El municipio cuenta con 14,8 metros cuadrados de zonas verdes por habitante

Entre A Fracha, A Tomba y O Pontillón do Castro suman una red de caminos de casi 50 kilómetros

ENTORNO A XUNQUEIRA DE ALBA
photo_camera Entorno de A Xunqueira de Alba. J.M.

Pontevedra cuenta con prácticamente 14,8 metros cuadrados de zonas verdes por habitante y justamente uno de los compromisos de la Agenda urbana de Pontevedra para 2030 pasa por incrementar la cantidad de suelo destinado a infraestructuras verdes y mejorar su conectividad, como la conexión entre el Parque Forestal de A Tomba y A Xunqueira de Alba, ambos pendientes de adjudicación; la creación del Parque de A Parda, con 35.000 metros cuadrados más; o la desafectación de terrenos ocupados en el entorno de las marismas de Alba.

Pero, ¿con qué sendas cuenta actualmente la comarca pontevedresa? Esta red asciende ya a más de 100 kilómetros, que cruza la ciudad en todas direcciones.

Comenzando con el parque forestal de A Fracha (de 406 hectáreas), este ofrece en la actualidad 26,6 kilómetros de senderos con un punto de partida común: el área recreativa de Outeiro Navío, en la parroquia de Marcón.

A Tomba (82 hectáreas), por su parte, dispone de 17 kilómetros de sendas, de las cuales 1,1 km pueden recorrerse en coche y los 15,9 restantes a pie.

En O Pontillón do Castro (50 hectáreas), por último, se pueden recorrer casi 4 kilómetros a pie, gracias a una amplia red de caminos que transcurren por las orillas del embalse, por la presa y por el sendero hasta lo alto del monte. 

Acercándose a la Boa Vila, se encuentra A Xunqueira de Alba (67 hc) y la Illa das Esculturas (149) hc) en la orilla norte del Lérez, la playa fluvial (3 hc) con los Salones del Lérez, al sur, los parques de Monte Porreiro (6hc) y Valdecorvos (6 hc), el entorno del Gafos (47 hc), cuya desembocadura, en As Corvaceiras, se une al paseo a Marín. Se completa este cinturón con la Alameda y los Jardines de Vicenti.

La senda del Lérez permite transitar por ambas orillas del río desde la ciudad hasta la presa de Bora, mientras que A Xunqueira de Alba, catalogada Enil en 2012, es, por su extensión y diversidad biológica, otro de los espacios verdes más importantes del municipio cuyos caminos discurren por pasarelas de madera. Estos se completan ahora con el parque de A Gándara, que incorpora casi 17.000 metros cuadrados de zona verde al municipio en los terrenos donde hasta el año pasado se ubicaba la imprenta provincial y el parque de maquinaria.

A mayores, y sin salir de Pontevedra, se puede recorrer el tramo urbano del Gafos, también Enil, y que comparte parte de su trazado con el Camino de Santiago a su llegada a Pontevedra. Desde la estación de autobuses, esta ruta se ha recuperado y es completamente accesible.

También tiene que ver con el Camino Portugués parte de la senda que da a conocer Ponte Sampaio. Esta abarca 18 kilómetros de una ruta circular que parte de su emblemático puente medieval y atraviesa zonas como A Insuíña y la Isla de Medal y descubrir vistas sobre la ensenada de San Simón famosas por su espectacularidad.

Las tareas pendientes

La ciudad del Lérez tiene aún sobre la mesa nuevos proyectos que contribuirán en un futuro a completar su área más verde. La Vía Verde lleva doce años esperando a salir del cajón. Se trata de una senda peatonal sobre el antiguo trazado ferroviario entre Arcade y la capital de la provincia, que ya se había dejado de utilizar para el transporte de pasajeros y de mercancías con la entrada en funcionamiento de la alta velocidad. Son 13,5 kilómetros para potenciar la movilidad peatonal y ciclista y que se uniría al trazado que entra desde Vigo y al que parte de Barro hasta O Salnés creando un gran vial natural por las Rías Baixas.

Otra de las asignaturas pendientes es el paseo a Marín, un paseo urbano circular paralelo a la ría y también al pie de la carretera que une ambos municipios. Por el momento se han rematado los 800 metros del primer tramo.

También permanece en el aire la unión de la fachada litoral de Pontevedra con Poio. Este proyecto habilitaría casi 9 kilómetros de sendas.

Comentarios