El millonario negocio de los perros en Pontevedra

Los más de 17.000 canes censados en el municipio generan un movimiento económico estimado en unos 15 millones de euros al año 
Parque canino de Monte Porreiro. GONZALO GARCÍA
photo_camera Parque canino de Monte Porreiro. GONZALO GARCÍA

Con más de 17.000 perros censados en el término municipal de Pontevedra (por establecer una comparación gráfica, hay unos 10.000 niños, si se toman como referencia los menores de 14 años), la industria canina se ha convertido en una de las más pujantes en la Boa Vila. Las tiendas en las que se ofrecían las mascotas en escaparates han desaparecido (la Ley de Bienestar Animal así lo dictamina), lo que no impide que cada vez sean más los vecinos de Pontevedra quienes, bien a través de la adopción (Os Palleiros, en Campañó, y CAAN, en Meis, son dos excelentes opciones), o bien mediante la compra en criadores autorizados, se deciden por añadir a un compañero canino en su día a día. La salida de los perros de los escaparates, pues, no ha sido un inconveniente, al contrario: los canes que llegan a los hogares lo hacen cumpliendo con todos los requisitos vigentes, desparasitados, esterilizados, en el caso de los que proceden de las protectoras, y con su documentación en regla, lo que permite el necesario control por parte de las autoridades. Y al compás de la demanda y de la regulación, nuevos negocios crecen, y mucho. Las peluquerías caninas, con servicios de lavado, peinado y cortado, además de venta de accesorios, las clínicas veterinarias, que ofrecen seguros similares a los que disfrutan las personas, y las tiendas especializadas en la alimentación de los perros (y de otras mascotas) proliferan en la ciudad del Lérez, alcanzando un movimiento económico muy superior al que se pueda pensar.

"El negocio va muy bien. Tenemos muchos clientes, cada vez más. No ha dejado de crecer en los últimos tiempos". Así lo explica la responsable de Élite Dog, establecimiento especializado en la peluquería canina, pero que también ofrece otros servicios, como piensos, accesorios y hasta, si es preciso, guardería para los compañeros de cuatro patas.

Así, y sumando los distintos apartados, el cálculo apunta a un movimiento económico que supera los 15 millones de euros en el término municipal pontevedrés.

Compensa comprar un pienso bueno

La presencia de un perro en un hogar genera unos costes que, como media, alcanzan los 900 euros anuales en la ciudad de Pontevedra. De ellos, el grueso se lo lleva el pienso, que ronda los 55 euros mensuales por animal adulto, si bien esta cantidad varía en función de la comida que cada cual le dé a su animal. Los expertos apuntan a que "a la larga, sale más barato comprar un pienso bueno, porque les sacia más, además de que es mejor para su salud. Puede parecer que el pienso del supermercado es más económico, pero a largo plazo no compensa", detallan los expertos en la materia. El tamaño del perro también influye en esta variable, pero, como media, supone unos 660 euros año por cada perro.

El precio del Veterinario

Del mismo modo que los piensos, el gasto veterinario es superior cuando el perro es todavía un cachorro, cuando puede gastar hasta 300 euros al año, dependiendo de si esteriliza o no. Sin embargo, se estima en una cantidad de unos 100 euros anuales un coste que puede ser mayor en caso de enfermedad, una circunstancia que en los últimos tiempos se incluye en los seguros que ofrecen las clínicas, que dan la opción de una tarifa plana que incluye las vacunas y los tratamientos, en caso necesario, de un modo similar al de los seguros médicos de las personas.

El tercer gran coste: la peluquería

El tercer gran coste fijo de los perros viene dado por la peluquería, un negocio al alza ante la profesionalización de un sector que ofrece un buen servicio, tanto para el corte del pelo del animal como para su lavado integral, algo muy necesario cuando los perros viven en un piso, como ocurre en la mayor parte de los casos de la ciudad de Pontevedra. En esta partida, cada vecino de la Boa Vila se gasta unos 100 euros anuales, si bien hay casos en los que el coste es menor (incluso nulo), que se compensan con otros que afrontan cantidades muy superiores.

Por último, hay que añadir el seguro obligatorio de reciente creación, que oscila entre los 30 y 40 euros, y un coste extra que tiene todo aquel que pretende irse de vacaciones sin su compañero canino: la guardería. Su precio oscila entre los 12 y los 20 euros diarios e incluye todos los servicios que necesite el animal.

Hoteles: un gasto de unos 100 euros anuales

La proliferación de perros en los hogares pontevedreses ha servido para relanzar diversos negocios alrededor de los compañeros caninos, y uno de ellos es el de las guarderías, llamados ya hoteles para mascotas, que, en instalaciones dotadas de zonas interiores y exteriores, ofrecen todas las comodidades a los animales cuando los dueños deciden irse de vacaciones.

Así, y por precios que parten desde los 12 euros diarios, en función de los servicios, estos lugares permiten a los dueños irse de vacaciones con toda la tranquilidad del mundo y recoger a sus perros a su regreso. En algunos casos se incluyen servicios de lavado y peluquería, si así lo desea el propietario.

Comentarios