familias, fue –en las etapas superiores– la reducción de la ratio y los desdobles, que permitieron aumentar el profesorado y una mejor atención al alumnado.

Aun así, el virus logró colarse en los centros, pero sin llegar a las dramáticas situaciones que preveían las voces más agoreras el pasado mes de septiembre. El área sanitaria Pontevedra-O Salnés, por ejemplo, cierra el curso con 20 casos de covid, una de las cifras más bajas del curso. Un único caso, eso sí, obliga a cerrar la escuela infantil de Moraña, donde las clases continúan.

En el CEIP Parada-Campañó celebraron una fiesta del agua. CEDIDA
[En el CEIP Parada-Campañó celebraron una fiesta del agua. CEDIDA]

"Foi un curso distinto, moi atípico, no que as relacións persoais estiveron moi controladas e as distancias nos impuxeron o ritmo de cada día", destaca Alicia Martínez, la directora del CEP Marcos da Portela, con 311 alumnos. Recuerda aquellos primeros días de curso "con moito medo, moita incertidume". "Non puidemos traballar de xeito más cercano, con proxectos... Pero mirando atrás, estabamos máis asustados do que realmente pasou, polo menos neste cole". "O alumnado –subraya– respondeu moi ben, o profesorado tamén. A resposta das familias foi fantástica... Grazas a isto, todo estivo controlado". Martínez destaca el comportamiento de los escolares, que no pudieron "experimentar e compartir. Entenderon a situación e déronnos leccións, portáronse moi ben". Vacaciones más que merecidas.

El coro de A Xunqueira I canta con las manos en la despedida más emotiva

Actuación del coro del IES A Xunqueira I ante el alumnado de 3º de Primaria del colegio. GONZALO GARCÍA
[Actuación del coro del IES A Xunqueira I ante el alumnado de 3º de Primaria del colegio. GONZALO GARCÍA]

Si las emociones estuvieron este martes a flor de piel después de un curso marcado por las restricciones, las lágrimas no pudieron contenerse en el CEIP A Xunqueira I, donde a primera hora actuó el coro del instituto homónimo.

No fue una actuación cualquiera. La formación dirigida por la profesora Luisa Sánchez interpretó dos temas, Durme, meu meniño y Can you hear me?, no solo con sus voces amortiguadas por la mascarilla, sino también cantando con las manos, esto es, signando.

Al otro lado de la tarima dos grupos de tercero de Primaria con sus maestras y con Rebeca Araújo, la intérprete de lengua de signos que es una más en la clase de la profe Carmen (Quinteiro) y la alumna Miriam, gracias a quien sus compañeros tienen totalmente normalizado este modo de comunicarse.

Así que, dado que ellos también son "unos artistas", se subieron al escenario para interpretar su propia canción, con las voces y las manos: Cucú, del álbum Fíos do querer de Çe Orquestra Pantasma. Una emocionante despedida de curso en petit comité.

Miedo, responsabilidad... y fiesta final
Comentarios
ç