¿Mucho ruido y pocas nueces?

La aprobación de 11,2 millones de euros para proyectos y obras y las facturas municipales enfrentan en el Pleno a BNG y Partido Popular
Un grupo de funcionarios muestra pancartas de protesta contra el Concello en el Pleno municipal de este jueves. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Un grupo de funcionarios muestra pancartas de protesta contra el Concello en el Pleno municipal de este jueves. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"Rógase silencio, cumprir as normas e deixar falar aos concelleiros. Non fai falta repetir isto". El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, llamó así la atención a los funcionarios que este jueves trasladaron sus reivindicaciones laborales al Pleno municipal. Fue el primero de los tres toques de atención que el regidor del BNG dio a los trabajadores públicos, que interrumpían desde el salón plenario del Pazo Provincial al concejal de Facenda, Raimundo González Carballo.

La actitud del colectivo, que portaba pancartas que pedían la dimisión de la edil de Persoal, Carmen Fouces, afeándole que llamase "machirulos" al grupo de delegados sindicales que el pasado mes de marzo le hizo un escrache, molestó a Lores. Hasta el punto de que, en su segunda advertencia, y justo antes de que tomase la palabra el portavoz del PP, dijo lo siguiente: "Agora, cando fale o señor Domínguez, seguro que están calados". 

Un grupo de funcionarios trasladó sus quejas al Pazo Provincial. Lores les pidió silencio en tres ocasiones por interrumpir la sesión

Las palabras del nacionalista tuvieron la reacción inmediata de Rafa Domínguez. "Debe evitar los comentarios despóticos de los funcionarios que usted representa", respondió el líder de la oposición, que intervenía por primera vez en la sesión plenaria para tratar de explicar el voto en contra del PP a una modificación de crédito de 11.274.091,33 euros, que llevará al Concello a romper su techo histórico en materia de inversiones: más de 37,27 millones de euros para 2022.

El popular justificó el rechazo de su partido a esta operación al considerar que son solo "anuncios" y porque en Pontevedra, según él, solo hay "dos obras importantes": "la obra interminable de Loureiro Crespo" y la reforma de la Casa Consistorial, que aún no ha empezado. "El resto son anuncios. No hay ni una sola obra importante en el concello", recalcó Domínguez, que se preguntó por proyectos como el pabellón de A Parda, el nuevo vial de Mollavao y las mejoras en Monte Porreiro.

El portavoz del PP, Rafa Domínguez, durante su intervención en el Pleno municipal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El portavoz del PP, Rafa Domínguez, durante su intervención en el Pleno municipal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El edil de Facenda explicó que los 11,2 millones de euros que ahora se incorporan al Presupuesto crearán más de 200 puestos de trabajo directos, "mellorarán equipamentos e servizos e, en definitiva, a calidade de vida dos veciños". González Carballo definió esta inyección económica como "o mellor antídoto para superar os negativos efectos desta crise", enumerando después las principales partidas que financiarán más de un centenar de actuaciones: desde la renovación del alumbrado público en varias zonas de la ciudad y el rural a la reforma del pabellón de Monte Porreiro, que se convertirá en sede del tenis de mesa.

El concejal nacionalista vinculó la negativa del PP a apoyar esta incorporación de remanentes con su "oposición furibunda" y con el inicio de la "campaña electoral". "Non dan nin un só argumento. Véselles xenreira e a raiba que teñen contra esta modificación de crédito", dijo González, que retó a varios concejales y al propio Domínguez a ir con carteles con el rechazo a obras que se pagarán con estos fondos. Entre ellas, el nuevo alumbrado en Lérez o la reforma del antiguo matadero de Ponte Sampaio.

Pardo acusa al bipartito de "no tener nivel político" por rechazar la moción que pedía al Concello ayudas que tiene que dar la Xunta

FACTURAS. El pago de facturas sin tramitación previa también enfrentó al PP con el BNG. Domínguez cuestionó las "anomalías" detectadas por el servicio de Intervención en pagos que deberían haberse realizado por otros cauces y no a través de un reconocimiento extrajudicial de crédito. "Es hacer las cosas como en el siglo pasado", afirmó el líder ‘popular’, que acusó al Gobierno local de contratar servicios "a dedo" por «absoluto descontrol en la gestión» y por "falta de trabajo".

El edil de Infraestruturas, Cesáreo Mosquera, reconoció que el procedimiento es irregular, pero que el mecanismo es "legal". Y justificó pagos en materia de combustible o telefonía móvil por cuestiones externas, entre ellas, la imposibilidad de adjudicar ciertas tareas o la compra de suministros por las demoras que la Administración arrastra desde el inicio de la pandemia del coronavirus o porque hay concursos que han quedado desiertos y han obligado a tirar estas contrataciones para garantizar la prestación de ciertos servicios. "Aquí protéxese o diñeiro público ata a extenuación", afirmó el edil del BNG. "O que nunca poderán dicir aquí é o que si pasou en Madrid coa covid e as comisións. Aquí non hai ningunha corruptela, entretéñanse co que queiran", añadió.

El edil de Deportes zanja con un monosílabo el intento de careo que Juncal buscó por la ausencia del socialista en partidos como el del Cisne

UNA SOLA MOCIÓN. La única moción debatida en el plenario la defendió el PP. Su concejala Pepa Pardo reclamó un plan municipal para subvencionar obras de mejora de accesibilidad en las viviendas, que fue rechazado por el bipartito porque las competencias para la concesión de estas ayudas le corresponde a la Xunta, que recibe fondos estatales para este tipo de iniciativas. El ‘no’ de BNG y PSOE llevó a Pardo a acusar al Gobierno local de "no tener nivel político". 

La sesión en el Pazo de la Deputación, en la que el edil no adscrito, Goyo Revenga (exconcejal de Ciudadanos), no hizo ni una sola intervención, se cerró con un último envite por parte del principal partido de la oposición. El ‘popular’ Guille Juncal lanzó la siguiente pregunta a Tino Fernández: "Vai seguir sen cumprir as súas funcións como concelleiro de Deportes? Vai seguir ausentándose en todos e cada un dos eventos deportivos desta cidade?". "Non", respondió el socialista, que evitó el careo que Juncal buscó tras reprocharle su ausencia en partidos como el del ascenso del Cisne. 

Comentarios