Tres multas de 3.000 euros cada una por saltarse las vallas del triatlón

Los infractores hicieron caso omiso de las advertencias de los distintos controladores
Agentes de la Policía Local vigilan uno de los tramos del circuito urbano de la prueba. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Agentes de la Policía Local vigilan uno de los tramos del circuito urbano de la prueba. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Una insensata combinación de tozudez, arrogancia y desprecio por la seguridad ajena provocará un importante quebranto en la economía de tres pontevedreses, que deberán abonar 3.000 euros cada uno en concepto de multa por saltarse el vallado que el pasado domingo protegía el desarrollo de la Copa del Mundo de Triatlón.

Los testimonios de los controladores que tuvieron que enfrentarse a estos despropósitos fueron refrendados posteriormente por las cámaras de seguridad de la Policía Local, por lo que no hay ninguna duda de que los tres infractores actuaron siendo plenamente conscientes de su rebeldía.

El primer incidente se detectó en torno a las 15 horas en la avenida de Compostela. Un turismo intentó acceder al circuito desde Pasarón, pero fue detenido por un voluntario, que le alertó de la restricción, pues a pesar de que en ese momento no se desarrollaba ninguna prueba, el trazado continuaba vetado al tráfico.

El conductor despreció las indicaciones y rompió la cinta protectora, circulando varios metros hasta girar en la rotonda del Pabellón de Deportes.

MUJER AIRADA. Pocos minutos después, la atención de los agentes se orientó hacia los nuevos edificios de Tafisa. Una mujer se empeñó en acceder a su garaje, pese a que un controlador le recordaba la alerta de días previos: los residentes podían salir con sus vehículos pero no retornar mientras durase la prueba.

La conductora reaccionó de forma muy airada y agresiva, hasta el punto de subirse a la acera y saltarse la barrera del joven, que tuvo que esquivar el coche para evitar ser atropellado.

La tercera imprudencia del día se registró en la calle Álvaro Cunqueiro, cuando un residente decidió desplazar unas vallas perimetrales e invadir el circuito. Pese a que circuló de forma irregular un tramo corto y que en esos momentos no había riesgo para la seguridad de la prueba, la Policía Local tramitó la preceptiva denuncia por infringir deliberadamente el artículo 142 del Reglamento General de Circulación.

En cada uno de los tres casos, la sanción se eleva hasta los 3.000 euros, puesto que la alteración de la señalización ocasional fue realizada de forma deliberada y despreciando las advertencias de los controladores, lo que está tipificado como muy grave.

Fuentes policiales explicaron que, salvo estas tres excepciones, el balance del operativo desplegado el domingo con motivo de la prueba "fue brillante", ya que todos los imprevistos se solventaron con rapidez y eficacia. El más singular fue el protagonizado por un grupo de jinetes a caballo que a las 9.15 horas, cuando el trazado llevaba cerrado un cuarto de hora, penetraron en el mismo por la zona de A Xunqueira de Alba, siendo inmediatamente derivados para evitar una situación de riesgo.

En el despliegue de seguridad participaron más de 150 miembros de Policía Local, Protección Civil, Bomberos, Viaqua, Federación de Triatlón, funcionarios municipales y 061, entre otros.

Comentarios