"Hay mucha gente que se dedica al menudeo de drogas"

El Grupo de Preveción de la Delincuencia de la Policía Nacional radiografía la delincuencia en la ciudad del Lérez tras salir de la pandemia ► "El cambio de rumbo en O Vao ha servido para que se redujesen otros delitos, pues ya no tienen dónde colocar los objetos robados"
Dos miembros del equipo 'Linces', en sus dependencias de la comisaría. J. CERVERA
photo_camera Dos miembros del equipo 'Linces', en sus dependencias de la comisaría. J. CERVERA

"El GPD tiene que seguir trabajando contra el menudeo de drogas porque hay muchos puntos. Hay mucha gente que se dedica a esa actividad y va cambiando sus métodos, por lo que tenemos que adaptarnos a ellos". 'Los Linces', el Grupo de Prevención de la Delincuencia de de Pontevedra, se han convertido en la referencia de la Policía Nacional en la lucha contra el tráfico de drogas al menudeo en la ciudad del Lérez.

Miguel, Carlos, Raúl, David, José y Manuel componen la unidad más versátil de la Comisaría Provincial, nacida del antiguo grupo 'K' de noche (especializado en servicios nocturnos) y reconvertido en un equipo con capacidad para operar las 24 horas del día y a demanda, en función de las necesidades delincuenciales.

Jorge, inspector y jefe de 'Los Linces', explica que "cuando llegué me encontré que el grupo estaba creado y que funcionaba perfectamente, por lo que lo único que hice fue mantener esa línea". Carlos, uno de los policías, señala que "las necesidades de la delincuencia nos obligaron a empezar a operar ya no solo por la noche, sino también en horarios de mañana y de tarde. Ahí comenzamos a asumir otras funciones, como la prevención de hurtos, a partir de 2018".

Al poco tiempo llegó la pandemia, y tras ella, un nuevo cambio de timón en el GPD de la Comisaría. "Una vez que pasó el estado de alarma percibimos un aumento del trapicheo en la calle. También influyó incidente que se produjo en el poblado chabolista de O Vao con la Guardia Civil la y Policía Local. Los líderes gitanos declararon que dejarían de vender. Ofrecieron una imagen de cambio y allí no se percibían apenas movimientos, pero la actividad de tráfico de drogas no dejó de existir".

En un primer momento, explican 'Los Linces', lo que ocurrió fue que "personas del poblado delegaron en drogodependientes de su confianza para que ellos le realizasen las ventas a cambio de sus dosis. Había cinco, seis o siete personas que se dedicaban a eso solo en la ciudad de Pontevedra, muchas veces en casas okupa en las que se refugiaban. Ahí comenzamos a trabajar el menudeo. La realidad delincuencial de la calle nos empujó a atacarlo".

La antigua nave de Malvar
'Los Linces' detuvieron de forma reciente a un hombre que, supuestamente, manejaba un punto de venta de drogas en Malvar. CNP

El menudeo de drogas procede de diferentes lugares. "O Vao sigue siendo un activo, pero empezaron a delegar y les salió mal, ellos mismos intentaron vender en otros puntos y también les salió mal", explican 'Los Linces', que aclaran que los puntos de venta de marihuana y hachís están repartidos por toda la ciudad, mientras que la cocaína y la heroína está en menos manos pero de forma más organizada. "Tenemos muchas investigaciones en curso", subrayan.

La versatilidad del grupo hace que se adapte a la realidad de cada momento. Su jefe explica que "si hay una oleada de robos con fuerza en establecimientos comerciales en horario nocturno, tiendas de ropa o bares, este grupo se dedica a eso. Entonces, si venía trabajando dos noches a la semana, de repente cambia y trabaja seis noches a la semana, porque es el horario en el que se producen los hechos a investigar. Pueden ser tanto robos de ese tipo como menudeo de drogas, o si en las zonas de ocio se detectase un repunte de peleas... El grupo, por iniciativa suya, de los seis policías que lo integran, se adapta a los servicios que van surgiendo, bien directamente, bien porque los jefes marcan esa estrategia".

En cuanto al incremento de los índices de criminalidad durante el inicio de 2022, el inspector de Los Linces dice que "está marcado por la vuelta a la normalidad. Por la noche la gente sale más, los delincuentes se ven más libres y más camuflados, y existen repuntes en varias modalidades. También hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones los robos que elevan las estadísticas están cometidos por la misma persona. En uno de los últimos casos, una persona detenida varias veces quedó en libertad en numerosas ocasiones, hasta que finalmente entró en prisión y se acabó esa oleada".

Sobre el momento actual, Carlos señala que "está bastante controlado, y hay que decir que el cese del mercado de la droga en O Vao también influyó. El poblado permitía a los delincuentes colocar los objetos robados, y ahora tienen que colocarlos en tiendas de compraventa en las que dejan una marca. Eso hace que se expongan y que no lo hagan. Eso provocó un descenso de la delincuencia en la ciudad". Descendieron los robos y los hurtos "porque antes, por ejemplo, alguien robaba un vaquero y ya lo colocaba en el Vao. Eso dejó de existir, se produjo un bajón en ese tipo de delitos".

Centros escolares. El Plan Director es la herramienta principal para intentar evitar el consumo y la venta de drogas en el entorno de centros escolares. "Se realizan patrullas de uniforme y de paisano (Los Linces solo operan de paisano), en especial durante los recreos, para prevenir el absentismo escolar y el consumo de sustancias, o conflictos que pueda haber entre el alumnado. Se que algunos de esos alumnos se pueden dedicar al tráfico de drogas", explica Jorge.

Sobre ello, Carlos explica que "manejamos informaciones de que diferentes alumnos se reúnen a consumir en un sitio concreto, entonces desarrollamos un operativo de vigilancia y comprobamos si hay alguien que se está dedicando a la venta. Recientemente detectamos un punto de consumo de sustancias estupefacientes en la zona de A Xunqueira, en los alrededores del auditorio. Iniciamos una vigilancia y ese mismo día procedimos a la detención de un chaval de 18 años, alumno de uno de los institutos. Llevaba consigo todos los útiles para la venta, cortaba allí mismo, a demanda, y allí mismo consumían. Tenía báscula de precisión, cuchillo y bolsitas de preparación, todo el kit. Sabemos que hay más jóvenes que se dedican a lo mismo en el entorno de otros centros escolares, seguiremos muy pendientes de ello para evitarlo".

El adolescente del instituto
En mayo, detuvieron a un joven con una importante cantidad de hachís. CNP

En cuanto a los métodos de actuación de las personas que se dedican al menudeo en la ciudad, los policías señalan que "van modificando mucho el modus operandi, obligados por la acción policial. Lo típico hace algún tiempo eran los narcopisos a los que acudían los consumidores, pero eso llamaba mucho la atención, se han hecho muchas detenciones. En nuestra experiencia, hemos visto que ahora se encuentran en puntos concretos. Los vendedores acuden con la cantidad justa y realizan la transacción para evitar que se les pueda capturar con mucha cantidad". Los Linces, en todo caso, continúan al acecho.

"Hay bandas itinerantes que no son de aquí y que debemos tener presentes"

Los Linces seguirán a corto plazo centrados en erradicar los puntos de venta de droga que tanto preocupan al tejido vecinal. Sin embargo, los meses de verano traen consigo otras modalidades delictivas que deben ser atendidas por ellos, dado su perfil versátil. Jorge, jefe del grupo, explica que "en la época en la que entramos hay que tener en cuenta la prevención de los robos con fuerza, porque durante el verano se producen robos en el interior de domicilios que quedan vacíos porque los dueños se desplazan a segundas residencias, o incluso durante un día de ausencia, en esas horas diurnas, se producen robos. Hay determinadas bandas y grupos itinerantes de gente que no es de aquí pero que se mueve por toda España cometiendo este tipo de robos".

"Es menudeo, son robos, es ocio nocturno, son personas reclamadas judicialmente que hay que localizar, lo que requiere muchas gestiones, temas de hurtos, zonas de ocio, disuasión a través de presencia o estar encima para dar una respuesta in fraganti, comerciantes que llaman a la gente del grupo para avisar de personas sospechosas, hay muchos palos que tocar, muchas actividades", puntualiza el inspector.

Sobre el ocio nocturno veraniego, Carlos puntaliza que "en Pontevedra ocurre el efecto contrario que en otros puntos, porque excepto en las fiestas patronales, cuando hay un incremento brutal de presencia de jóvenes, el resto del verano la movida nocturna baja. Hay mucha más en la época invernal que durante el verano, en la que se desplaza Sanxenxo, Portonovo y otros puntos. Haremos, eso sí, un dispositivo especial durante A Peregrina ante el botellón y el posible consumo de sustancias estupefacientes".

Los Linces, siempre de paisano, son especialistas en trabajar sobre la marcha. "Nosotros salimos muchas veces con un objetivo en concreto relacionado con el menudeo de drogas. En otras ocasiones simplemente nos dedicamos al patrullaje, tanto en zonas comerciales por prevención de hurtos como en puntos negros de venta de drogas. Si detectamos a alguien en Benito Corbal, por ejemplo, que sabemos que se dedica a los robos, dejamos todo y nos ponemos a cola suya, lo mismo que si vemos a un trapichero conocido".

Comentarios